“IVA progresivo”, ¿la más maravillosa música?