Política industrial frente al Covid-19: las oportunidades y desafíos de la industria biofarmacéutica en la Argentina

Política industrial frente al Covid-19: las oportunidades y desafíos de la industria biofarmacéutica en la Argentina

Por *Pablo Lavarello y **Graciela Gutman

El artículo muestra cómo la pandemia dejó en evidencia la importancia de la infraestructura nacional vinculada a la Ciencia y Tecnología. En este sentido, los autores destacan la necesidad de contar con un sector empresarial interesado en desarrollar la biofarmacéutica a partir de los avances locales, a pesar del fuerte poder que detentan las empresas multinacionales.
 
Investigador principal del CONICET. Director del CEUR-CONICET y miembro de la Maestría en Desarrollo Económico IDAES-UNSAM

**Investigadora Principal del CONICET. Coordinadora de la Línea Economía Industrial y de la Innovación del CEUR-CONICET



-A A +A

Este artículo se basa en G. Gutman, P. Lavarello y J.J. Pita (2020): “Política Industrial en la industria biofarmacéutica: nuevos (y renovados) desafíos frente al Covid-19”, IADE-Realidad Económica, 13-5-2020

Antecedentes

Con la irrupción del Covid-19 se ponen en evidencia los límites de la visión neoliberal según la cual la producción de medicamentos debe quedar librada al mercado, y los instrumentos de apoyo deben ser básicamente horizontales. Como resultado de este abordaje, la mayor parte de la investigación y desarrollo se orientó hacia costosos tratamientos para las enfermedades más taquilleras para las empresas multinacionales (EMN), los denominados blockbusters, descuidando los desarrollos orientados a vacunas, antibióticos intrahospitalarios, test de diagnósticos, y toda una gama de terapéuticos para enfermedades negadas u olvidadas. Las 20 empresas farmacéuticas más grandes del mundo emprendieron alrededor de 400 nuevos proyectos de investigación en el año 2020; alrededor de la mitad se centró en drogas para Alzheimer, diabetes y cáncer, comparado con 65 medicamentos para enfermedades infecciosas1.

Frente al Covid-19, una vez más se evidencia la falsa antinomia ciencia básica versus ciencia aplicada. En cuestión de meses se avanzó a nivel internacional en el desarrollo de moléculas que no estaban en el interés de las grandes EMN. A pesar del constante bombardeo contra la investigación básica, todas las respuestas a nivel internacional se basaron en investigación básica en biotecnología financiada por los gobiernos. Las vacunas desarrolladas por Pfizer y Moderna se basan en gran medida en dos descubrimientos fundamentales que surgieron de la investigación financiada con fondos estatales. Dos agencias de los Estados Unidos, los National Institutes of Health (NIH) y la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA), han invertido masivamente en el desarrollo inicial de la vacuna que luego adoptarían las grandes multinacionales.

Una vez asegurada la investigación básica como fuente de oportunidad, las grandes EMN mostraron nuevamente que su ventaja monopolística se basa en la apropiación de dichas oportunidades, su capacidad de controlar las patentes de las tecnologías involucradas, la organización de redes de ensayos clínicos globales con hospitales y socios locales avanzando en las fases de aprobación regulatoria a partir de criterios ad hoc de seguridad y eficacia, la coordinación de la producción de ingredientes activos y formulación a partir de redes de proveedores internacionalmente, y el control de los activos complementarios downstream (logística, distribución).

La tensión entre la lógica de las grandes EMN que organizan la producción sobre una base global y la necesidad de los Estados nacionales de responder a la crisis sanitaria pone en evidencia la prioridad de contar con capacidades productivas para la producción de medicamentos de alta complejidad que no pueden ser abastecidos por CGV. La ruptura de estas cadenas coloca en el centro de la escena el problema de soberanía sanitaria, requiriendo acciones de política industrial sobre una base nacional o regional.

