Con el coyote no hay aduana. Migraciones forzadas, irregulares y gobernabilidad (migratoria) global

Con el coyote no hay aduana. Migraciones forzadas, irregulares y gobernabilidad (migratoria) global

Por Leiza Brumat

Los movimientos de personas a través de las fronteras, tanto de manera permanente como temporal, se estån incrementando. Frente a este escenario es fundamental la constitución de un marco de gobernabilidad global de las migraciones que permita integrar inmigrantes étnicamente diversos en las economías y la sociedades receptoras. El modo en que se resuelva esta situación marcarå el desarrollo futuro de los problemas actuales.
 
UADE-CONICET


-A A +A

El desplazamiento de las personas es un fenĂłmeno presente a lo largo de la historia. Si bien se estima que los migrantes son tan sĂłlo el 3% de la poblaciĂłn total mundial, en los Ășltimos años y en especial a partir de la dĂ©cada de los noventa/fin de la Guerra FrĂ­a, las migraciones han adquirido especial relevancia en las agendas polĂ­ticas nacionales, regionales e internacionales.

Este incremento en la jerarquĂ­a polĂ­tico-social de las migraciones se debe, entre otros, a la globalizaciĂłn y sus consecuencias en la circulaciĂłn de bienes, capitales e informaciĂłn, la creciente visibilidad de los migrantes, la movilidad forzada de personas, sus causas y sus consecuencias, los delitos internacionales relacionados con las migraciones (trata y trĂĄfico de personas), los problemas suscitados por la diversidad cultural, la criminalizaciĂłn de los inmigrantes en determinados Estados, relacionado con el incremento de medidas de seguridad apuntadas a reducir los flujos migratorios, entre otros.

Este momento histĂłrico tiene la caracterĂ­stica distintiva de ser el Ășnico en el que casi todos los paĂ­ses del mundo son, simultĂĄneamente (si bien en distintas proporciones), receptores, emisores y de trĂĄnsito de migrantes. Por ello se puede afirmar que en la actualidad son pocos los paĂ­ses del mundo cuya economĂ­a, polĂ­tica o sociedad no se vean afectadas por las migraciones.

MĂĄrmora nota una gran diferencia entre las migraciones masivas de la primera mitad del siglo XX y las actuales. Mientras las primeras eran consideradas una “redistribuciĂłn de los recursos humanos”, las migraciones del siglo XXI son vistas como una “redistribuciĂłn de la pobreza”. Esto se verifica en la existencia de tres corrientes: la mĂĄs conocida y numerosa, la de los pobres, desempleados y excluidos de los mercados de trabajo, que tienen acceso a los sectores informales o precarizados de las economĂ­as de las sociedades receptoras, a quienes les resulta mĂĄs difĂ­cil regularizar su situaciĂłn legal en el paĂ­s de acogida. La segunda, de los profesionales y tĂ©cnicos, cuya movilidad se facilita crecientemente en las instancias multilaterales mundiales y regionales. La tercera son las migraciones forzadas.

Las migraciones y la ausencia de un marco regulatorio o institucional multilateral

La notable ausencia de un marco multilateral global para el tratamiento de cuestiones migratorias es una caracterĂ­stica del sistema internacional de las Ășltimas dĂ©cadas.

En contraposiciĂłn a la existencia de marcos institucionales y regulatorios para diversos fenĂłmenos transnacionales, tales como las finanzas, el comercio o incluso el medio ambiente, son escasas las normas internacionales que abordan las migraciones y las pocas que existen (como la ConvenciĂłn Internacional sobre la protecciĂłn de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares) no han sido ratificadas por los principales Estados receptores (la mayorĂ­a de los miembros de la OECD). Tampoco existe una agencia u organismo especializado del Sistema de Naciones Unidas que trate este asunto.

Como resultado de este vacĂ­o es que las migraciones son abordadas de manera fragmentaria por una enorme cantidad de organizaciones (tales como ACNUR, la OIM o el PNUD, entre otras) y regulaciones internacionales (tratados de derechos humanos o incluso algunos que la tratan de manera tangencial, tales como el Acuerdo General de Comercio en Servicios, AGCS). El problema es que dicha fragmentaciĂłn puede llevar a superposiciones en las competencias de las instituciones, o incluso a contradicciones e incoherencias.

