La pandemia que… ¿nos cambió la vida? Impacto de la emergencia sanitaria de Covid-19 en los hogares y las relaciones de género

La pandemia que… ¿nos cambió la vida? Impacto de la emergencia sanitaria de Covid-19 en los hogares y las relaciones de género

Por Corina Rodríguez Enríquez

La autora destaca en el artículo cómo la situación extraordinaria de la pandemia evidenció la persistencia de relaciones de género asimétricas, de condiciones de opresión y de violencias que existen y continúan ejerciéndose sobre los cuerpos de las mujeres y las diversidades.
 
Economista y Doctorado en Ciencias Sociales. Investigadora Independiente de Conicet con sede en el CIEPP. Titular de la cátedra de Economía y Género en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.


-A A +A

El mundo enfrentó el año 2020 una crisis de dimensiones globales. Fue iniciada por la propagación a escala planetaria del virus Covid-19, que llegó a la categoría de pandemia. Las medidas sanitarias necesarias para enfrentarla, así como las consecuencias económicas de las mismas, implicaron modificaciones repentinas, severas y duraderas en los hábitos de vida, y como consecuencia en las relaciones sociales que involucran.
En el caso específico de la Argentina, una de las primeras medidas fue la suspensión de actividades masivas (como espectáculos deportivos y culturales), acompañada de la suspensión de las clases presenciales en los establecimientos educativos. A esto siguió la restricción en el uso del transporte público y, simultáneamente, la implementación del aislamiento social preventivo obligatorio (ASPO), que se pensaba iba a durar un tiempo acotado y con variaciones (territoriales y de características), terminó extendiéndose aproximadamente 8 meses.

El ASPO tuvo consecuencias inmediatas en la actividad económica, con la paralización total o parcial de muchos sectores, lo que a su vez repercutió en las estrategias de vida de los hogares. Este impacto fue mayor para las personas ocupadas en empleos no esenciales, no registrados, informales, por cuenta propia. Muchos hogares vieron repentinamente mermados sus ingresos monetarios e imposibilitados de realizar las actividades cotidianas que le garantizaban la supervivencia.

Claro que todo lo anterior no ocurrió en el vacío. Al respecto me gustaría realizar dos señalamientos. El primero, que la crisis sanitaria y económica se montó sobre una situación preexistente de fragilidad, con una economía en retracción, con inestabilidad macroeconómica y deterioro en los indicadores sociales (empleo, pobreza, poder adquisitivo de los ingresos fijos, etc.). El segundo, que la crisis ocurrió sobre un entramado de relaciones sociales caracterizado por desigualdades persistentes, socioeconómicas y de género.

“Quedate en casa”, que en casa te cuidan

El lema “quedate en casa” fue la insignia de los primeros tiempos del ASPO, cuando lo que se necesitaba era minimizar al máximo posible la circulación de las personas, y con ello del virus. Esta opción, asumida como la medida más extendida para enfrentar la pandemia, tuvo repercusiones inmediatas en la vida cotidiana de los hogares.

Una de las manifestaciones más palpables de estos cambios fue el incremento en el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado. Esto ocurrió, por un lado, porque se requerían más cuidados: mayor higiene y limpieza, mayor tiempo para realizar las compras, prácticas de cuidado más intensas, mayores demandas de acompañamiento en el proceso educativo de les niñes y adolescentes. Por el otro lado, porque las opciones disponibles para atender las necesidades de cuidado se vieron reducidas.

Antes de la pandemia los arreglos de cuidado ya se sostenían mayormente en el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado de las mujeres. La información disponible para la Argentina señala: i) que las mujeres destinamos en promedio el doble de tiempo que los varones a este tipo de trabajo; ii) que las jornadas de trabajo no remunerado son extensas; iii) que a la desigualdad de género en el reparto de los tiempos y los trabajos de cuidado se suma la desigualdad socioeconómica: las mujeres más pobres son las que más trabajo de cuidados no remunerado realizan.