Las (renovadas) oportunidades de la biotecnología a nivel internacional y la importancia de las capacidades nacionales de producción para los países en desarrollo

Cabe destacar tres segmentos principales de desarrollos biotecnológicos para el Covid-19: tratamientos terapéuticos, vacunas, y test de diagnóstico. Como era de esperar, el segmento que ha atraído más la atención es el de las vacunas. La OMS (2020)2 estima que existen a nivel internacional unas 70 vacunas en investigación, de las cuales menos de una decena están llegando a su aprobación regulatoria. En todos los casos se trata de vacunas biotecnológicas y algunas de ellas incluyen técnicas de última generación, en base a plataformas que aún no registraban productos aprobados. Cuál de estas opciones resultará eficaz y segura, además de viable de producirse en escala suficiente, responde a la capacidad de las alianzas público-privadas en marcha. La principal barrera ya no se acota a los requisitos inmunológicos que deben cumplirse, sino a los umbrales industriales y económicos.

Muchos de estos desarrollos involucran drogas con patentes ya vencidas y presentan una oportunidad para los países en desarrollo que han adoptado previamente una estrategia de desarrollo basada en la imitación creativa. Este es el caso de la empresa surcoreana Celltrion, que está aprovechando sus capacidades de bioprocesamiento para desarrollar nuevos tratamientos de anticuerpos antivirales y ya ha avanzado en sus ensayos clínicos, contando con la capacidad para la producción en masa del tratamiento. La Argentina, gracias a su experiencia previa en plataformas de manufactura de drogas biotecnológicas, se encuentra entre los pocos países en desarrollo con capacidad para producir el principio activo de una vacuna basada en ARN viral3.

En el segmento de los test de diagnóstico existen plataformas biotecnológicas en uso y en validación para Covid-19. La Argentina cuenta con desarrollos locales de test serológicos, test basados en ADN e incluso una novedosa plataforma tecnológica de detección directa del ARN viral utilizando la técnica CRISPR de edición génica. Como en el caso anterior, la mayor dificultad no obedece a las capacidades de I+D (la infraestructura de CyT ha mostrado una veloz capacidad de respuesta y de aprovechamiento de la cooperación internacional en el acceso a la investigación fundamental, sino contar los activos complementarios para la producción y distribución), tema que debería ser objeto de una mayor articulación de la política científica y la política tecnológica e industrial.

El Covid-19 como movilizador de la necesidad de una autonomía científica y tecnológica nacional

A partir de la crisis sanitaria surge el requerimiento de una política industrial que enfrente el desafío de un cambio estructural. La biotecnología se encuentra entre las actividades que pivotean entre distintos sectores en un contexto de su instalación como paradigma tecnológico, fase en la que los umbrales de escala mínima y de inversión en grandes plantas aún son alcanzables para un país semiindustrializado. Para ello es necesario alcanzar un umbral mínimo de infraestructura de Ciencia y Tecnología, la que en la Argentina ha tenido una orientación temprana hacia la biología molecular. Las disciplinas vinculadas a la salud se encuentran entre las principales en número de investigadores (13% de ellos) y en número de publicaciones (22% )4. No obstante, estas capacidades no se traducen muchas veces en desarrollos comerciales y se encuentran sujetas a procesos de apropiación de conocimientos por parte de EMN. De allí la importancia de contar con capacidades empresariales nacionales que posibiliten absorber estas oportunidades y orientarlas a desarrollos locales.

La Argentina cuenta con una base empresaria en biofarmacéutica relativamente importante para un país en desarrollo, a partir de la entrada temprana de un conjunto acotado de firmas locales como imitadoras en la manufactura de drogas biotecnológicas. Actualmente hay unas 60 empresas biofarmacéuticas, 49 de ellas de capitales nacionales5. Cuatro de ellas producen principios activos biotecnológicos para drogas terapéuticas de la primera generación de biofármacos (interferones, EPO, insulina), dos ya han incursionado en la producción de principios activos de segunda generación (anticuerpos monoclonales, proteínas de fusión recombinante), una empresa formula vacunas recombinantes a partir de un esquema de transferencia tecnológica con multinacionales, y existen empresas de diagnósticos in-vitro con reactivos biotecnológicos.

Pese a estos desarrollos, la Argentina presenta una situación paradójica. Si bien se desarrolló una base empresaria nacional con capacidades de exportación, enfrenta un fuerte (y creciente) déficit comercial en biotecnológicos (gráfico 1), que explica la mayor parte del déficit total del sector farmacéutico. Ello es debido a que, a medida que se logran aprendizajes locales en drogas de primera generación, surgen nuevas generaciones de drogas biofarmacéuticas cuya producción es controlada por EMN que importan el producto final (gráfico 2).

