Poder de compra del Estado

Poder de compra del Estado

Por Bruno Capra


 
Ing. electromecĂĄnico, UBA. Gerente general del Polo TecnolĂłgico Constituyentes S.A.


-A A +A

El poder de compra del Estado es un importante motor del desarrollo econĂłmico y social argentino. Los aspectos a tener en cuenta para lograr un desarrollo inclusivo lo mĂĄs veloz posible.

Un aspecto de gran importancia para una política industrial argentina inclusiva, o sea, que permita la mayor incorporación de ciudadanos al desarrollo personal a cambio de sus habilidades, es tener en cuenta, como determinante e indicador, a la industria de alto valor agregado como lo es, por ejemplo, la fabricación de bienes de capital. (BdC), tomada como referente para el conjunto de actividades similares pero que en términos particulares podría ser la de aeronaves, barcos, trenes, generación eléctrica, telefonía, o minería.

El camino a delinear para que la industria logre su máximo desarrollo con inclusión de personas calificadas sería aquel que se acerque al mayor volumen posible. El recorrido está formado por pasos, y cada uno de ellos nos debe dar como resultado un acercamiento a una sociedad económicamente libre, políticamente soberana y socialmente justa. Para esto es muy importante un acertado manejo y orientación de los conceptos que engloba la tecnología, con su “madre” la ciencia.

Industria, bienes de capital y afines / consumo

ÂżPor quĂ© los BdC y equivalentes son importantes para una polĂ­tica industrial argentina respecto de los bienes de consumo? Varias respuestas, todas verdaderas segĂșn la Ăłptica desde la cual se mire el tema. Se pueden resumir en que son verdaderas o falsas segĂșn el plazo en el cual deseamos resultados satisfactorios.

1) A corto plazo. Si consideramos los BdC sĂłlo a los fines de una reactivaciĂłn econĂłmico-productiva inmediata, estos son iguales a los bienes de consumo.

2) A mediano/largo plazo. El rol reactivante es decididamente menos importante que si consideramos el efecto a mĂĄs largo plazo, donde el papel fundamental es el rol creador de capacidad productiva.

3) Mås hago, mås puedo hacer. A los fines de profundizar la comprensión del rol creador de capacidad productiva, podemos meditar y responder: ¿somos mås ricos si compramos BdC argentinos, o si compramos BdC importados? Los BdC los podemos comprar fåcilmente afuera y debemos esforzarnos para producirlos localmente. ¿Por qué?

El problema econĂłmico que se presenta es que para maximizar el crecimiento a mediano o largo plazo, habrĂ­a que maximizar el ahorro, o sea abstenerse lo mĂĄximo posible del consumo actual. A medida que se obtiene el ahorro, acelerar al mĂĄximo la capacidad productiva. Esta regla simple no es aplicable linealmente a la fabricaciĂłn de BdC, porque la capacidad productiva de los BdC no es una funciĂłn directa del ahorro como en gran medida lo es para casi todos los demĂĄs bienes de la economĂ­a.

Cuanto mĂĄs conocimiento especĂ­fico se acumula, mĂĄs aumenta el rendimiento productivo y mĂĄs complejidad es manejable, o sea, el crecimiento en la producciĂłn de BdC no es una funciĂłn lineal, sino una funciĂłn exponencial del ahorro.

4) Tecnologías derivadas. La compra y posesión de BdC en una producción de bienes de consumo da una capacidad de producción inmediata y es independiente de quién produce el BdC (nacional o extranjero).

La visiĂłn se complica porque los BdC sirven para muchas otras cosas que su funciĂłn especĂ­fica de producciĂłn. a) Sirven para optimizar las materias primas que se usan en el proceso fabril. b) Sirven para capacitar los equipos humanos que intervienen en la fabricaciĂłn del BdC y con esto disponer de tecnologĂ­as derivadas, aplicables a otros procesos productivos (interacciĂłn).
Las sociedades de gran desarrollo industrial, o sea aquellas donde el porcentaje del Producto Bruto Industrial (PBI) es elevado, son a su vez democracias pluralistas consolidadas con buena distribuciĂłn de la renta. Esta soluciĂłn ideal es permanentemente auscultada y analizada y se instrumentan muchas medidas para mantenerse permanentemente cerca del ideal.