El ASPO implicó que la opción de la asistencia a establecimientos educativos y de cuidados fuera del hogar se viera impedida. Eso ocurrió repentinamente, y obligó a los hogares con niñes y adolescentes a modificar sus lógicas de organización del cuidado. La actual gestión de gobierno intentó reaccionar a esta nueva situación, con una temprana normativa que establecía la licencia remunerada para trabajadores asalariados con responsabilidades familiares.

Posteriormente, la extensión en el tiempo del ASPO implicó que muchas personas en ocupaciones que así lo permitían pasaron a la modalidad de teletrabajo. Así se produjo una situación de presión extrema sobre los tiempos y los trabajos, ya que las personas adultas en hogares con niñes y adolescentes debieron combinar en el mismo tiempo y espacio las responsabilidades de trabajo con las responsabilidades de cuidado, incluyendo el acompañamiento en el proceso educativo.

Una vez más, esta situación emergente ha sido atendida mayormente por el tiempo, el trabajo y el cuerpo de las mujeres. Si bien no existe todavía información oficial sobre cuánto se ha incrementado el trabajo doméstico y de cuidado en el actual contexto, encuestas preliminares y no oficiales realizadas de manera virtual confirman: i) el incremento de las horas dedicadas al trabajo no remunerado por parte de las mujeres; ii) la profundización del cansancio derivado de jornadas extensas de trabajo, que en muchos casos combinan trabajo remunerado y no remunerado; iii) la imposibilidad de dedicar tiempo a otras actividades (capacitación, recreación, ocio); iv) la persistencia de un reparto desigual de las responsabilidades entre varones y mujeres (Minger, 2020).

Sumando a estas evidencias preliminares, UNICEF (2020) presenta los resultados de una encuesta en la que se verifica que el mayor peso de esta presión adicional sobre el tiempo y la intensidad del cuidado recayó sobre las mujeres. El 51% de las mujeres entrevistadas expresó que en este tiempo sintió una mayor sobrecarga de las tareas del hogar, siendo las causas de la sobrecarga la limpieza de la casa (32%); la carga de cuidados (28%), la preparación de la comida (20%) y la ayuda con las tareas escolares (22%).

La sobrecarga de cuidados en las mujeres no es solo una percepción, porque la misma encuesta revela que en los hogares encuestados, para el conjunto de actividades del hogar, 68% era realizado por mujeres antes de la cuarentena, y esta participación creció a 71% durante la cuarentena. El incremento de las tareas de cuidados debido al paso de la educación escolar a modalidad virtual también recayó desproporcionadamente sobre las mujeres. En los resultados de la encuesta se consigna que el apoyo para realizar los deberes es principalmente realizado por las madres (68%), en comparación con el apoyo de los padres (16%).

En síntesis, quedarse en casa para evitar la expansión de la pandemia fue posible porque el trabajo de las mujeres está siempre allí, como garante de última instancia de las necesidades del sistema. Pero esto no es gratis, lleva consigo el costo en la intensidad del trabajo de las mujeres, en su cansancio físico y mental, en su imposibilidad para participar plenamente en otras dimensiones de la vida.

Quedarse en casa también puede ser peligroso

Si bien quedarse en casa durante el ASPO se entendía como la situación más segura para evitar contagiarse, para muchas mujeres el hogar no es ese lugar de protección. Por el contrario, el ASPO también se montó sobre una situación persistente de violencia contra las mujeres. Según el Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad, durante este período los llamados a la línea 144, que ofrece el servicio de atención a víctimas de violencia de género, incrementó en 18% respecto del año anterior las comunicaciones recibidas.

Del total de llamados atendidos, casi todas las personas manifestaron haber sufrido violencia psicológica, 89% de los casos correspondieron a situaciones de violencia doméstica, 67% a violencia física, 37% a violencia económica. Por su parte, el Ministerio Público de la provincia de Buenos Aires informó que durante los tres primeros meses del ASPO, en esta jurisdicción se produjeron 33 femicidios (la forma más extrema de la violencia). En igual período de 2019 se habían producido 19.

