Sexualidad femenina y climaterio

Sexualidad femenina y climaterio

Por Olga Marega

La capacidad de desear y de tener orgasmos no se pierde nunca en presencia de un estímulo adecuado. Lo esperable para la mayoría de las personas es que esta parte de la vida se viva con calidad, tratando de adaptarse a los cambios corporales, y también a los cambios en sus relaciones familiares, laborales, y especialmente con sus parejas. Para lograr ese objetivo y poder disfrutar de una sexualidad plena, es fundamental el estado psicológico, relacional y social de cada mujer.
 
MĂ©dica especialista consultora en Obstetricia-GinecologĂ­a. Especialista en SexologĂ­a ClĂ­nica. MĂĄster en Sexualidad Humana. Codirectora de


-A A +A

La sexualidad es una función humana que constituye un elemento vital en todas las personas durante las diferentes etapas de su vida. Comprende el sexo, la identidad sexual, los roles de género, la orientación sexual, los mecanismos de la reproducción, el erotismo. Tiene distintas funciones, como el placer, la comunicación, la intimidad, y la reproducción. Abarca todas las dimensiones del ser humano: el individuo, la pareja y la familia. Cada persona tiene la capacidad de expresarla a través de sus pensamientos, sentimientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, pråcticas, roles y relaciones.

La sexualidad se desarrolla en cada persona segĂșn el delicado ensamble que hagan los determinantes biolĂłgicos, psicolĂłgicos, sociales, econĂłmicos, polĂ­ticos, culturales, Ă©ticos, legales, histĂłricos, religiosos, y espirituales. La diversidad de determinantes es la responsable de crear un ser sexuado Ășnico e irrepetible en cada uno de nosotros. Nuestra biologĂ­a aporta el sexo somĂĄtico, determinado por genes, gĂłnadas y hormonas, que nos marca diferencias fisiolĂłgicas y estructurales en los genitales y en los cuerpos diferenciĂĄndonos fĂ­sicamente como “varones y mujeres”. Y el sistema cultural le aporta valores, reglas, modelos, creencias y costumbres. De esta manera, se van construyendo los patrones de conducta femenina y masculina, los roles de gĂ©nero. SegĂșn cĂłmo cada persona vaya interpretando los mandatos familiares y culturales que se le enseñaron desde su infancia, irĂĄ construyendo sus propios pensamientos, fantasĂ­as, sentimientos, significados y deseos sobre la sexualidad.

La sexualidad va transitando distintas etapas a lo largo de la vida. Ellas son: etapa prenatal, infantil, adolescencia, juventud, adultez, adultez mayor (climaterio. andropausia). Cada etapa tiene sus características propias e individuales por lo propio de la etapa en sí, y por el caråcter de individualidad de cada persona. Es decir, dependerå de cómo estå su cuerpo en ese momento de su vida, y qué pensamientos y significados tiene sobre distintos hechos de connotación sexual. Esto hace que una misma condición biológica se pueda impactar de manera diferente en personas con distintos mandatos o modelos sociales. Por ejemplo, mujeres de igual edad cronológica de menopausia podrían tener distintas posturas ante su sexualidad, por haber aprendido distintas costumbres, o por haber tenido distintas historias de vida.

Y después de haber definido los conceptos mås importantes sobre la sexualidad, definiré el climaterio y la menopausia.

La menopausia es la fecha de Ășltima menstruaciĂłn y se la considera como tal despuĂ©s de 12 meses de amenorrea; es decir, despuĂ©s que la mujer estuvo 12 meses sin ciclos menstruales. Existe una amplia diversidad de signos y sĂ­ntomas como consecuencia de los cambios hormonales que se producen durante un perĂ­odo previo e inmediatamente despuĂ©s de la menopausia; esto es llamado climaterio o perimenopausia.

Hoy en día nos encontramos con una realidad social que nos obliga a prestarle mås atención a esta etapa de la vida de la mujer, que en años anteriores. Los cambios en los estilos de vida, los cambios en la alimentación y el aumento de la actividad física en general, entre otras causas, han provocado el aumento en la expectativa de vida de la mujer, sin que se haya modificado la edad de la menopausia, siendo alrededor de los 50 años. Esto significa que cerca de un tercio de su vida la mujer debe vivir después del cese de la capacidad ovårica (reproductiva y hormonal). Lo esperable para la mayoría de las personas es que esta parte de la vida se viva con calidad, tratando de adaptarse a los cambios corporales, y también a los cambios en sus relaciones familiares, laborales, y especialmente con sus parejas disfrutando del placer sexual, que para muchas personas es fuente de calidad de vida.