5) Bien de capital hecho por industrias locales. Los paĂ­ses que desarrollan fuertes industrias de BdC tienen muchas medidas de apoyo a su propia industria que podemos considerarlas como poder de compra del Estado (PCE) “Ampliado”, tales como: reserva del mercado de servicios pĂșblicos propios (compre argentino), financiamientos muy baratos o a tasas negativas para desarrollos estratĂ©gicos (bancos), planificaciĂłn plurianual de avances sociales o industriales que “gatillan” bĂșsquedas de soluciones industriales propias (programaciĂłn estatal), desgravaciones para los inversores que compren BdC de producciĂłn local (AFIP), diferimientos impositivos para los inversores que compren BdC de producciĂłn local (AFIP), etcĂ©tera.

6) Conflicto por comprar afuera. Al comprar BdC en el extranjero la comunidad, sacrifica: a) las divisas; b) el aprendizaje tecnolĂłgico, y c) el entrenamiento para la creatividad.

b) y c) son elementos muy importantes para la industria (y la industria para la sociedad), que no se pueden aprender en libros o cursos, sino que sĂłlo se aprenden en la gestiĂłn diaria para obtener un resultado, apoyĂĄndose, sĂ­ en ese caso, en libros y cursos. El Ministerio de Ciencia, TecnologĂ­a e InnovaciĂłn Productiva (Mincyt) puede aplicar muchos recursos en desarrollos, pero si el PCE no acompaña, los resultados serĂĄn siempre pobres, desconectados del quehacer fabril. Es necesaria la acciĂłn coordinada con un plan de desarrollo econĂłmico de los ministerios que fundamente y oriente el llamado “modelo” actual, en lo productivo, algo como el plan Trienal de PerĂłn.

7) Presente o futuro. En cada etapa de desarrollo del paĂ­s hay un equilibrio de mayor satisfacciĂłn social que deberĂ­a poderse hacer explĂ­cito: ÂżcuĂĄnto sacrificar del consumo, relegando la satisfacciĂłn actual? y ÂżcuĂĄnto invertir en desarrollo para satisfacciĂłn futura? Obtener el mĂĄximo deseable no es una tarea fĂĄcil, pero es necesaria si queremos aumentar el empleo en cantidad y calidad e influir en la calidad de vida general.

La dinåmica del crecimiento económico implica un multiplicador económico donde adentro estå el sector externo de la economía. Cuando importo tengo al final una menor recaudación fiscal total, un mayor endeudamiento externo y una pérdida de autonomía económica. Estos planteos se vuelven progresivamente mås relevantes cuando tomo un horizonte de planeamiento creciente.

8) Pleno empleo. La desocupación no se puede resolver con mano de obra barata. La podemos y debemos resolver como una cuestión de supervivencia, definiéndonos como país industrial y actuar en consecuencia. Para esto la industria de la creación de equipos que se compran a través del PCE aporta en los hechos casi toda la innovación del sector industrial y en particular de los BdC, que es una industria de alto valor agregado y de una gran contribución al bienestar general.

La fabricación local de los BdC en los sectores de mås interés para la competitividad del país en términos de comercio internacional es fundamental para aumentar en el mediano y largo plazo las exportaciones de manufacturas de todo tipo de alto valor agregado.

Si tomásemos la decisión de aprovechar al máximo el potencial que disponemos para nuestro desarrollo, deberemos afrontar no sólo el tema posible o “físico” que es parte de la ciencia de los ingenieros, sino el tema cultural, el de los intereses creados que están imbricados con lo cultural y lo ideológico.

Avance posible

Una forma significativa de hacer avanzar todo es el aprovechamiento al måximo del PCE, que es la expresión económica del Estado que puede manejar o inducir su forma de manejo a los habitantes que operan en términos económicos.

Cuando hablamos del PCE, asociamos esto a la intervenciĂłn estatal directa.

Si el Estado dispone de fondos para la compra, aparece como lĂłgico, como acertado, que ese dinero sea gastado a favor de la misma comunidad que es propietaria de ese dinero. Dinero que recaudĂł (AFIP) restringiendo el consumo de los privados a favor de priorizar lo comĂșn, por lo tanto, se ve intelectualmente como razonable que vuelva a la comunidad en forma de compras nacionales, excluyendo todo donde sea posible la compra al extranjero, generando asĂ­ un cĂ­rculo virtuoso de gasto estatal, actividad nacional, mĂĄs impuestos, nuevo gasto estatal, etcĂ©tera.

