La necesidad de una política de Estado para un desarrollo científico-tecnológico autónomo