“El árbol está maduro, no lo dejen pudrir”. Las exportaciones industriales de la sustitución de importaciones1