Un acuerdo social que nos devuelva la dignidad

Un acuerdo social que nos devuelva la dignidad

Por MartĂ­n Navarro

Analiza las caracterĂ­sticas de la economĂ­a popular en la argentina, las que deben considerarse e incluirse de cara al pacto social en ciernes en nuestro paĂ­s.
 
Espacio Atahualpa, Usina del Pensamiento, Agenda Argentina


-A A +A

Lo primero que debemos reconocer es que ya no se puede tolerar vivir en estas democracias que privilegian a muy pocas personas, y que cada vez empobrecen mĂĄs a la gran mayorĂ­a. El mundo entero estĂĄ sumergido en grandes problemas. Uno de los mĂĄs importantes sin dudas es el rol de la mujer y el hombre; y en cĂłmo podemos lograr que la innovaciĂłn que transita hoy la humanidad pueda cambiar de manera efectiva esta matriz econĂłmica global que cada vez excluye a mĂĄs personas. El otro gran problema es nuestra casa comĂșn. La ecologĂ­a ya no es un tema de un puñado de ambientalistas, ni de aquellos que quieren evitar los daños colaterales del avance de la industria y la tecnologĂ­a. El planeta estĂĄ en problemas. Y sin dudas, es un tema que nos comprende a todos y todas.

Francisco se preguntaba en el encuentro mundial de movimientos populares algo similar a esta introducciĂłn:

ÂżReconocemos que las cosas no andan bien en un mundo donde hay tantos campesinos sin tierra, tantas familias sin techo, tantos trabajadores sin derechos, tantas personas heridas en su dignidad?

¿Reconocemos que las cosas no andan bien cuando estallan tantas guerras sin sentido y la violencia fratricida se adueña hasta de nuestros barrios?

ÂżReconocemos que las cosas no andan bien cuando el suelo, el agua, el aire y todos los seres de la creaciĂłn estĂĄn bajo permanente amenaza?

La Argentina es un paĂ­s con un enorme potencial. A pesar de todo lo que hemos pasado, aĂșn tenemos un alto porcentaje de poblaciĂłn con altos conocimientos. Sin embargo en los Ășltimos tiempos tambiĂ©n creciĂł con mucha fuerza la pobreza estructural, la desigualdad, y como consecuencia de ellas, una violencia social preocupante. Hace no mucho tiempo escribĂ­a en otro texto como algo alarmante que aquellos argentinos que viven por debajo de la lĂ­nea de pobreza eran alrededor de 15 millones. Datos que surgĂ­an de los informes publicados por el Instituto Nacional de EstadĂ­stica y Censos (INDEC). Pero el 10 de diciembre, cuando Mauricio Macri termine su mandato, la pobreza estarĂĄ llegando a los 18 millones. Este crecimiento deja en evidencia que las malas polĂ­ticas y esa desconexiĂłn con la realidad provocan un daño muy difĂ­cil de reparar.

El otro dato que ha crecido de manera preocupante y urgente es el hambre. La pregunta que surge rĂĄpidamente es: ÂżcĂłmo es posible que en un paĂ­s que tiene una gran capacidad para alimentar a millones de personas, alrededor de 8 millones no sĂłlo no llegan a comer las cuatro comidas diarias, ademĂĄs no son capaces de romper esa lĂłgica tan perversa. Son millones de personas que son asistidas por organizaciones sociales, iglesias barriales, merenderos vecinales y ONGs. El Ășltimo año fueron las organizaciones sociales aquellas que empujaron la ley de Emergencia Alimentaria. Y aunque parezca una broma de mal gusto, mientras se impulsaba la ley, algunos con la panza llena hacĂ­an cuentas fiscales para ver si era posible votar una ley de emergencia. Es evidente que el acuerdo tambiĂ©n debe incorporar cĂłmo recuperar los valores mĂĄs bĂĄsicos.

