Las voces, más allá de las efemérides. O el pasado siempre presente