“Estamos vivos”. Patrimonio, fragmentaciones y heridas abiertas