Los ciudadanos en camino del deseo hacia un Acuerdo Social

Los ciudadanos en camino del deseo hacia un Acuerdo Social

Por Arsenio Chaparro Zalazar y **Guillermo J. Burckwardt

Presentan en el marco del nuevo pacto social una serie de caracterĂ­sticas de las estructuras que vehiculizan el deseo de los ciudadanos, como aporte para aquellos a quienes hoy les toca por los lĂ­mites de la representatividad decidir su arquitectura.
 
*Bio-artista. Constructor

**PsicĂłlogo



-A A +A

Palabras claves

Acuerdo Social. InterrelaciĂłn. Estructuras de poder. DinĂĄmica del deseo. MĂĄrgenes del poder. Subjetividad. Nuevos emergentes sociales.

SĂ­ntesis

La necesidad de proponer un nuevo Acuerdo Social implica principalmente el agotamiento de la posibilidad de negociaciĂłn de uno anterior. Usualmente no se llega a esta idea por simple ejercicio de la razĂłn, sino por la contraposiciĂłn de fuerzas expresadas en acciones, discursos y prĂĄcticas que van mĂĄs allĂĄ de los modelos antagĂłnicos propuestos y amenazan con dislocar la paz y la vida. Es por ello que consideramos de vital importancia, aunque en un ensayo de manera escueta, tener en cuenta algunas caracterĂ­sticas de las estructuras que vehiculizan el deseo de los ciudadanos, como aporte para aquellos a quienes hoy les toca por los lĂ­mites de la representatividad decidir su arquitectura.

ÂżDĂłnde estĂĄ y dĂłnde es el buen vivir?
Agua y luna, sol y tierra
Fuego y colibrĂ­
El maĂ­z germina
Sol y lluvia

Aislar para su anĂĄlisis el poder polĂ­tico del econĂłmico y de la dinĂĄmica del deseo es un idealismo que se aleja demasiado de la realidad. No existe un poder polĂ­tico (partidario, periodĂ­stico, eclesiĂĄstico, judicial, etc.) sin intereses de determinado tipo de acumulaciĂłn y distribuciĂłn de bienes, asĂ­ como tampoco sin deseos particulares. Por lo tanto, a partir de esta condiciĂłn de la realidad, surge un primer interrogante:

¿Pacto social para quién o quiénes?

a) Si la respuesta es “para todos los argentinos”, no solo caemos en un simplismo excesivo, sino que bajo el efecto significante “para todos” no avanzamos más allá de la masificación aglutinante de la propaganda política.

b) Si la respuesta es para ciertos sectores polĂ­ticos, empresarios, jueces, trabajadores formales e informales, para las diversidades sexuales y religiosas, para los movimientos ambientalistas, para los pueblos originarios, etc., nos acercamos un poco mĂĄs a la realidad, pero enseguida nos damos cuenta de que hay un lĂ­mite para la lista y que dependerĂĄ de la relaciĂłn de fuerzas con que estos sectores pudieron hacer visibles sus reclamos.
Un pacto social no es dado por el progreso de la razĂłn simplemente, sino por el surgimiento de nuevas fuerzas emergentes que pujan por un espacio.

c) Sea lo extensa que sea la lista, quedarå siempre un grupo por fuera, por relaciones de fuerza política o por escasez económica, o también, por sus valores. No se trata de daños colaterales, se trata de relaciones de fuerza.

Guerreros del Arco Iris
Ante la larga noche


InterrelaciĂłn de deseo con estructura de poder

Los poderes polĂ­ticos y econĂłmicos son estructuras externas que regulan la dinĂĄmica de circulaciĂłn del deseo de los ciudadanos. Restringiendo o posibilitando.

El poder polĂ­tico, a travĂ©s del poder de decisiĂłn sobre los asuntos comunes amparado en la posibilidad de crear leyes, por un lado, y por el otro, el monopolio de la fuerza pĂșblica para hacerlas cumplir.