No se trata de “cerrar” los mercados para las compras al exterior, sino de algo más importante para nuestro desarrollo, que es “abrirlos” al trabajo nacional.

Eso es lo que genera la legislación tuitiva que define el procedimiento que debe respetar el Estado, que es la legislación vigente y casi no aplicada de “compre argentino”, que fue la base del exitoso período industrialista llamado de sustitución de importaciones. Resumo las tres leyes vigentes de compre argentino:

1) Ley 5.340/63 “Compre Argentino”, obliga a todo sujeto de orden publico a comprar exclusivamente mercaderías, materiales y productos de origen nacional, siempre que su precio sea razonable. Ley casi no usada

2) Ley 18.875/71 “Contrate Nacional”, complementa la anterior y regula la contratación de obras y servicios y aumenta las preferencias, implementando una reserva de mercado para las empresas nacionales en la ejecución de proyectos y la consultoría para obras. Más olvidada que la anterior.

3) Ley 25.551/01 “Compre Trabajo Argentino”, cambia en algunos pocos puntos las leyes anteriores, y mantiene especĂ­ficamente su vigencia. En todos los casos regulan que los sujetos obligados deban comprar con licitaciĂłn pĂșblica y el oferente gana en igualdad de condiciones de calidad, plazo y precio.

Origen de la legislaciĂłn

Hay muchos antecedentes a lo largo de la historia argentina, reconociendo el primero de ellos en los actos de la Primera Junta. La inspiraciĂłn de las dos primeras leyes mencionadas fue la ley norteamericana (Buy American), de la cual la primera (5.340/63) es casi copia. Es notable que la ley argentina sea mucho menos protectora de lo nuestro que la de Estados Unidos, y ademĂĄs, nosotros, los argentinos, con nuestra dualidad cultural, la hacemos no sĂłlo de menor alcance normativo, sino mucho mĂĄs flexible en su aplicaciĂłn.

En Estados Unidos, la dureza en su aplicaciĂłn es de tal intensidad que hoy es inimaginable en la Argentina. Si no existiese esta diferencia, se eliminarĂ­a buena parte de nuestras limitaciones para desarrollarnos a pleno. Otra vez, el hecho cultural.

En Estados Unidos se ha mantenido la legislaciĂłn en el tiempo, ningĂșn neoliberalismo le ha hecho mella. Nosotros no podemos decir lo mismo. Las “relaciones carnales” no dejaron las mismas huellas en los dos amantes.

Alcance

En su concepciĂłn, las leyes del “compre argentino” van bastante mĂĄs allĂĄ que el gasto directo del Estado. En ellas se definen los “sujetos obligados”. Estos son todos los que de diversas formas administran fondos pĂșblicos, que no siempre son propiedad del Estado; es el ĂĄmbito de los concesionarios de servicios pĂșblicos que manejan tarifas, que son dineros pĂșblicos de otra forma. Son los servicios telefĂłnicos, los transportes, la energĂ­a elĂ©ctrica, etc. TambiĂ©n lo son las actividades pĂșblicas de patrimonio privado tales como medicamentos, las radios, canales de TV, etc., que no pueden existir sin tener una licencia de onda en el espectro radioelĂ©ctrico. Sin licencia, no hay emisora, no hay actividad econĂłmica.

Poder de compra del Estado “Ampliado”

Lo cultural nos funciona como un limitador de las posibilidades de Desarrollo endógeno. La utopía que deberíamos perseguir es esta referencia: “Sólo puede realizarse el ideal del ser humano libre, exento del temor y de la miseria, si se crean las condiciones que permitan gozar de sus derechos económicos, sociales y culturales, tanto como sus derechos civiles y políticos
”, que pertenece a la Convención Americana Sobre los Derechos del Hombre (1969) y otras equivalentes en nuestra Constitución nacional.

