Un acuerdo social que nos devuelva la dignidad