De dĂłnde partimos

Al momento de comenzar a darle contenido al acuerdo social, serå importante saber de dónde arrancamos. Decíamos que 8 millones de personas tienen problemas para alimentarse, mientras que 18 millones estån debajo de la línea de pobreza, cerca de 160.000 empleos destruidos, alrededor de 20.000 empresas que han cerrado, mås de 160.000 millones de dólares de deuda, el BCRA con escasas reservas, una inflación interanual de 60%, la cadena de pago rota, los servicios båsicos dolarizados, etcétera.

Con esa mochila debe partir el prĂłximo gobierno, y en ese contexto es donde va a surgir el contenido del acuerdo social.

El camino que debe transitar este acuerdo tan proclamado debe ser cada vez mås amplio, y sin dudas debe expresar a la mayor cantidad de actores posibles. Porque si algo ha quedado claro es que la Argentina de mitades ha dado resultados catastróficos. También debe decirse en voz alta que en este acuerdo las políticas modernas que le dan todo el poder al mercado no pueden ni deben tener lugar. Los mismos CEOs de empresas importantes han reconocido las grandes dificultades para mantenerse en pie. No solo han perdido rentabilidad, ademås han pulverizado los salarios de la gran mayoría de los trabajadores. En síntesis, estos cuatro años del neoliberalismo han sido un gran fracaso.

El acuerdo, si bien es complejo en términos políticos y de intereses, es muy sencillo en términos de lo que hay que hacer. En general no hay que inventar demasiado. La Argentina tiene un serio problema de planificación e integración. Gran parte de las políticas se deciden desde una oficina en Buenos Aires. La integración es nula y hay poca conexión con la realidad. Sin un esquema territorial y federal se diluye el objetivo primordial que es dar soluciones a través de políticas de Estado. Por ejemplo, existen muchos productores de alimentos a lo largo del país, que producen en soledad. Las pocas veces en que aparece el Estado son para entorpecer con burocracias imposibles de cumplir o para recaudar. El Estado debe capacitarse para ser un jugador que asista, ayude, que conecte, que abra el juego. El Estado debe ser el gran capitån que lidere este acuerdo social que siente las bases de un proyecto de país donde nadie quede afuera.

Observar y escuchar para entender

Los problemas son tan graves, y son tan claros, que llama la atención la lentitud de los países y las corporaciones para abordar soluciones concretas. Los trabajadores de la economía popular se encuentran muy cercanos a estas problemåticas. Las muchas inequidades que sufren estos trabajadores no solo se dan en el contexto de su trabajo. Estos trabajadores también sufren esas mismas dificultades en los barrios donde viven. Todos esos problemas deben ser visibilizados.

Un universo posible de la economĂ­a popular se compondrĂ­a de trabajadores autogestivos, cooperativas, oficios no reconocidos, la agricultura familiar, recicladores, textiles, economĂ­a del cuidado, etc. Oficios que suelen ser conceptuados como actividades sociales, cuando en realidad son trabajos. La economĂ­a popular define a sus trabajadores como aquella mano de obra sin patrĂłn, donde los derechos laborales casi no existen, y que generalmente estĂĄn fuera de las estrategias productivas.

En estos Ășltimos años el salto que han dado las organizaciones populares fue haber podido salir de ese lugar que inicialmente les habĂ­an dado: el de ser una economĂ­a con trabajadores sin capacidades donde esa misma incapacidad los excluĂ­a del mercado laboral formal. En el mejor de los casos, hasta economistas con un tinte progresista siguen pensando mĂĄs en las incapacidades de esos trabajadores que en esta economĂ­a moderna que funciona terriblemente mal. Estas organizaciones tambiĂ©n han logrado demostrar que ellos son parte de las soluciones de fondo para esta economĂ­a. Cuando uno recorre el paĂ­s profundo, o cada localidad, enseguida puede observarse cĂłmo la economĂ­a popular es parte de alguna cadena de valor. Como venĂ­amos diciendo, falta darle visibilidad y una integraciĂłn real y formal.

A partir de la aparición de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), el sindicato de los trabajadores con mayor vulnerabilidad de estos tiempos, la mirada se volvió integradora. Entendieron que ademås de ser un sector que debe ser atendido y comprendido por las futuras políticas de Estado, sus trabajadores saben que deben ser parte de la estructura productiva argentina. También saben que tienen que contribuir con sus capacidades para modificar una economía que funciona mal. Como dice Francisco, debemos ir a la cultura del encuentro, y allí buscar soluciones comunes.

