La Ciudad Autónoma de Buenos Aires: un rompecabezas para seguir armando