Una visiĂłn de cĂłmo lo cultural influye en el camino del desarrollo propio es el predominio transnacional en la economĂ­a argentina. Las empresas extranjeras explican el 75 por ciento del valor agregado generado por las 500 firmas mĂĄs importantes radicadas en el paĂ­s, sin tener en cuenta la dominaciĂłn que por vĂ­as tecnolĂłgicas, financieras, insumos crĂ­ticos, etc., ejercen sobre muchas pymes. Las empresas extranjeras son relativamente poco generadoras de empleo por unidad producida, lo que es realmente un importante limitante para poder hacer parte de un modelo de acumulaciĂłn con inclusiĂłn social. Para estas empresas los salarios constituyen mĂĄs un costo de producciĂłn que un factor dinamizador de la demanda interna (y para ellas, cuanto mĂĄs bajos, mejor).

El espacio de esta nota no habilita a extenderse, pero señalaremos algunos elementos indicativos: El antagonismo cultural originado por nuestra pertenencia iberoamericana, y la colonización occidental dan como resultado un doble pensamiento: los liberales y los nacionales. Nacimos como colonia; al independizarnos, los dirigentes actuaron como poder imperial delegado y así este pretende seguir, si puede. Con la Generación del 80 (1880), ese poder se consolida como clase dominante.

Tenemos una traba cultural importante para alcanzar el Ă©xito en esta concepciĂłn de dinamizar nuestra economĂ­a a lĂ­mites cuantitativos y cualitativos mayores. Tanto, que en un reciente escrito mĂ­o, compilado por el Ing. Enrique MartĂ­nez, presidente del Instituto Nacional de TecnologĂ­a Industrial (INTI) para formar parte del libro Nuevos cimientos. Debates para honrar el Bicentenario, sostengo la posibilidad de que la Argentina crezca a tasas de un 15 por ciento teĂłrico frente al 9-10 por ciento actual. Los que tenemos estudios en ciencias “duras” pensamos que, dentro de los lĂ­mites fĂ­sicos, teĂłricamente, es posible. Lo cultural impone lĂ­mites mĂĄs duros, mĂĄs limitantes.

Por la expresiĂłn econĂłmica de estos conflictos yo adhiero a la teorĂ­a de las estructuras productivas desequilibradas (EPD) postulada por el Ing. Marcelo Diamand en su libro Doctrinas econĂłmicas, desarrollo e independencia, que postula que en los paĂ­ses en los cuales se produce un bien primario de alta productividad natural, esta riqueza crea una elite dirigente que se apropia para sĂ­ de ese recurso y mantiene todo lo posible esas reglas.

La descripciĂłn les cabe bien a varios de los paĂ­ses de la Unasur y otros que pertenecen al tercer mundo y no asĂ­ a los paĂ­ses centrales, por lo que este tema no es estudiado en el norte occidental, y muy poco por estas latitudes. Una descripciĂłn mĂĄs detallada y universalizada es la que se describe con el nombre de “enfermedad holandesa”, conocida desde hace unos cuarenta años, pero que, como su mismo nombre de “enfermedad” lo indica, es de carĂĄcter transitorio y no se ve como un problema estructural, que necesita su propio enfoque. Esa no percepciĂłn hace que se nos quieran aplicar recetas pensadas para sociedades de otras caracterĂ­sticas y, lo que es peor, que los argentinos estemos dispuestos y deseosos de recibirlas.

Esta no es sĂłlo una cuestiĂłn acadĂ©mica sino que es de la mayor importancia para nuestra vida social y econĂłmica. Porque cuando crece la poblaciĂłn, la divisiĂłn de tareas postulada por la GeneraciĂłn del 80 no es apta para dar bienestar con igualdad de oportunidad a todos los habitantes; y la puja social toma caracterĂ­sticas salvajes como en el caso del recordado “Proceso” del ’76 y otros anteriores.

Se desprende de lo dicho la existencia de dos líneas interpretativas básicas y de acción, a tener en cuenta: la línea nacional, que ejercen “los nacionales” y, la línea antinacional o liberal, que impulsan “los liberales”.

Nuestro desafĂ­o actual es la construcciĂłn de un YO comĂșn, de todos los argentinos, un NOSOTROS para tener algo nuevo, muchas veces intentado y nunca logrado, una unidad de destino, para pasar de ser una superficie habitada, a ser una NaciĂłn. Los que nos consideramos nacionales tenemos el desafĂ­o de oponer a los liberales (all’uso nostro) una fuerza polĂ­tica contraria que nos permita la integraciĂłn como NaciĂłn (ellos no quieren, no nos quieren).