Durante la transición a la menopausia, los cambios hormonales son responsables desde el aspecto biológico de algunos signos y síntomas muy molestos. Pero también hay que considerar que el estado psicológico, relacional y social de cada mujer podría ser determinante de algunas dificultades que la aquejan. La biología no es la responsable absoluta. Considerando a la mujer como un ser físico, psíquico, espiritual y social, hay que valorarla como un todo, teniendo en cuenta todos los aspectos de su vida: su pareja, su familia, su trabajo, y su historia de vida.

Los sĂ­ntomas pueden comenzar hasta 4 a 6 años antes de la Ășltima menstruaciĂłn y continuar durante varios años despuĂ©s de la misma.

Los sĂ­ntomas principales son: irregularidades menstruales, sofocos y sudoraciones nocturnas, labilidad emocional, irritabilidad, cambios en el humor y el estado de ĂĄnimo, alteraciones en la esfera sexual (disminuciĂłn del deseo, dolor con las relaciones sexuales, dificultad para alcanzar el orgasmo, etc.), cefalea, nerviosismo, palpitaciones, cansancio, insomnio, aumento de peso y distensiĂłn abdominal, trastornos vaginales y urinarios.

Los signos principales se pueden ver al examen ginecológico, al examen clínico, o por estudios complementarios que cada profesional de la salud podrå indicar de acuerdo a las necesidades y factores de riesgo de cada mujer. Por esta razón, y para cursar una menopausia y climaterio saludable, se aconseja hacer un control médico clínico y ginecológico, y seguir los consejos e indicaciones del profesional de confianza.

Los factores de riesgo mås importantes se relacionan con el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión arterial, la hiperlipidemia (colesterol y triglicéridos altos), el sedentarismo, la obesidad, el cåncer de mama (mås frecuentes entre 45 y 55 años).

También es importante recibir educación sobre los håbitos que se deben practicar en este momento especial de la vida. Las medidas higiénico-dietéticas mås importantes que se recomiendan incluyen: dieta rica en calcio y pobre en grasas animales, mås consumo de frutas y verduras frescas, actividad física permanente, y fundamentalmente no fumar.

Los ovarios claudican en su funciĂłn hormonal (estrĂłgenos, progesterona, y andrĂłgenos) y en su funciĂłn generativa (formaciĂłn de gametas femeninas), pero los cambios fisiolĂłgicos y emocionales derivados de este hecho biolĂłgico no deberĂ­an afectar las otras funciones de la sexualidad de la mujer.

Si las mujeres y sus parejas estuvieran debidamente informadas y predispuestas para aceptar los cambios propios de esta etapa de la vida, y adecuadamente tratadas cuando esos cambios afecten su desempeño sexual, su vida erótica no debería verse afectada de manera desfavorable.

El futuro del erotismo femenino en esta etapa de la vida dependerĂĄ de la conjunciĂłn de varios factores, ademĂĄs de su estado hormonal:

* El estado de salud general.
* El significado que cada mujer le haya otorgado a su propia sexualidad.
* La historia sexual de cada miembro de la pareja.
* La calidad del aprendizaje erĂłtico que hayan atesorado en sus vidas.
* Del nivel de satisfacciĂłn que hayan logrado en sus relaciones sexuales.
* De la calidad de relaciĂłn general que tenga con su pareja.
* De la capacidad de comunicaciĂłn con su pareja.
* De la autoestima y autoaceptaciĂłn que tenga la persona para adaptarse a los cambios de esta etapa de la vida.
* De los niveles de intimidad y amor que pueda compartir con su pareja, y de tantas otras condiciones que entran en el terreno de la singularidad y la variaciĂłn, tan frecuente en este aspecto como en tantos otros de la vida misma.

Para una mujer que ha asociado su sexualidad sĂłlo al aspecto reproductivo, los tiempos de la menopausia significarĂĄn para ella el declinar de su vida erĂłtica. Contrariamente, para aquella mujer que supo disfrutar otros aspectos de su sexualidad, que mantiene buen estado de salud y una relaciĂłn armĂłnica con su pareja, esta nueva fase de su vida la puede sorprender gratamente. Con mayor libertad, con mĂĄs disponibilidad de tiempo libre, y sin temor al embarazo, algunas parejas disfrutan plenamente de su vida erĂłtica hasta edades avanzadas.

Muchos de los trastornos sexuales tienen como base un sustrato biológico por la disminución de los estrógenos. Los cambios en la piel y su consecuente pérdida de la identidad tåctil, la hipoatrofia o atrofia genital de la mucosa y la falta de lubricación vaginal, la atrofia del clítoris o del piso pélvico muscular y su consecuente disfunción orgåsmica, son algunos de los signos mås observados en esta etapa de la vida.

Pero también sabemos que muchas de las disfunciones que se presentan en esta etapa de la vida de la mujer se han venido arrastrando desde lejanos tiempos de su vida reproductiva. Por esta razón, es muy importante saber qué tipo de historia erótica ha tenido la mujer consultante, que tipo de relación de pareja y familiar, para poder hacer una evaluación de situación lo mås objetiva y real posible.

