Verdugos colectivos: el miedo (in)securitario como operador político