Todo Movimiento Nacional es esencialmente integrador (nosotros sĂ­ queremos integrarlos a ellos). Tenemos, como expuesto, un antagonismo bĂĄsico no resuelto, que nos acompaña desde el inicio de nuestra historia, sĂłlo el “Bloque Nacional” puede oponer una fuerza neutralizadora a ese poder liberal (o antinacional).

El desafĂ­o que tantos han postulado es el de construir un Poder Nacional.

La paz y la prosperidad no se dan en un armisticio que, en este caso, es entre lo nacional y lo antinacional. Hay que ganar la puja y hay que integrar. Hay que conseguir crear (Âżlo estaremos haciendo?) un sistema con consenso y legitimidad, social, polĂ­tica y jurĂ­dica, con flexibilidad para que durante el avance del tiempo se pueda mantener la continuidad. Tenemos una disyuntiva: hacemos historia, o padecemos la historia. Si elegimos hacer la historia, considerando que no hay en este tema una situaciĂłn de equilibrio posible, el resultado depende de la lucidez, la voluntad y el arte de la conducciĂłn.

ConclusiĂłn

Si como resultado del período social de alto dinamismo político que se vive actualmente, a mediados de 2011, en la Argentina, se planteara un Plan Estratégico de Desarrollo Nacional, es mi opinión que habría fuertes debates generados en las distintas posibilidades de desarrollo endógeno fundado, que es el desarrollo indispensable y fundamental para que sea permanente y estable. Caso contrario, arriesgamos caer progresivamente en un nuevo estrangulamiento de la balanza de pagos, con la reiteración de la crisis interna conocida (tipo 2001-2003).

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 79: PACTO SOCIAL


DESCARGAR - VER
NÂș 78: voces en el fenix


DESCARGAR - VER
NÂș 77: CONURBANO


DESCARGAR - VER
NÂș 76: INDUSTRIA Y DESARROLLO


DESCARGAR - VER
NÂș 75: FormaciĂłn Docente


DESCARGAR - VER
NÂș 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
NÂș 73: ELITES


DESCARGAR - VER
NÂș 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
NÂș 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
NÂș 70: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
NÂș 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
NÂș 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
NÂș 66: La EducaciĂłn de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
NÂș 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
NÂș 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
NÂș 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
NÂș 59: La ResponsabilizaciĂłn en la gestiĂłn pĂșblica


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 8
DĂ­a de la Independencia

Ciencia y tecnologĂ­a

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Sara Rietti
Vigencia del Pensamiento Latinoamericano en el campo CTS. La producciĂłn cientĂ­fica-tecnolĂłgica y los criterios para su evaluaciĂłn.
Alicia Massarini
El enfoque CTS para la enseñanza de las ciencias: una clave para la democratización del conocimiento científico y tecnológico
Diego Hurtado
Surgimiento, alienaciĂłn y retorno: el pensamiento latinoamericano en ciencia, tecnologĂ­a y desarrollo
Renato Dagnino
Para una nueva Política de Ciencia y Tecnología: contribuciones a partir de la experiencia brasileña
Ariel Langer
Ciencia, Universidad y EconomĂ­a: Breves comentarios sobre algunas teorĂ­as y enfoques recientes
Eduardo N. Dvorkin
El estado: motor del desarrollo tecnolĂłgico
Enrique M. MartĂ­nez
La extensiĂłn tecnolĂłgica del INTI
Bruno Capra
Poder de compra del Estado
Andrés E. Carrasco
El principio precautorio en la ciencia argentina
Mario Albornoz
Acerca del concepto de Riesgo en Ciencia y TecnologĂ­a
Silvia Rivera
Ciencia, TecnologĂ­a y Ă©tica
Alejandra R. Roca
Ciencia y TecnologĂ­a en la mirada antropolĂłgica.
Ruth Ladenheim
PolĂ­ticas de Ciencia, TecnologĂ­a e InnovaciĂłn para el desarrollo con inclusiĂłn social
MartĂ­n A. Isturiz
La necesidad de una polĂ­tica de Estado para un desarrollo cientĂ­fico-tecnolĂłgico autĂłnomo
TomĂĄs Buch
El sistema sociotécnico argentino
Walter Alberto Pengue
La Ciencia y la TecnologĂ­a en el marco de la economĂ­a ecolĂłgica
Juan Carlos Gottifredi
Ciencia, TecnologĂ­a y Progreso Social

Newsletter