Gráfico 1. Comercio exterior de productos biofarmacéuticos. En millones de dólares.

Fuente: elaboración propia en base a datos de aduana y Lavarello et al. (2017).

Gráfico 2: Comercio exterior de productos biofarmacéuticos, por categoría de producto. En millones de dólares.

Fuente: elaboración propia en base a datos de Aduana y Lavarello et al. (2017).

Respuestas de política industrial. Propuestas e interrogantes preliminares

El breve diagnóstico presentado invita a pensar el tipo de diseño e implementación de políticas para enfrentar el Covid-19 en el caso de un país como la Argentina, que cuenta con una base mínima de aprendizajes en bioprocesos y de infraestructura de CyT, pero cuyo mercado interno es principalmente abastecido por EMN o pocos grupos locales bajo criterios que no tienen en cuenta el desarrollo de capacidades locales. Recuperando las enseñanzas de las experiencias de desarrollo de capacidades infantiles en un contexto de nuevos paradigmas tecnológicos, es posible señalar áreas de intervención en el marco de un “proyecto estructurante” que combinen el apoyo a las oportunidades y capacidades tecnológicas con un marco de incentivos y protección que posibilite aprendizajes acelerados en materia tecnológica y regulatoria. Entre ellas cabe destacar:

i) La generación de oportunidades científicas y tecnológicas frente a los enormes desafíos en materia de ciencia básica requiere de acuerdos internacionales, para los que la Argentina cuenta con un umbral de conocimientos orientados a salud humana, y una larga tradición de publicaciones realizadas en conjunto con científicos radicados en el extranjero.

ii) La generación acelerada de capacidades de bioprocesamiento de vacunas, tratamientos terapéuticos y kits de diagnósticos en estrecha interacción con las autoridades regulatorias.

iii) Promover capacidades comunes de escalado.

iv) Profundizar un abordaje estratégico en materia de propiedad intelectual: uso de licencias compulsivas de los desarrollos de vacunas; establecimiento de flexibilidades en la OMC en cuestiones como el “trabajo temprano” antes de la caída de una patente.

v) Abordaje estratégico en materia regulatoria.

vi) Implementar la compra gubernamental para traccionar la industria a partir de una estrategia por misión, garantizar precios menores a los de las drogas importadas y promover el ahorro de divisas.

vii) Reglamentar la transferencia de tecnología desde EMN a empresas locales.

viii) Evaluar la necesidad de impulsar la producción pública de medicamentos biotecnológicos o biológicos.
En resumen, el desafío del Covid-19 abre la posibilidad (impulsada por la crisis sanitaria) de generar capacidades en desarrollo y manufactura de medicamentos de alto costo estratégicos para el sistema de salud pública.

Por ello es necesario articular y direccionar estas acciones e instrumentos ya existentes, a partir de una instancia interministerial que asegure la generación de capacidades infantiles y la soberanía sanitaria en forma acelerada.

1. IMI: Innovative Medicines Initiative (mayo 2020), en Corporate Europe Observatory, https://corporateeurope.org/en/in-the-name-of-innovation

2. OMS (2020). “DRAFT landscape of COVID-19 candidate vaccines - 11 April 2020”. Organización Mundial de la Salud.

3. En este caso de la desarrollada por la Universidad de Oxford y la EMN Astra Zeneca, al cierre de este artículo aún en fases clínicas.

4. RICyT. Red de indicadores de Ciencia y Tecnología Interamericana e Iberoamericana. http://www.ricyt.org/category/indicadores. Consultada en abril 2019.

5. Lavarello P., Gutman G. y Sztulwark S., (2018) Explorando el camino de la imitación creativa. La industria biofarmacéutica argentina en los 2000, Ed Punto Libro. CEUR-CONICET, Buenos Aires.
http://www.ceur-conicet.gov.ar/archivos/publicaciones/Industria_farmacéutica_FORMATO_Electrónico.pdf

<
>


DESCARGAR - VER
Nº 82: Postpandemia


DESCARGAR - VER
Nº 81: Ciudades


DESCARGAR - VER
Nº 80: Futuro del trabajo


DESCARGAR - VER
Nº 79: PACTO SOCIAL


DESCARGAR - VER
Nº 78: voces en el fenix


DESCARGAR - VER
Nº 77: CONURBANO


DESCARGAR - VER
Nº 76: INDUSTRIA Y DESARROLLO


DESCARGAR - VER
Nº 75: Formación Docente


DESCARGAR - VER
Nº 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
Nº 73: ELITES