Es decir, para muchas mujeres el contexto de limitación a la circulación que implicó el ASPO, sumado a la convivencia forzada durante más tiempo con sus parejas, a lo que se agrega el estrés propio de este contexto, resultó un combo explosivo de violencia. Para las mujeres no solamente operaba la pandemia de Covid-19, sino también la pandemia de la violencia.
Nuevamente, las políticas públicas intentaron atender la situación, aunque a la vista con resultados escasos. Durante el ASPO se expandieron los mecanismos de atención a las víctimas, más allá de la tradicional línea 144, y se sumó personal especializado y recursos tecnológicos. Asimismo, se lanzó la iniciativa “barbijo rojo” para facilitar el pedido de ayuda por parte de las víctimas en establecimientos farmacéuticos. También se exceptuó a las mujeres víctimas de las restricciones de circulación y de utilización del transporte público en caso de que estuvieron padeciendo una situación de emergencia por violencia.

Más recientemente, se implementaron mecanismos para fortalecer el acceso de las mujeres víctimas de violencia a recursos económicos, en el entendimiento de que la dependencia económica es uno de los factores que obstaculiza la posibilidad de salir de círculos de violencia. En este sentido, se generaron mecanismos para facilitar la participación de las mujeres víctimas de violencia en el programa Potenciar Trabajo (un programa de transferencias monetarias a cambio de una contraprestación vinculada al mundo del trabajo) y se creó el programa Acompañar, que otorga una transferencia monetaria equivalente al salario mínimo por un período de seis meses a mujeres y personas LGBTI+ que estén padeciendo situaciones de violencia, además de brindarles un acompañamiento integral.
En definitiva, la pandemia funcionó también en este aspecto como un catalizador de situaciones existentes, que demuestra la persistencia de relaciones de género asimétricas, de condiciones de opresión y las violencias que se siguen ejerciendo sobre los cuerpos de las mujeres y las diversidades.

La pandemia como punto de inflexión

Como todo evento inesperado, que cambia la rutina y nos expone a nuevos miedos, esta pandemia podría servir como motivador para repensar cómo atender no solamente las consecuencias específicas que causó, sino también aquellas situaciones estructurales de desigualdad y opresión sobre las que se montó.

Abordar los problemas vinculados a la organización social del cuidado, y las cuestiones de violencia de género son claves para transformar de raíz las relaciones de género, de manera de dotarlas de mayor paridad y respeto. Las políticas públicas son claves para esta transformación. En este sentido, el recientemente lanzado Plan Nacional de Acción contra las Violencias por Motivos de Género (2020-2022), así como la voluntad política expresada de promover la creación de un Sistema Nacional Integrado de Cuidados, representan un contexto auspicioso.

Sin embargo, para que las transformaciones cobren cuerpo hacen falta algunas condiciones básicas: i) asegurar los recursos presupuestarios suficientes para que las acciones de política pública requerida se lleven efectivamente a cabo; ii) fortalecer la demanda social por estas transformaciones, disputando las narrativas y la construcción de subjetividad; iii) asegurar mecanismos democráticos que permitan la discusión social por un nuevo pacto social donde los cuidados y una vida libre de violencia se ubiquen en el centro.

<
>


DESCARGAR - VER
Nº 82: Postpandemia


DESCARGAR - VER
Nº 81: Ciudades


DESCARGAR - VER
Nº 80: Futuro del trabajo


DESCARGAR - VER
Nº 79: PACTO SOCIAL


DESCARGAR - VER
Nº 78: voces en el fenix


DESCARGAR - VER
Nº 77: CONURBANO


DESCARGAR - VER
Nº 76: INDUSTRIA Y DESARROLLO


DESCARGAR - VER
Nº 75: Formación Docente


DESCARGAR - VER
Nº 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
Nº 73: ELITES


DESCARGAR - VER
Nº 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
Nº 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
Nº 70: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
Nº 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
Nº 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
Nº 66: La Educación de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
Nº 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
Nº 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
Nº 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
Nº 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
Nº 59: La Responsabilización en la gestión pública


