¿Las muertes y enfermedades como expresión moderna del genocidio?