Justicia para indígenas: cuando el dolor de los otros no es dolor