El poder económico, a través de la acumulación del capital. Quienes tengan mås capital acumulado tendrån mås posibilidad de hacer lo que deseen.
La dinĂĄmica del deseo cabalga por fuera o por dentro de los mĂĄrgenes de lo permitido por ambas estructuras (y otras).

MĂĄrgenes del poder

El deseo de decidir sobre los asuntos pĂșblicos estĂĄ ordenado en lo polĂ­tico por leyes en la ConstituciĂłn Nacional y la Fuerza Represiva PĂșblica para que se cumplan. En lo econĂłmico, por las que regulan el mercado. De mĂĄs estĂĄ decir que siempre pueden existir artilugios para ir mĂĄs allĂĄ de lo establecido.
La estructura de la democracia representativa limita la toma de decisiones en lĂ­neas generales al voto. Una posibilidad de descentralizaciĂłn del poder polĂ­tico serĂ­a avanzar hacia formas de democracia participativa.

En la estructura econĂłmica, el capitalismo reduce la posibilidad de decisiĂłn a la cantidad de capital acumulado. Siendo el capitalismo en su esencia conceptualmente y en lo fĂĄctico acumulativo, no hay posibilidad de redistribuciĂłn legal sin la intervenciĂłn del Estado. El sistema capitalista no regala el capital. No existe el capitalismo distributivo por sĂ­ mismo. Los tributos son legislados y exigidos por el Estado. No hay derrame. Salarios mĂĄs altos por parte de capitalistas tampoco es redistribuciĂłn, el salario es un modo de obtener plusvalor.

Un intento de redistribución del capital a partir del poder político del Estado fueron los gobiernos de Perón, Kirchner y Cristina Fernåndez. A partir de tales acciones, se desató una polarización radical. Los sectores conservadores que perdieron privilegios ante estas medidas actuaron de forma violenta. Ya sea de forma física, comprando voluntades y atentando contra la vida, o de forma simbólica intentando quebrar la subjetividad mediante el engaño, la propaganda política, la desvalorización de símbolos, etcétera.

JerarquizaciĂłn del deseo

El acuerdo social no puede realizase por razones fĂĄcticas sin la jerarquizaciĂłn de deseos individuales o socializados. Por sentido comĂșn, si de cada uno dependiera, intentarĂ­amos que todos los sueños y aspiraciones se concretaran. La problemĂĄtica de la realidad es que a la par de uno estĂĄ el otro con los deseos propios, y que muchas veces son distintos de los nuestros. Cada uno por lo general intentarĂĄ justificar el suyo del mejor modo que pueda. Por tal motivo, imposibilitado por el consenso absoluto en determinadas cuestiones, dependerĂĄ de la fuerza polĂ­tica y econĂłmica la concreciĂłn de las aspiraciones. Siendo asĂ­, se impondrĂĄ alguna jerarquĂ­a.

Nuevos emergentes y pacto social

De manera individual o colectiva, o ambas a la vez, las fuerzas del deseo pujan. Los caminos del deseo se ven en un parque como pasajes pelados por el paso de hombres y animales por fuera de los trazados urbanĂ­sticos preconcebidos. Muchos caminos, por otro lado, comenzaron siguiendo esas huellas.

Esas fuerzas que empujan se encontrarĂĄn en lo real con estructuras que, como el camino pretrazado, determinarĂĄn los lugares posibles de circulaciĂłn.
Estas estructuras de trånsito del deseo (políticas, económicas, patriarcales, lógicas, artísticas, mitológicas, etc.) coexisten en un tiempo y espacio determinado. Sin embargo, estas nunca son contenedoras en su totalidad del deseo humano. Y así como en las plazas que se van marcando nuevos caminos, en lo social van apareciendo nuevos emergentes como el feminismo, la lucha ambientalista, la economía popular, las nuevas identidades de género, etc. No contemplarlos es la añoranza de un tiempo eståtico sin deseo.

Cambio en el imaginario social

La posibilidad del hombre de representarse a sí mismo en el lugar y el camino que quiere recorrer depende de la capacidad de pensarse en un tiempo finito, dentro de un diseño socio-político-económico-cultural-mitológico preexistente. Para ello debe darse un quiebre en la continuidad de lo dado. De lo que aparece como lo natural. Reconocerse ahí, posibilita la elección y el deseo.