Integrar para crecer (economĂ­a popular)

La Argentina en las Ășltimas dĂ©cadas ha producido un sinfĂ­n de material sobre planes de mediano y largo plazo. Planes econĂłmicos, energĂ©ticos, educativos, culturales, de ciencia y tecnologĂ­a, hasta podemos contar con el gran material de Francisco en Laudato Si, etc. La buena noticia es que no se parte de cero. SĂ­ creo que deberĂ­amos tomar este momento como el inicio fundacional que sea capaz de abrazar todas las experiencias posibles. Escuchar todas las voces y por supuesto incluir a los nuevos emergentes. AsĂ­ como se ha escrito mucho sobre sectores relevantes, en los Ășltimos años han aparecido nuevas miradas sobre una parte de la economĂ­a como lo es la economĂ­a popular.

Hoy los economistas, la mayoría de los políticos, inclusive el Estado perciben a la economía popular a través de políticas sociales. Algunos creemos que esa mirada es un error. Por eso somos enfåticos y decimos que todo lo vinculado a planes sociales debe migrar hacia un esquema de trabajo. Esa mirada debe transformarse en planes de desarrollo o en planes de servicios. Por este motivo es necesario y urgente salir de Desarrollo Social para ir a otras instancias del Estado. Recomponer el tejido social es importante, pero el Estado tiene que dejar de ver a esas personas solamente como un problema social.

El acuerdo social debe ser creativo y sentar también las bases de la economía popular. Esta mirada va a implicar integrar a estos sectores con un enfoque económico, productivo y de servicio. También ampliar nuestra mirada sobre la generación de trabajo, donde se pueda impulsar, reconocer y respetar otros esquemas productivos. El Estado debe reconocer a los trabajadores de la economía popular. Existe una falsa idea de que se van a transformar en pymes o que una vez que se reactive la economía estos trabajadores serån empleados. Pensar en sustituir sus saberes o reconvertirlos es no entender sus realidades. Esta forma de desarrollo merece y debe ser respetada. En muchos casos es un espacio de preservación de la cultura y el trabajo locales.

Revalorizar e institucionalizar estos trabajos

Como venimos describiendo, la economĂ­a popular se compone de trabajadores autogestivos, cooperativas, oficios no reconocidos, etc. En relaciĂłn a esto Ășltimo, son tĂ©cnicas que suelen ser conceptuadas como actividades sociales, cuando en realidad son trabajos. En la economĂ­a popular intentamos caracterizar a una gran parte de los trabajadores de nuestra sociedad. En los Ășltimos dos años, a pesar de las dificultades econĂłmicas, han demostrado que la economĂ­a popular no tiene problemas de capacidades. Algunas cooperativas de la provincia de Buenos Aires han logrado encarar soluciones de construcciĂłn sin ninguna dificultad tĂ©cnica. Todo lo contrario.

Desde 2017 se han llevado adelante soluciones por mås de 1.500 viviendas. En el barrio de San Jorge, de Varela, a fin del año pasado se entregaron 548 viviendas. Pero no solo fue un logro finalizar este primer proyecto, ademås la misma cooperativa realizó la terminación de una planta de tratamiento de residuos. En paralelo se entregaban las primeras 38 viviendas del barrio La Perla, de Moreno. En mayo de este año se comenzó con la entrega de las 104 viviendas de Campana. Durante julio se finalizaron 244 viviendas del segundo convenio del barrio La Perla, de Moreno. En la actualidad se encuentran desarrollando 107 mejoramientos en Fiorito, Lomas de Zamora. 122 viviendas en el Barrio Maquinista Savio de Escobar. 156 viviendas en el Barrio San Luis de Varela y 270 viviendas en el Barrio Lindo de Almirante Brown. Bajo este esquema se han generado mås de 2.600 puestos de trabajos directos e indirectos.

