El futuro del trabajo humano depende de la forma de resolución de la crisis actual del capitalismo