¿Disminuye la desigualdad pero no el delito?