El último intento de salvar la valorización financiera: el “blindaje”, el “megacanje” y los “préstamos garantizados”