Por una cooperación Sur-Sur enriquecedora e inclusiva

Por una cooperación Sur-Sur enriquecedora e inclusiva

Por *CIPDH y **Pierre Sané

Como respuesta al proceso de globalización que condujo a una lógica proteccionista en los países centrales, con efectos altamente negativos para nuestros pueblos, los Estados del Sur dieron muestras, en los últimos años, de su determinación de unir fuerzas para liberarse de la dependencia de las grandes potencias del Norte y construir una relación democrática entre iguales que facilite la construcción de un mundo multipolar. ¿Será posible mantener estos lineamientos en el nuevo escenario mundial?
 
*Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos es un Centro de Categoría II de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) dedicado a los Derechos Humanos a nivel internacional que funciona en el ámbito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación Argentina como un organismo descentralizado **Fundador y presidente del Instituto “Imagine África”. Ex director adjunto para Ciencias Sociales y Humanas de UNESCO. M. Sc. in Public Administration and Public Policy, London School of Economic


-A A +A

El Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH) tiene como mandato contribuir a la consolidación del sistema democrático y la vigencia de los derechos humanos, con foco en los valores de la vida, la libertad y la dignidad humana a nivel internacional. Es un organismo que posee un papel innovador de coordinación y vehiculización de redes, especialmente conectando a la sociedad civil con los gobiernos de los Estados miembros y las redes de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), fortaleciendo y difundiendo las experiencias de los distintos sectores e instituciones, grupos de investigadores, organismos internacionales, universidades y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, y considerando que la cooperación internacional constituye un instrumento fundamental para fortalecer y complementar las capacidades institucionales.

De este modo, el CIPDH desarrolla sus actividades promoviendo instancias de diálogo e interacción estratégica con el objetivo de generar sinergias que permitan la promoción y la protección de los derechos humanos atendiendo los nuevos desafíos que el escenario mundial plantea: asegurar la defensa y consagración de la vida y la dignidad humana, en un contexto de paz sostenible y no agresiva con el ambiente. En esta línea de acción y en conmemoración del Día del Patrimonio Mundial Africano, proclamado por la UNESCO el 5 de mayo, y del Día Mundial de África, celebrado el 25 de mayo, el CIPDH llevó adelante “África en movimiento”.

A través de diversas actividades –conferencias, exhibiciones artísticas y charlas debate–, “África en Movimiento” propuso un acercamiento al valor de la cultura, la historia y las riquezas africanas, reconociendo que la preservación y valorización de la diversidad cultural y del patrimonio reafirman la dignidad de los pueblos, enaltecen su historia y los empodera como pueblos soberanos. Más aún, valorizar la cultura nutre las capacidades y contribuye al desarrollo humano de las comunidades, aportando en el camino de la paz, la cohesión social, el respeto mutuo y el entendimiento entre individuos y grupos.
En este marco, Pierre Sané analizó las contribuciones y desafíos de la cooperación Sur-Sur entre América latina y África en el actual contexto internacional y presentó la iniciativa “Afro-Latina”, la cual pretende la conformación de un foro de reflexión permanente entre ambas regiones.

La Cooperación Sur-Sur afro-latinoamericana

Entre los analistas que lamentan la marginación de África en el proceso de globalización, bastante pocos se preocupan por saber por qué y a través de qué trabas políticas y económicas se la excluye de las nuevas oportunidades de prosperidad. Menos frecuentes aún son los defensores de las recetas neoliberales capaces de imaginar para África un futuro diferente del de su dependencia funcional respecto de Occidente.

Sin embargo, el ingreso de Rusia, China, India, los países del Golfo Árabe, Brasil y Argentina, entre otros, a la escena económica mundial, las fluctuaciones del precio del petróleo, la revalorización estratégica de los recursos naturales que África posee y las promesas de los mercados africanos, han cambiado la situación durante los primeros años del presente siglo. La urgencia de las nuevas potencias económicas latinoamericanas y asiáticas por fortalecer sus intercambios con África no ha dejado desde entonces de cuestionar el afro-pesimismo ampliamente extendido en los círculos dirigentes, incluidos los africanos, a partir de los noventa.

