La razón enfrenta la ley del más fuerte