Por esta razón no existen principios generales de derecho internacional en la materia. La gran excepción la constituye el principio de “no devolución” (non-refoulement), es decir, la obligación de los Estados de no enviar a un refugiado de vuelta a un país donde su vida o su libertad corren peligro. Este principio, plasmado en la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados, es parte del Derecho Internacional Consuetudinario y, como tal, resulta obligatorio para todos los Estados.

Ante la “laguna” institucional-normativa en el nivel internacional, las migraciones son gestionadas a nivel regional o nacional. De hecho, los Estados son aĂșn los principales actores de la gobernabilidad de las migraciones, y la delegaciĂłn de atributos soberanos en esta ĂĄrea es muy limitada. La capacidad de determinar quiĂ©n entra y quiĂ©n no a su territorio es uno de los “bastiones” que sostienen los Estados nacionales en el proceso de globalizaciĂłn.

A nivel regional se pueden visualizar dos tipos de cooperación: el primero son los llamados “procesos consultivos”, sin carácter vinculante, que buscan compartir experiencias y “buenas prácticas” en la materia, generar consensos y eventualmente establecer ciertos estándares. Ejemplo de esto en nuestra región es la Conferencia Suramericana sobre Migraciones.

El segundo se da en los procesos de integración regional (particularmente en aquellos que buscan un grado mayor de integración, incluyendo áreas sociales y políticas). En esos casos, se suele buscar la liberalización de la circulación de los residentes regionales, mientras se limita la de los extrarregionales. En gran ejemplo lo constituye la Unión Europea (UE) y el establecimiento de la “frontera exterior”: mientras se “levantan” las “fronteras interiores”, se resguardan y seguritizan las “exteriores”.

A nivel nacional, en muchos países y en especial en los principales receptores mundiales, las políticas y los discursos sobre este tema, en general, se centran en el “control” y el “ordenamiento” de las migraciones, y se las relaciona con cuestiones de seguridad, irregularidad migratoria y control de las fronteras. Cada vez más, se las califica como un “problema”, una carga económica para los Estados o una “amenaza”. Así, progresivamente, se endurecieron las medidas de admisión de migrantes y se comenzó a hablar de una “crisis migratoria”. El terrorismo y el crimen transnacional, sobre todo a partir del 11-S, han sido utilizados como fundamento en muchos Estados para incrementar este endurecimiento de las normativas migratorias, pero sólo para la corriente de “inmigrantes”. Los socialmente conocidos como expats, los más calificados, cuentan con la protección de normas internacionales (como el AGCS) y nacionales, que hace que los países más desarrollados favorezcan su llegada.

Transiciones sistémicas, migraciones forzadas y gobernabilidad migratoria

La complejizaciĂłn del escenario y los conflictos internacionales llevaron al incremento y transformaciĂłn de los desafĂ­os que deben afrontar las personas que se encuentran en lugares donde dichos conflictos se llevan a cabo.

El rĂ©gimen internacional para la protecciĂłn de los refugiados fue creado a partir de la experiencia vivida en la Segunda Guerra en Europa, y sus consecuencias. Dicho contexto histĂłrico era significativamente diferente al actual. En esta era de transiciĂłn, que algunos llaman “a-polar”, otros “uni-multipolar”, mientras otros sostienen que ya nos encontramos en una multipolaridad, lo cierto es que el escenario del conflicto clĂĄsico entre Estados ya no existe. En el presente proliferan los actores y delitos transfronterizos, asĂ­ como las tragedias ambientales por el cambio climĂĄtico, y se ponen en duda las capacidades de los Estados para poder lidiar con todo ello.