Cabe señalar que, al deslegitimar los discursos ideológicos surgidos de la conferencia de Bandung de 1955 sobre la solidaridad del Tercer Mundo, la globalización condujo a una lógica del “cada uno para sí mismo” que tuvo efectos negativos en el comercio con África. Pero paradojalmente, asimismo permitió el desarrollo de nuevas convergencias de intereses y de complementariedades económicas entre África, Asia y América latina que están reconfigurando las relaciones internacionales.

Los éxitos de las tres cumbres África-América del Sur (ASA) –Nigeria (2006), Venezuela (2009) y Guinea Ecuatorial (2013)–, las dificultades que encuentran los africanos para firmar acuerdos de cooperación económica (ACE) con la Unión Europea, y la creciente resistencia a las condiciones impuestas por el Banco Mundial para sus préstamos, son ejemplos significativos de este cambio en las relaciones de fuerza a escala mundial, que marca un viraje en las relaciones entre África y América latina, focalizándose en el reforzamiento de las cooperaciones socioeconómicas Sur-Sur.

El Sur da muestras de su determinación de unir fuerzas para liberarse de la dependencia de las grandes potencias del Norte, así como de la voluntad de construir una relación democrática entre iguales que facilite la construcción de un mundo multipolar.

La misma globalización impiadosa que había relegado a África al rango de “continente perdido”, hoy le ofrece nuevas perspectivas para salir del coto cerrado de la dominación poscolonial y construir otro tipo de cooperación con América latina y el Caribe. Esta reconexión, facilitada por una muy larga historia de intercambios entre los dos continentes, de ahora en más debe realizarse sobre las sólidas bases de la interdependencia política y económica, ya que el desarrollo del Sur depende de las asociaciones internacionales que lleve adelante.

Tanto África como América latina tienen necesidad de socios que aporten nuevas capacidades, tanto expertise como recursos, para hacer frente a los desafíos que los dos continentes enfrentan en la actualidad. La cooperación entre África y América latina es por cierto embrionaria, pero crece a ritmo rápido. En el plano económico, algunos países, como Brasil y Venezuela por un lado, y África del Sur y los países petroleros por el otro, la llevan adelante. Globalmente está caracterizada por un desequilibrio comercial en beneficio de América latina, y si bien las iniciativas son cada vez más numerosas y variadas, a menudo responden ante todo a consideraciones del desarrollo nacional. El ejemplo más patente es el del fortísimo interés de Brasil por los biocombustibles, que se han transformado en prioridad. Por su parte, África puede aprender de la experiencia de los países de América latina en lo que hace al papel que juegan el Estado y las políticas públicas en pos de diversificar la economía, crear empleos, levantar las barreras a la creación de empresas, atraer inversiones, asegurar una transferencia eficaz de tecnología y de savoir-faire.

Una cooperación que suscita interrogantes

Si bien la cooperación con América latina genera muchas esperanzas en África, las ambiciones puestas de manifiesto por los países americanos y sus intereses particulares en los recursos naturales no deja de suscitar interrogantes e inquietudes en sus socios africanos. Las enseñanzas del pasado (tráfico de esclavos, reparto colonial, prácticas neocoloniales) llevan a la nueva generación de líderes africanos a plantearse interrogantes que permitan anticiparse al futuro de este acercamiento:

* ¿El renacimiento de la cooperación afro-latinoamericana podría crear una dinámica favorable para el despegue de África y ayudarla a sacar conclusiones a partir del fracaso de la asistencia para el desarrollo?

* ¿La cooperación orientada hacia el campo comercial entre África y América latina no se realizará, en el largo plazo, en detrimento del continente africano?

* ¿El modo como latinoamericanos y brasileños se precipitan sobre los recursos naturales africanos no corre el riesgo de conducir a los mismos resultados que el colonialismo europeo?

* ¿Cómo hacer para que una verdadera cooperación Sur-Sur, perdurable en el tiempo, se implemente sin reproducir dependencias pasadas?

* ¿Los acuerdos a nivel bilateral favorecidos por los socios latinoamericanos no pondrían en tela de juicio las políticas de integración regional deseadas por la Unión Africana y los pueblos africanos?

* La competitividad de los productos latinoamericanos que se apoya en el poderío financiero de sus países de origen, ¿acaso no decretaría la muerte de la pequeña y naciente industria africana?

* Los colosales préstamos financieros acordados por el momento a tasas ventajosas, ¿no arrastrarían poco a poco a los países africanos a un nuevo círculo vicioso de endeudamiento?