A pesar de estos nĂșmeros. Estos trabajadores siguen siendo desvalorizados. Cuando uno habla de cooperativas de trabajo vinculadas a la economĂ­a popular, aĂșn desde diversos sectores sigue habiendo un prejuicio sobre sus capacidades. Sin dudas se debe realizar un trabajo cultural sobre esos sectores. Por supuesto que la revalorizaciĂłn de estos trabajos va a implicar un arduo estudio de cada sector. Tamaña tarea va a requerir de una estructura institucional que se dedique exclusiva y sistemĂĄticamente a recoger datos. En esa misma direcciĂłn, creemos que es urgente desarrollar un mapa que contenga toda esa informaciĂłn.
Toda esa data no solo nos va a servir para caracterizar al sector con mayor precisión, sino ademås para saber cuål es el peso económico de esta economía, qué soluciones brinda, en qué cadena de valor estån insertos, qué procesos pueden mejorarse o adaptarse y cuåles requieren de tecnología o innovación, entre otras políticas.

En general, pero principalmente desde el Estado, es necesario que se acepten y se respeten las caracterĂ­sticas de estos trabajadores. Por supuesto que en muchos casos esos trabajos pueden ser actualizados, pero en muchos otros casos deberĂ­an mantener sus formas. Un trabajo artesanal, por ejemplo, puede no requerir de tecnologĂ­a. Respetar la esencia de muchos oficios es fundamental. Lo que sĂ­ debe modificarse es la falta de derechos que tienen este tipo de trabajadores. Este trabajador el dĂ­a que no trabaja pierde sus ingresos. El salario social complementario tiene esa mirada: completar derechos y reforzar con ingresos concretos, al mismo tiempo, lo que hacen estos trabajadores o trabajadoras.

Atender prioridades sin perder el tiempo

En esta etapa que se inaugura el 10 de diciembre de 2019, casi todos coincidimos en la importancia de volver a desarrollar la economía argentina. Claramente, uno de los temas centrales es cómo y con quiénes afrontar este largo camino. Aquí es donde aquellos que vayan a participar de este armado tengan una enorme paciencia y solidaridad. Mucho de lo que se escriba en el acuerdo va a tener que abordarse en forma paralela. Las prioridades mås importantes obviamente siguen siendo el hambre y la pobreza. Pero es evidente que, para abordar esos problemas, los proyectos deben atacar esas prioridades desarrollando el trabajo y las distintas industrias. En términos generales no hay que inventar demasiado. Hay muchísimos planes escritos de diversos rubros, hay que revisarlos, actualizarlos e incorporar las nuevas demandas y nuevos emergentes.

Para poder atender las distintas prioridades va a ser necesario afianzar el trabajo planificado. El Estado debe lograr integrar a todos los sectores. La otra gran prioridad es implementar un esquema federal que evite que se diluyan los objetivos de potenciar todas las economĂ­as regionales. Es muy importante que las economĂ­as locales, mĂĄs de allĂĄ del factor externo, sean unos de los motores para reactivar el desarrollo. Necesitamos un Estado presente. Necesitamos asociar la economĂ­a popular con las pymes. El trabajo coordinado es parte de la soluciĂłn. Es importante proteger a cada sector.

Una economĂ­a popular productiva

Cuando hablamos de economía popular nos referimos a sectores que claramente pueden ser productivos. En muchos casos proponemos impulsar desarrollos y mercados de proximidad. Articular mediante pequeñas cooperativas o unidades de producción para que lo que se produce pueda complementarse y tener un mejor impacto. Los pueblos o pequeñas ciudades en general no requieren de megasoluciones. Tampoco implica que en caso de ser necesario no se pueda contar con producción de alta escala. No es una cosa u otra. Cada uno debe desarrollar y producir lo que mejor sepa hacer. El acuerdo que se vaya a trabajar debe respetar los saberes de todos. En la actualidad, a largo de todo el país, la economía popular tiene la capacidad para desarrollar una canasta båsica de alimentos de calidad. En lo que hace al buen vivir, a una buena alimentación y la producción que contemple la salud y el cuidado del medio ambiente. La economía popular puede aportar el 100% de una canasta nutritiva y saludable.

