Estados Unidos: la hegemonía no termina de morir, la fase de dominación ya ha comenzado