Controles jurídicos vs.reglas técnicas: una errónea oposición