Brasil: la vuelta al estancamiento relativo