Tal vez como deuda pendiente, ademås de poder incorporar tecnología o mejora de procesos, también es importante implementar para esos productos buenos diseños o diseñar marcas que ayuden a comercializarlos mejor. Es necesario trabajar para que estas marcas sean legitimadas sin perder su esencia. Debemos potenciar de la agricultura familiar y la economía popular sus características como productos mås sanos.

En lo que se refiere a generar trabajos con una mayor escala. Dentro de la economĂ­a popular hay producciones que podrĂ­an llegar a ser mĂĄs competitivas sin cambiar su naturaleza. Hay que pensar modelos asociativos que potencien a lo largo de toda la cadena productiva el desarrollo de esos trabajos. La producciĂłn de alimentos es uno de esos sectores. Por otro lado, existen cientos de producciones de baja escala, y que forman parte del patrimonio cultural. Dos claros ejemplos son los pescadores artesanales y los artesanos. Tanto ellos como otros tantos deben estar protegidos mĂĄs allĂĄ de que esas actividades no sean rentables en tĂ©rminos econĂłmicos. Esto Ășltimo no quita que estos trabajadores sean parte de la soluciĂłn, aun con otras velocidades y otras caracterĂ­sticas. Sin ninguna duda que deben ser respetados. En tĂ©rminos fundacionales necesitamos un proyecto de paĂ­s con todos ellos adentro. Esto quiere decir que no debe haber mĂĄs planes sociales, ni 18 millones de pobres, ni personas que no llegan a comer las cuatro comidas.

Es importante desarrollar este mapa o rompecabezas productivo que logre integrar a cada trabajador respetando sus características y sus formas de desarrollo. Sigo insistiendo en poder tener una mirada integral, mås allå de los procesos económicos y productivos en términos de competitividad y rentabilidad. Los trabajadores de la economía popular no tienen problemas de capacidades. Ni mucho menos pensar que hoy el Estado los esté subsidiando para no trabajar. La realidad es que cuando uno recorre cada rincón de la Argentina, la economía popular aparece. Y en ella, trabajadores que hacen un esfuerzo enorme, que ponen muchas horas en sus trabajos. Son trabajadores que nacen de la necesidad de trabajar. Lo que genera un trabajador de la economía popular vuelve råpidamente a la economía. Esa es otra de las características que tienen. Estos trabajadores no reparan en la acumulación, reparan principalmente en el trabajo, la acumulación no es central. Lo que gana este sector se lo utiliza principalmente para vivir y el resto para invertir en su circuito productivo diario.

Un acuerdo social para un contrato social

En estos mĂĄs de 200 años, tal vez el mejor aprendizaje sea que esta Argentina de a mitades, no solo en tĂ©rminos polĂ­ticos sino en tĂ©rminos productivos, no ha dado resultados. Como venĂ­a diciendo anteriormente: 18 millones de pobres, 8 millones de personas con problemas para acceder a las cuatro comidas, inflaciĂłn, devaluaciones, economĂ­as regionales totalmente paradas, mĂĄs de 30 pymes que cierran por dĂ­a, una deuda en dĂłlares escalofriante, etc. Es claro que cuando el pĂ©ndulo cae del lado de aquellos que le dan prioridad al mercado, las cosas son catastrĂłficas. Pero no menos cierto es que cuando el pĂ©ndulo cae del lado de aquellos que creemos en el Estado, en polĂ­ticas distributivas, donde las cosas claramente mejoran, aun asĂ­, no logramos perforar la pobreza estructural, ni generar la cantidad de trabajo necesario. Por supuesto que en este Ășltimo modelo el hambre y la indigencia tienden a desaparecer, pero aun con todo el esfuerzo que se hace, sigue habiendo una alta pobreza y en tĂ©rminos de trabajo, una alta precarizaciĂłn. Por eso es importante que podamos arrancar por un acuerdo que ponga prioridades en los temas mĂĄs urgentes e importantes y que todo eso pueda convergir en polĂ­ticas de Estado. Hoy el trabajo se encuentra totalmente desvalorizado en tĂ©rminos econĂłmicos, por estas reglas que impone el mercado capitalista; y lo mĂĄs grave, como dice el papa Francisco, es que tambiĂ©n se van desvalorizando socialmente.