DESCARGAR - VER
Nº 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
Nº 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
Nº 56: ASIA


DESCARGAR - VER
Nº 55: Economía Internacional


DESCARGAR - VER
Nº 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
Nº 53: Nº 53


DESCARGAR - VER
Nº 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
Nº 51: Juventud


DESCARGAR - VER
Nº 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
Nº 49: Libertad de expresión


DESCARGAR - VER
Nº 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
Nº 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
Nº 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
Nº 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
Nº 44: EE.UU. y América Latina


DESCARGAR - VER
Nº 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
Nº 41: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 40: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 39: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 38: Economìa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
Nº 37: economía social


DESCARGAR - VER
Nº 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
Nº 35: Córdoba


DESCARGAR - VER
Nº 34: Control Social


DESCARGAR - VER
Nº 33: Educación Superior


DESCARGAR - VER
Nº 32: Género


DESCARGAR - VER
Nº 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
Nº 30: Justicia


DESCARGAR - VER
Nº 29: Desafíos culturales


DESCARGAR - VER
Nº 28: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 27: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 26: Nº 26


DESCARGAR - VER
Nº 25: pueblos indígenas


DESCARGAR - VER
Nº 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
Nº 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
Nº 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
Nº 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
Nº 20: AGUA


DESCARGAR - VER
Nº 19: Integración Regional


DESCARGAR - VER
Nº 18: Estado II


DESCARGAR - VER
Nº 17: Estado I


DESCARGAR - VER
Nº 16: Industria


DESCARGAR - VER
Nº 15: Seguridad democrática


DESCARGAR - VER
Nº 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
Nº 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
Nº 12: Agroganadería


DESCARGAR - VER
Nº 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
Nº 10: Energía


DESCARGAR - VER
Nº 9: Transporte


DESCARGAR - VER
Nº 8: Ciencia y tecnología


DESCARGAR - VER
Nº 7: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 6: Empleo


DESCARGAR - VER
Nº 5: Hábitat y vivienda


DESCARGAR - VER
Nº 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
Nº 3: Educación


DESCARGAR - VER
Nº 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix Nº 82
TRAS EL APOCALIPSIS

Postpandemia

Artículos de este número

Declaración del Plan Fénix
Abraham L. Gak: trayectoria y legado
Andrés Musacchio
Entrevista con el mundo en una encrucijada
por Federico Dulcich.
Título: Trump, pandemia y después…
Pablo Lavarello y Graciela Gutman
Política industrial frente al Covid-19: las oportunidades y desafíos de la industria biofarmacéutica en la Argentina
Juan E. Santarcángelo
Los efectos del Covid-19 sobre el comercio internacional. ¿Qué perspectivas se vislumbran en el futuro?
Flavia Terigi
Cuando la concurrencia a las escuelas está condicionada
Guillermo Ramón Ruiz
El derecho a la educación en tiempos de la pandemia del Covid-19: entre la emergencia y la catástrofe educativa
Hugo Spinelli
El devenir de la pandemia
José Carlos Escudero
SALUD COLECTIVA, PANDEMIA… ¿Y DESPUÉS?
Damián Kennedy
Algunas reflexiones en torno a las perspectivas generales del mercado de trabajo argentino pospandemia
Susana Hintze
El trabajo sin patrón en la pandemia
Rubén Lo Vuolo
La Argentina frente al shock asimétrico: un país sumergido en la emergencia permanente
Paula Fainsod y Jésica Báez
Relaciones de género en tiempos de pandemia: la Educación Sexual Integral como una oportunidad
Corina Rodríguez Enríquez
La pandemia que… ¿nos cambió la vida? Impacto de la emergencia sanitaria de Covid-19 en los hogares y las relaciones de género
Gustavo Edgardo Blutman
El Estado futuro en sindemia
Nicolás Tereschuk y Mariano Fraschini
La región: de los giros a la incertidumbre

Newsletter