Estas son algunas de las preguntas que surgen a partir de la aceleración del fortalecimiento de los lazos entre América latina y África. Preguntas pertinentes y legítimas que interpelan tanto a quienes toman decisiones políticas y económicas cuanto a los líderes de la sociedad civil. Preguntas a las que deberían prestar atención aquellos que operan en pos de una beneficiosa y sustentable cooperación para todos, entre África y América latina. Aún más, no es posible encarar el contexto internacional actual sin una profunda reflexión acerca de la naturaleza y sobre todo las consecuencias de la crisis económica y fiscal global. ¿Qué repercusiones deben esperarse de una eventual cooperación afro-americana? ¿Debemos temer un debilitamiento sensible de África? ¿En qué aspectos y a partir de cuándo? ¿Cómo tratar de paliar los mayores efectos de la crisis en curso?

La necesidad de un foro de reflexión sobre la cooperación África-América latina

Si bien existen encuentros a muy alto nivel político entre africanos y sudamericanos, como el ASA, los políticos y quienes actúan en el mundo de los negocios, la investigación científica y la sociedad civil en general de los dos continentes no disponen aún de un verdadero foro para intercambiar y reflexionar en conjunto acerca de los desafíos que plantea esta nueva asociación, no solo en sus países y regiones, sino también en el mundo.

Por cierto, tanto aquí como allá hay foros de intercambios y consulta puntuales entre especialistas de las dos regiones, los cuales tienen que ver con cuestiones específicas (finanzas, import-export, industrias, infraestructuras, biocombustibles, entre otros), pero que no dan una visión holística y prospectiva de las relaciones afro-americanas. Cierto es que tanto en África como en América latina y en el resto del mundo comienzan a aparecer estudios y revistas especializados que analizan esta cooperación, pero no necesariamente reflejan los resultados de un diálogo entre los principales interesados.

Por este motivo, se propone la creación de un foro permanente África/América latina sobre desarrollo sustentable que se convierta en un lugar propicio para los intercambios y pueda reunir con frecuencia regular a los principales actores de los dos continentes, a saber responsables económicos –hombres de negocios, empresarios, financistas–, dirigentes políticos, intelectuales, líderes de la sociedad civil, representantes locales. Al funcionar según el modelo del Foro de Davos, este foro busca ofrecer un marco privilegiado a los responsables de África y América latina para reflexionar acerca de los medios para ampliar, diversificar y mejorar la cooperación entre los países de los dos continentes en el nuevo contexto mundial.

Es necesario establecer con urgencia una visión compartida del futuro de la cooperación entre África y América latina. Y es posible que estos aportes a esa visión compartida se hagan a través de un diálogo permanente y animado por una voluntad común de crear iniciativas en todos los sectores y para todos los actores. “Afro-Latina” se trata de una iniciativa de espacio para el intercambio y el diálogo, nutrida por una participación inclusiva que asocie, más allá de los círculos de negocios y de los responsables gubernamentales, a la comunidad científica, a las organizaciones de la sociedad civil, a los medios de comunicación masiva, pero también a los responsables políticos locales, a fin de llegar a obtener una asociación mutuamente beneficiosa así como acciones y compromisos claros, transparentes y justos. Cada edición de la Iniciativa “Afro-Latina” será enriquecida por una evaluación crítica de la cooperación entre África y América latina y recomendaciones en materia de políticas públicas y orientaciones estratégicas.

La Iniciativa “Afro-Latina” brindará una ocasión para identificar y anticipar las implicancias a largo plazo de la cooperación entre África y América latina. A través de sus mecanismos, el foro propuesto pretende informar y acompañar a las partes intervinientes en sus relaciones de cooperación, desde la identificación y definición de políticas o proyectos innovadores hasta su ejecución efectiva y operativa.

Lo que está en juego es permitir que los socios africanos y latinoamericanos se nutran de este think tank internacional reactivo y que agrupe a todos los actores involucrados en los intercambios entre las dos regiones (gobiernos, investigadores, sociedades civiles, círculos de negocios, medios masivos, responsables políticos locales, entre otros actores clave) con el fin de evaluar, acompañar y orientar el desarrollo de las relaciones entre los dos continentes. El objetivo último del foro es facilitar reflexiones e intercambios acerca de las oportunidades que ofrece la nueva asociación entre África y América latina, y acerca de los desafíos que plantea el rápido desarrollo de las relaciones afro-americanas a nivel nacional, regional y global.