La puja por el poder en un momento de transición se materializa a través de conflictos que se llevan a cabo en la periferia de los grandes poderes, y a través de las fronteras. Los criminales se mezclan con la sociedad civil. Muchos Estados de menor tamaño, que se ven afectados y no pueden lidiar con dichos desafíos, se resquebrajan, como Siria.
La historia de las relaciones internacionales nos ha enseñado que cada vez que hay un cambio en el sistema, hay conflicto, y dichos conflictos conllevan tragedias humanitarias. Y cuando hay tragedias humanitarias, hay refugiados. Dado que aĂșn estamos en un momento de transiciĂłn y que no hay perspectivas de que haya un liderazgo mundial consolidado en el corto o mediano plazo, lo mĂĄs probable es que estos conflictos continĂșen. Y al continuar, tambiĂ©n lo harĂĄ el flujo de refugiados y desplazados.

Pero el rĂ©gimen multilateral para los refugiados no prevĂ© casos de fragilidad estatal, autoritarismo ni de migraciĂłn forzada por sequĂ­as, terremotos o hambrunas. Las personas ya no sĂłlo buscan refugio por temor a ser perseguidas por “motivos de raza, religiĂłn, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones polĂ­ticas”. Por ello, en la actualidad es sumamente necesario un marco de gobernabilidad global de las migraciones, o al menos, como punto de partida, de las migraciones forzadas. Pero para que un sistema de gobernabilidad funcione, los dos criterios bĂĄsicos son, primero, que se base en creencias compartidas, y segundo, que sea aceptado por la mayorĂ­a de los integrantes del sistema. Ambos elementos parecen estar ausentes en los debates actuales sobre migraciones.

Migraciones irregulares

Los movimientos de personas a través de las fronteras, tanto de manera permanente como temporaria, se estån incrementando. El efecto de las redes y cadenas migratorias, junto con los transportes y las nuevas tecnologías, sumado a los conflictos mencionados, incrementa esta movilidad.

Sin embargo, como hemos visto, las migraciones siguen tratåndose desde una perspectiva nacional y, en la mayoría de los países desarrollados y principales receptores, desde una perspectiva de seguridad y restrictiva. Ya ha sido ampliamente probado que las políticas restrictivas y el mayor control de las fronteras tienen como efecto el incremento de la irregularidad migratoria y de las vías irregulares de ingreso a los países, así como las muertes de migrantes, que buscan rutas mås riesgosas. Dichas políticas ayudan a la proliferación de mafias de traficantes de migrantes o coyotes. También desestimulan las migraciones circulares y así fomentan que las personas pasen a ser overstayers, es decir, se queden mås allå del tiempo permitido en su visa. Paradójicamente, el incremento en los controles causa mås pérdida de control.

A esto se suma que, en la actualidad, la distinciĂłn entre migraciĂłn forzada y “econĂłmica” es muy sutil. Si una persona no tiene la capacidad de conseguir trabajo en su lugar de origen y por dicha razĂłn no puede alimentar a su familia, ÂżquiĂ©n puede decir que dicha persona no fue “forzada” a migrar?

La problemĂĄtica de las migraciones y las polĂ­ticas migratorias en Europa y Estados Unidos

En el continente donde se originĂł la ConvenciĂłn sobre el Estatuto de los Refugiados no existe una polĂ­tica comĂșn de asilo y refugio, sino medidas que tratan el fenĂłmeno de manera fragmentaria y ad hoc. Existe un consenso en torno a la inexistencia de fronteras interiores y el control de las exteriores, pero no una posiciĂłn unificada sobre cĂłmo hacerlo. Si bien existe una polĂ­tica de ciudadanĂ­a europea y de libre circulaciĂłn a nivel regional, la polĂ­tica de admisiĂłn y residencia de nacionales de terceros Estados sigue siendo potestad de los gobiernos nacionales.

