La programación, ¿una clave para desarticular los discursos apocalípticos sobre el futuro del trabajo?