<
>


DESCARGAR - VER
Nº 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
Nº 70: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
Nº 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
Nº 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
Nº 66: La Educación de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
Nº 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
Nº 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
Nº 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
Nº 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
Nº 59: La Responsabilización en la gestión pública


DESCARGAR - VER
Nº 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
Nº 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
Nº 56: ASIA


DESCARGAR - VER
Nº 55: Economía Internacional


DESCARGAR - VER
Nº 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
Nº 53: Nº 53


DESCARGAR - VER
Nº 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
Nº 51: Juventud


DESCARGAR - VER
Nº 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
Nº 49: Libertad de expresión


DESCARGAR - VER
Nº 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
Nº 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
Nº 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
Nº 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
Nº 44: EE.UU. y América Latina


DESCARGAR - VER
Nº 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
Nº 41: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 40: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 39: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 38: Economìa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
Nº 37: economía social


DESCARGAR - VER
Nº 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
Nº 35: Córdoba


DESCARGAR - VER
Nº 34: Control Social


DESCARGAR - VER
Nº 33: Educación Superior


DESCARGAR - VER
Nº 32: Género


DESCARGAR - VER
Nº 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
Nº 30: Justicia


DESCARGAR - VER
Nº 29: Desafíos culturales


DESCARGAR - VER
Nº 28: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 27: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 26: Nº 26


DESCARGAR - VER
Nº 25: pueblos indígenas


DESCARGAR - VER
Nº 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
Nº 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
Nº 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
Nº 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
Nº 20: AGUA


DESCARGAR - VER
Nº 19: Integración Regional


DESCARGAR - VER
Nº 18: Estado II


DESCARGAR - VER
Nº 17: Estado I


DESCARGAR - VER
Nº 16: Industria


DESCARGAR - VER
Nº 15: Seguridad democrática


DESCARGAR - VER
Nº 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
Nº 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
Nº 12: Agroganadería


DESCARGAR - VER
Nº 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
Nº 10: Energía


DESCARGAR - VER
Nº 9: Transporte


DESCARGAR - VER
Nº 8: Ciencia y tecnología


DESCARGAR - VER
Nº 7: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 6: Empleo


DESCARGAR - VER
Nº 5: Hábitat y vivienda


DESCARGAR - VER
Nº 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
Nº 3: Educación


DESCARGAR - VER
Nº 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix Nº 57
ÁFRICA MÍA

ÁFRICA

Artículos de este número

Gladys Lechini
La Argentina y los impulsos africanos
Orlando Gabriel Morales y Marta M. Maffia
África y los migrantes africanos en el imaginario y el territorio argentino
José Flávio Sombra Saraiva
Un África renovada
Mbuyi Kabunda Badi
África: crecimiento sin desarrollo
Lyal White y Valentina Nardi
África: ¿remontando o en descenso? Reforzar las instituciones para impulsar un cambio gradual
Frank Mattheis
Integración y regionalismos africanos
Rubén Paredes Rodríguez
Egipto: ¿auge y caída del Islam político?
Noemí S. Rabbia
Libia: el Estado fallido que Occidente ayudó a construir
Juan José Vagni
Marruecos, reajustes internos y externos ante un contexto regional conflictivo
Luz Marina Mateo
Sahara Occidental, la descolonización pendiente y la lucha por la autodeterminación
Agustina Marchetti
Angola: ¿resurgiendo de las cenizas de la guerra?
Carla Morasso
Nigeria y Mozambique: desafíos emergentes
Jonuel Gonçalves
De economía emergente a la emergencia de la economía: los casos de Sudáfrica y Brasil
Diego Buffa
La necesidad de abandonar la máscara de la simplificación. Representaciones y dinámicas de los conflictos subsaharianos de Posguerra Fría
María del Pilar Bueno
El grupo africano en las negociaciones multilaterales climáticas recientes (2009-2016)
María José Becerra
La situación de la mujer en África: entre el activismo y la desigualdad
Maguemati Wabgou
Mujeres angoleñas y construcción de paz
Pablo César
El cine en África. La importancia de la cooperación Sur-Sur
CIPDH y Pierre Sané
Por una cooperación Sur-Sur enriquecedora e inclusiva

Newsletter