La actual “crisis de los refugiados” representa la mayor llegada de personas por razones forzadas a su territorio desde la crisis de los Balcanes, y a nivel global, el mayor desplazamiento forzado de personas desde la Segunda Guerra Mundial. Ante este escenario, el dĂ©bil marco normativo con el que contaba la UE colapsĂł. El llamado RĂ©gimen de DublĂ­n establece que los paĂ­ses que reciben a los refugiados son quienes deben tramitar su solicitud de asilo, y el de Schengen, que los Estados de la “frontera exterior” son quienes deben controlarla (existe una agencia europea, Frontex, pero su presupuesto y competencias son limitados). Dado que las embajadas de los Estados miembros no estĂĄn otorgando visas humanitarias en zonas de conflicto, las personas deben movilizarse hasta el territorio de la UE para comenzar a tramitar su solicitud, lo que fomenta el negocio de los traficantes. Asimismo, el sistema lleva a que la carga econĂłmica y burocrĂĄtica recaiga sobre los paĂ­ses de la “frontera exterior”, donde primero arriban los solicitantes (en la actual coyuntura son Italia, Grecia y HungrĂ­a). De esta manera, la gestiĂłn de la migraciĂłn “no deseada” se relega a los miembros perifĂ©ricos, generando una divisiĂłn norte-sur.

AsĂ­, ante la llegada rĂ©cord de personas en busca de refugio en los Ășltimos meses, dichos paĂ­ses, al no poder gestionar todas las solicitudes, comenzaron a dejar circular a las personas por el territorio sin registrarlas. Entonces, Alemania anunciĂł que dejarĂ­a de aplicar el rĂ©gimen y que se convertirĂ­a –por lejos– en el principal receptor, albergando a casi un millĂłn de personas en un año. Solo despuĂ©s de que el problema adquiriĂł las proporciones actuales (y a pesar de que los paĂ­ses “fronterizos” venĂ­an reclamando una soluciĂłn hace años), se propuso un sistema de reparticiĂłn de refugiados. Sin embargo, la propuesta afecta a unos 160.000 refugiados, poco mĂĄs de la dĂ©cima parte de los que recibirĂĄ Alemania, y muchos paĂ­ses de Europa del Este la rechazaron.

Hoy, en Europa se han restablecido “momentáneamente” los controles en frontera, se han construido vallas, se habla de la supervivencia de la libre circulación de personas, uno de los más grandes logros de la integración, que está puesta en duda. El debate de fondo es aquel sobre la relación entre soberanía nacional, solidaridad y responsabilidad compartida.

Estados Unidos es el mayor receptor de inmigrantes (en términos de stock) a nivel mundial. Cuenta con una amplia experiencia en recepción e integración de inmigrantes. A su vez, es el país que tiene la frontera territorial mås amplia del mundo, con México, donde hay uno de los muros mås extensos que existen y donde mueren cientos de migrantes por año. En el åmbito normativo, forma parte del Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados de 1967. Sin embargo, tampoco tiene un consenso interno sobre la admisión de refugiados frente a la crisis humanitaria en Siria, ni con respecto a la muy necesaria reforma migratoria para solucionar la situación de alrededor de 11 millones de inmigrantes en situación de irregularidad.

Frente a la cuestiĂłn siria, mientras que el Ejecutivo llama a cooperar con los esfuerzos de los europeos, el Congreso y al menos 30 gobernadores han expresado su rechazo a la idea. Este año Estados Unidos se comprometiĂł a recibir un total de 70.000 refugiados, el mismo nĂșmero que el año pasado. Hasta el momento, este paĂ­s admitiĂł a alrededor de 2.000 sirios y prometiĂł recibir un total de 15.000 entre este año y el prĂłximo. Estos nĂșmeros son insignificantes si se los compara con Alemania, cuya economĂ­a es la quinta parte de la de Estados Unidos, y mĂĄs aĂșn si se tiene en cuenta que mĂĄs de cuatro millones de sirios han dejado su paĂ­s en bĂșsqueda de refugio. Los europeos no perciben que su socio estĂ© siendo solidario con ellos, mĂĄs aun teniendo en cuenta el rol de Estados Unidos en el comienzo del conflicto en el Levante.

Migraciones e interés nacional

Diversos estudios en Estados Unidos han demostrado que los extranjeros suelen tener menores proporciones de desempleo y que los refugiados, después de asentarse en el país, tienden a trabajar mås horas, hablar mejor inglés y consiguen estar en una posición económico-laboral mejor que otros inmigrantes.

En Europa, los dirigentes son conscientes de la necesidad de poblaciĂłn joven ante la inminente erosiĂłn del Estado de bienestar por la baja en la natalidad.