DESCARGAR - VER
Nº 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
Nº 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
Nº 70: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
Nº 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
Nº 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
Nº 66: La Educación de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
Nº 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
Nº 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
Nº 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
Nº 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
Nº 59: La Responsabilización en la gestión pública


DESCARGAR - VER
Nº 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
Nº 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
Nº 56: ASIA


DESCARGAR - VER
Nº 55: Economía Internacional


DESCARGAR - VER
Nº 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
Nº 53: Nº 53


DESCARGAR - VER
Nº 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
Nº 51: Juventud


DESCARGAR - VER
Nº 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
Nº 49: Libertad de expresión


DESCARGAR - VER
Nº 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
Nº 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
Nº 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
Nº 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
Nº 44: EE.UU. y América Latina


DESCARGAR - VER
Nº 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
Nº 41: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 40: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 39: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 38: Economìa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
Nº 37: economía social


DESCARGAR - VER
Nº 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
Nº 35: Córdoba


DESCARGAR - VER
Nº 34: Control Social


DESCARGAR - VER
Nº 33: Educación Superior


DESCARGAR - VER
Nº 32: Género


DESCARGAR - VER
Nº 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
Nº 30: Justicia


DESCARGAR - VER
Nº 29: Desafíos culturales


DESCARGAR - VER
Nº 28: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 27: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 26: Nº 26


DESCARGAR - VER
Nº 25: pueblos indígenas


DESCARGAR - VER
Nº 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
Nº 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
Nº 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
Nº 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
Nº 20: AGUA


DESCARGAR - VER
Nº 19: Integración Regional


DESCARGAR - VER
Nº 18: Estado II


DESCARGAR - VER
Nº 17: Estado I


DESCARGAR - VER
Nº 16: Industria


DESCARGAR - VER
Nº 15: Seguridad democrática


DESCARGAR - VER
Nº 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
Nº 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
Nº 12: Agroganadería


DESCARGAR - VER
Nº 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
Nº 10: Energía


DESCARGAR - VER
Nº 9: Transporte


DESCARGAR - VER
Nº 8: Ciencia y tecnología


DESCARGAR - VER
Nº 7: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 6: Empleo


DESCARGAR - VER
Nº 5: Hábitat y vivienda


DESCARGAR - VER
Nº 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
Nº 3: Educación


DESCARGAR - VER
Nº 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix Nº 82
TRAS EL APOCALIPSIS

Postpandemia

Artículos de este número

Declaración del Plan Fénix
Abraham L. Gak: trayectoria y legado
Andrés Musacchio
Entrevista con el mundo en una encrucijada
por Federico Dulcich.
Título: Trump, pandemia y después…
Pablo Lavarello y Graciela Gutman
Política industrial frente al Covid-19: las oportunidades y desafíos de la industria biofarmacéutica en la Argentina
Juan E. Santarcángelo
Los efectos del Covid-19 sobre el comercio internacional. ¿Qué perspectivas se vislumbran en el futuro?
Flavia Terigi
Cuando la concurrencia a las escuelas está condicionada
Guillermo Ramón Ruiz
El derecho a la educación en tiempos de la pandemia del Covid-19: entre la emergencia y la catástrofe educativa
Hugo Spinelli
El devenir de la pandemia
José Carlos Escudero
SALUD COLECTIVA, PANDEMIA… ¿Y DESPUÉS?
Damián Kennedy
Algunas reflexiones en torno a las perspectivas generales del mercado de trabajo argentino pospandemia
Susana Hintze
El trabajo sin patrón en la pandemia
Rubén Lo Vuolo
La Argentina frente al shock asimétrico: un país sumergido en la emergencia permanente
Paula Fainsod y Jésica Báez
Relaciones de género en tiempos de pandemia: la Educación Sexual Integral como una oportunidad
Corina Rodríguez Enríquez
La pandemia que… ¿nos cambió la vida? Impacto de la emergencia sanitaria de Covid-19 en los hogares y las relaciones de género
Gustavo Edgardo Blutman
El Estado futuro en sindemia
Nicolás Tereschuk y Mariano Fraschini
La región: de los giros a la incertidumbre

Newsletter