Las mujeres que han tenido un pasado sexual pobre en experiencias sensuales y sexuales placenteras, encontrarĂĄn el argumento ideal para responsabilizar a “la menopausia” de su desinterĂ©s o apatĂ­a sexual. Las que han disfrutado de una vida erĂłtica placentera, ni siquiera notarĂĄn los cambios, o buscarĂĄn rĂĄpidamente ayuda profesional para solucionarlos.

Algunas mujeres se encuentran confundidas por cambios de roles familiares que se ven forzadas a sufrir: cambios laborales propios o de sus parejas, hijos que se alejan del ámbito familiar (“síndrome del nido vacío”), hijos y nietos de divorcios o familiares políticos (abuelos solos o enfermos) que se instalan en el medio de la intimidad conyugal (“síndrome del nido repleto”).

También es indispensable investigar sobre las posibles disfunciones sexuales masculinas que puedan estar afectando el normal desempeño erótico de la mujer. Una disfunción erectiva del esposo, o un trastorno en la eyaculación (precoz o retardada), pueden provocar una conducta evitativa, o una disfunción orgåsmica en ella.

Algunos tips para mantener una sana sexualidad durante el climaterio:

* Hacer una control ginecolĂłgico para conocer el estado de trofismo genital y recibir (si es necesario) tratamiento de reemplazo local (Ăłvulos o cremas de estrĂłgenos) o general.
* Mantener el buen trato, el halago y la seducciĂłn, revalorando el beso y la caricia.
* Prolongar el estĂ­mulo erĂłtico genital, incluso usando vibradores o cremas especiales para clĂ­toris, y lubricantes vaginales.
* Prolongar el estĂ­mulo corporal mediante masajes y mimos.
* Utilizar juegos sexuales que permitan innovar los escenarios erĂłticos y las formas de seducciĂłn.
* Y si hay una disfunciĂłn sexual hacer una consulta profesional. Mediante una terapia sexual breve se puede solucionar un problema en poco tiempo para que se recupere la felicidad sexual y general de la pareja.

La capacidad de desear y de tener orgasmos no se pierde nunca en presencia de un estĂ­mulo adecuado. Y no es necesario que el estĂ­mulo sea genital. Un halago, un mimo, una caricia, una mirada cĂłmplice, pueden encender el deseo de compartir un encuentro intimo sensual que puede ser o no ser sexual.

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 75: FormaciĂłn Docente


DESCARGAR - VER
NÂș 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
NÂș 73: ELITES


DESCARGAR - VER
NÂș 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
NÂș 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
NÂș 70: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
NÂș 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
NÂș 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
NÂș 66: La EducaciĂłn de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
NÂș 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
NÂș 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
NÂș 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
NÂș 59: La ResponsabilizaciĂłn en la gestiĂłn pĂșblica


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 45
ÁNGELES Y DEMONIOS

Sexualidades

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Miguel Fernando Marlaire
Sexualidades de Oriente y Occidente. Dioses y demonios
Luis MarĂ­a Aller Atucha
Sexualidad, lenguaje y sociedad
Jorge Pailles
Sexualidades, salud sexual y el gobierno de sĂ­
Amelia del Sueldo Padilla
Derecho de las mujeres: Acceso a la interrupciĂłn legal del embarazo en los servicios pĂșblicos de salud. Algunas preguntas, algunas respuestas
Augusto Labella y Rodolfo Ramos
Adolescentes: el discurso de la sexualidad
Michelle Abigail Mostowski
Ser mujer, maternidad, sexualidades y lactancia
Olga Marega
Sexualidad femenina y climaterio
Osvaldo Macri
Ser varĂłn
Miguel Ángel Garcés
La salud sexual del varĂłn luego de la segunda mitad de la vida
Olga Marega
Las personas adultas mayores y sus manifestaciones de amor
Luis MarĂ­a Aller Atucha
La pareja actual
Silvia Verdeguer
Sexualidad y discapacidad
Claudia Groisman
Lesbianismo hoy
Rafael Freda
Homosexualidad, hoy
AdriĂĄn Helien
TransgĂ©nero: “El punto ciego de la ciencia”. Lo que no vimos (o no quisimos ver)
Virginia MartĂ­nez Verdier
AdicciĂłn sexual
José Oscar Chamorro
Sexualidad y adicciones a las drogas. El sexo
 ¿una adicción más?
Jorge Garaventa
Esa vieja costumbre de abusar. La responsabilidad social ante el abuso sexual infantil
Chantal Stevens
ProstituciĂłn y trata de personas con fines de explotaciĂłn sexual

Newsletter