La unidad polĂ­tica es otro factor fundamental que debe seguir presente. El camino que estĂĄ delineando Alberto parece que viene a reforzar esas ideas. Es importante que podamos reflexionar sobre el cambio que queremos y necesitamos. El acuerdo debe pensar principalmente en las personas y en el medioambiente (nuestra casa comĂșn). El acuerdo debe tener un mensaje positivo, con una mirada amplia, en una nueva era de relaciones donde todos estemos incluidos. Que nadie sienta que no puede ser parte de este nuevo camino. Es imprescindible que no falten aquellos que se encuentran al final de la fila marginados por este sistema, los que sufren la pobreza y aquellos que pasan hambre. Es en ellos donde debe residir el Ă©xito de este acuerdo. Si estos trabajadores pasan al frente para construir el futuro que viene, querrĂĄ decir que estamos por el buen camino. Por eso el acuerdo social debe tener como gran objetivo plasmar un gran contrato social cuyos principales objetivos sean erradicar el hambre, terminar con la pobreza creando trabajo de calidad y bien remunerado, proteger el medio ambiente, darles un lugar preponderante a nuestros abuelos y apostar de manera contundente a una educaciĂłn de excelencia.

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 81: Ciudades


DESCARGAR - VER
NÂș 80: Futuro del trabajo


DESCARGAR - VER
NÂș 79: PACTO SOCIAL


DESCARGAR - VER
NÂș 78: voces en el fenix


DESCARGAR - VER
NÂș 77: CONURBANO


DESCARGAR - VER
NÂș 76: INDUSTRIA Y DESARROLLO


DESCARGAR - VER
NÂș 75: FormaciĂłn Docente


DESCARGAR - VER
NÂș 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
NÂș 73: ELITES


DESCARGAR - VER
NÂș 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
NÂș 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
NÂș 70: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
NÂș 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
NÂș 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
NÂș 66: La EducaciĂłn de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
NÂș 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
NÂș 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
NÂș 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
NÂș 59: La ResponsabilizaciĂłn en la gestiĂłn pĂșblica


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 79
HACIA UN NUEVO ACUERDO SOCIAL

PACTO SOCIAL

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Santiago Cafiero y Nahuel Sosa
Hacia un nuevo acuerdo social
Arsenio Chaparro Zalazar y Guillermo J. Burckwardt
Los ciudadanos en camino del deseo hacia un Acuerdo Social
Ramón Prades y Fabiån Lavallén Ranea
Hacia un nuevo pacto social: la revalorizaciĂłn de la polĂ­tica y el cuidado de la casa comĂșn, como resguardo ante la crisis
Julio CĂ©sar Neffa
Pacto Social, Acuerdo Social, DiĂĄlogo Social: la experiencia europea
NicolĂĄs Tereschuk
Organismos de planificaciĂłn y Estado desarrollista en la Argentina (1943-1975)
MarĂ­a Emilia Reiszer
Las perspectivas para el futuro de la regiĂłn: consolidaciĂłn de las democracias para un acuerdo social sostenible
Jazmín Castaño
Hacia la construcciĂłn de consensos para un modelo de desarrollo productivo con justicia social
Roberto Arias
El acuerdo social y la estabilidad macroeconĂłmica
Delfina Rossi
Gobernar la desigualdad: los pactos sociales como herramienta de estabilizaciĂłn
MartĂ­n Navarro
Un acuerdo social que nos devuelva la dignidad
NicolĂĄs Forlani
Del contrato social al pacto socioambiental: la cuestiĂłn ecolĂłgica en la Argentina (y el mundo) que se viene
Alejo Tolosa
Hacia un acuerdo social educativo: reflexiones en torno a la construcciĂłn de una nueva Argentina federal y democrĂĄtica
VĂ­ctor Taricco
La TelevisiĂłn PĂșblica Argentina en la encrucijada
Sol Prieto, Lucía Gutiérrez y Florencia Lucione
Un acuerdo social que incluya a mujeres, lesbianas, travestis y trans

Newsletter