Colaboraciones radicales entre agentes improbables: la receta europea frente la crisis climática