Buenos Aires, una ciudad sin techo