Hacia una gestión cultural de los espacios comunes