La restricción externa: ¿qué hay de nuevo en el viejo problema?