En los deportes queda mucho “género” por cortar