El cambio en el imaginario social argentino, latinoamericano y global es muestra del efecto de tales rupturas.

Plantear el Acuerdo Social en términos puramente económicos es desconocer la multiplicidad de estructuras en juego.

Lo nuevo y lo preexistente

El empuje para crear nuevos caminos o estructuras y la resistencia a ampliar los preexistentes se da porque en el fondo hay intereses individuales y colectivos en juego. No da lo mismo un tablero que otro.

Al grupo selecto (por limitaciones de la estructura de la democracia representativa) de arquitectos que le toque el diagrama de los nuevos caminos del poder hacer y ser en la polis, cabe la responsabilidad de escuchar y reconocer los nuevos imaginarios, las intrincadas luchas, reconocer las disparidades para sin ingenuidades construir redes mås amplias que posibiliten mayor circulación deseo. No serå una decisión sin costos. Posiblemente siempre quedarå un sector marginado o excluido. No se trata de los excluidos como daños colaterales, se trata de tenerlos en cuenta para que, después, el olvido no le juegue una treta a la conciencia.

Cubrimos de barro a quienes han caĂ­do
y van con nosotres
construyendo la tierra
del Buen Vivir.

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 79: PACTO SOCIAL


DESCARGAR - VER
NÂș 78: voces en el fenix


DESCARGAR - VER
NÂș 77: CONURBANO


DESCARGAR - VER
NÂș 76: INDUSTRIA Y DESARROLLO


DESCARGAR - VER
NÂș 75: FormaciĂłn Docente


DESCARGAR - VER
NÂș 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
NÂș 73: ELITES


DESCARGAR - VER
NÂș 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
NÂș 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
NÂș 70: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
NÂș 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
NÂș 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
NÂș 66: La EducaciĂłn de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
NÂș 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
NÂș 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
NÂș 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
NÂș 59: La ResponsabilizaciĂłn en la gestiĂłn pĂșblica


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 79
HACIA UN NUEVO ACUERDO SOCIAL

PACTO SOCIAL

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Santiago Cafiero y Nahuel Sosa
Hacia un nuevo acuerdo social
Arsenio Chaparro Zalazar y Guillermo J. Burckwardt
Los ciudadanos en camino del deseo hacia un Acuerdo Social
Ramón Prades y Fabiån Lavallén Ranea
Hacia un nuevo pacto social: la revalorizaciĂłn de la polĂ­tica y el cuidado de la casa comĂșn, como resguardo ante la crisis
Julio CĂ©sar Neffa
Pacto Social, Acuerdo Social, DiĂĄlogo Social: la experiencia europea
NicolĂĄs Tereschuk
Organismos de planificaciĂłn y Estado desarrollista en la Argentina (1943-1975)
MarĂ­a Emilia Reiszer
Las perspectivas para el futuro de la regiĂłn: consolidaciĂłn de las democracias para un acuerdo social sostenible
Jazmín Castaño
Hacia la construcciĂłn de consensos para un modelo de desarrollo productivo con justicia social
Roberto Arias
El acuerdo social y la estabilidad macroeconĂłmica
Delfina Rossi
Gobernar la desigualdad: los pactos sociales como herramienta de estabilizaciĂłn
MartĂ­n Navarro
Un acuerdo social que nos devuelva la dignidad
NicolĂĄs Forlani
Del contrato social al pacto socioambiental: la cuestiĂłn ecolĂłgica en la Argentina (y el mundo) que se viene
Alejo Tolosa
Hacia un acuerdo social educativo: reflexiones en torno a la construcciĂłn de una nueva Argentina federal y democrĂĄtica
VĂ­ctor Taricco
La TelevisiĂłn PĂșblica Argentina en la encrucijada
Sol Prieto, Lucía Gutiérrez y Florencia Lucione
Un acuerdo social que incluya a mujeres, lesbianas, travestis y trans

Newsletter