Los inmigrantes, una vez insertos en los mercados de trabajo, ademås de estar regularizados y formar parte del sistema, contribuyen con él económicamente, lo cual es funcional a los intereses de los Estados, que se supone que no quieren tener grandes porciones de su economía en negro. La inserción social de los migrantes también contribuye a evitar la proliferación de ideologías extremistas. A pesar de esto, siguen prevaleciendo los cålculos políticos y electorales a corto plazo. Frente al actual desafío de la llegada de cientos de miles de refugiados, Europa y Estados Unidos han respondido con argumentos nacionalistas y medidas unilaterales.

El régimen internacional que regula las migraciones tiende a resguardar la soberanía estatal y a delegar en los gobiernos las políticas de admisión y residencia. Pero las políticas migratorias de un país afectan a los flujos migratorios que arriban a otro. En el actual contexto, las políticas unilaterales refuerzan a las mafias (coyotes) y debilitan a los Estados (aduana).

Cuando hay desorden y transiciĂłn, se registran conflictos transnacionales que acarrean crisis humanitarias. Ante estas catĂĄstrofes, mientras sigan los bombardeos y la violencia en lugares como Siria, y dadas las facilidades en la comunicaciĂłn que da la tecnologĂ­a, las personas seguirĂĄn migrando. Las migraciones (forzadas o no) son uno de los ejemplos mĂĄs resonantes del carĂĄcter global y transnacional de los desafĂ­os del mundo actual.

Frente a desafĂ­os globales, hacen falta respuestas globales y regionales. La capacidad de integrar inmigrantes Ă©tnicamente diversos en las economĂ­as y la sociedades receptoras, marcarĂĄ el desarrollo futuro de los problemas actuales, como el extremismo. La “crisis de los refugiados” podrĂ­a ser utilizada como una oportunidad para renovar y progresar en las soluciones conjuntas, para recordar y demostrar que la cooperaciĂłn multilateral puede ser una fuerza para la paz y la solidaridad.

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 77: CONURBANO


DESCARGAR - VER
NÂș 76: INDUSTRIA Y DESARROLLO


DESCARGAR - VER
NÂș 75: FormaciĂłn Docente


DESCARGAR - VER
NÂș 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
NÂș 73: ELITES


DESCARGAR - VER
NÂș 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
NÂș 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
NÂș 70: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
NÂș 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
NÂș 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
NÂș 66: La EducaciĂłn de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
NÂș 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
NÂș 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
NÂș 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
NÂș 59: La ResponsabilizaciĂłn en la gestiĂłn pĂșblica


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 50
Iluminados por el Fuego

Un mundo en Guerra

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Khatchik DerGhougassian
La (sin) razĂłn de la fuerza. El conflicto global y las armas en el siglo XXI
Ignacio Klich
La entente nuclear como “game changer” para Irán en relación a israelíes y árabes
Jodor Jalit
Viejas fracturas, nuevos conflictos e intervenciones durante los levantamientos ĂĄrabes
HernĂĄn Dobry
ISIS: una nueva amenaza para la seguridad de Israel
Federico Merke
Entre la necesidad y las restricciones: hacia una estrategia de seguridad europea
Claudio Ingerflom Martín Baña
TradiciĂłn e innovaciĂłn en la polĂ­tica exterior rusa
Ricardo Torres
La olla de presiĂłn del CĂĄucaso
Marcelo Saguier
Los conflictos socio-ambientales y la agenda internacional
Ulises LeĂłn Kandiko
Ciberseguridad
Roberto Bloch
Recursos naturales estratĂ©gicos: una “nueva geografĂ­a” se despliega
Juan Pablo Artinian
El genocidio a partir de una mirada histĂłrica. Desde el siglo XX y el Genocidio Armenio hasta los crĂ­menes contra la humanidad del siglo XXI
Antonella Guidoccio
La evoluciĂłn de la inversiĂłn en armamentos a nivel global y su implicancia en la seguridad internacional y el equilibrio de poder
Carla Morasso
Las promesas y tragedias de África Subsahariana
Leiza Brumat
Con el coyote no hay aduana. Migraciones forzadas, irregulares y gobernabilidad (migratoria) global

Newsletter