Medio ambiente y recursos naturales, responsabilidades con las generaciones futuras

Medio ambiente y recursos naturales, responsabilidades con las generaciones futuras

Por *Daniel Panario **Ofelia Gutiérrez

La responsabilidad con las generaciones futuras no se trata sólo de guardar algo de lo existente, sino de crear las condiciones para la creatividad futura y la libre elección. Esto implica no destruir información, ni permitir que eso ocurra sin siquiera conocerla, sea esta cultural, biológica, ecosistémica o geosistémica. En este escenario, una estrategia que pretenda ser eficaz debería prestigiar aquellos rubros libres de competencia en los grandes mercados
 
* UNCIEP, Instituto de Ecolog√≠a y Ciencias Ambientales, Facultad de Ciencias, Universidad de la Rep√ļblica, Uruguay. Instituto de Investigaciones Gino Germani (IIGG), Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, Argentina, **UNCIEP, Instituto de Ecolog√≠a y Ciencias Ambientales, Facultad de Ciencias, Universidad de la Rep√ļblica, Uruguay. Instituto de Investigaciones Gino Germani (IIGG), Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, Argentina


-A A +A
Estas ideas son parte del informe generado para el subproyecto Derecho de las Futuras Generaciones en materia económica, social y política (coordinado por H. Sejenovich), dentro del Proyecto Las Futuras Generaciones (FLACSO).

Las responsabilidades de las generaciones actuales en relaci√≥n con las futuras no deben ser reducidas a una concepci√≥n paternalista y como tal conservadora del mundo que habremos de legarles. Una postura cient√≠fica en torno al tema deber√≠a pasar necesariamente por la predicci√≥n de cu√°les elementos que hoy existen debemos preservar o crear las condiciones para que existan en el futuro, si es que a√ļn no existen, pero resultar√≠a deseable que las futuras generaciones pudieran optar por poseer. Dicho de otra forma, se trata no s√≥lo de guardar algo ‚Äďlo necesario‚Äď de lo existente, sino de crear las condiciones para la creatividad futura y la libre elecci√≥n. Ello trae aparejadas algunas preguntas tales como: de qu√© manera abrir hacia el futuro los grados de libertad, qu√© preservar, y qu√© cantidad preservar, o sea que no es s√≥lo un problema cualitativo (que ser√≠a relativamente de m√°s sencilla resoluci√≥n) sino un problema adem√°s cuantitativo.

La magnitud del espacio necesario para preservar a ultranza toda la información nos retrotrae con ligeras variantes a la posición inicial de preservar la totalidad de la biosfera, por lo que debemos estar dispuestos a perder información impertinente para una nueva situación del mundo, sea esta tecnológica, cultural o ecosistémica; o de lo contrario podríamos llegar a argumentar la necesidad de mantener (de forma forzada) a poblaciones humanas con todos los rasgos culturales primitivos que las caracterizan, como se desprende del enfoque de algunos antropólogos, con lo cual estaríamos dando fundamentos teóricos a una forma de apartheid.

Lo que las generaciones actuales no pueden es destruir informaci√≥n, ni permitir que eso ocurra sin siquiera conocerla, sea esta cultural, biol√≥gica, ecosist√©mica o geosist√©mica. Pero finalmente, ¬Ņqui√©n eval√ļa la informaci√≥n prescindible? Es obvio que la prescindibilidad de la informaci√≥n en muchos casos es dependiente de la cultura y que por lo tanto cada cultura deber√≠a contar con los medios necesarios para evaluar la informaci√≥n que le es pertinente por razones econ√≥micas, afectivas o religiosas.

Aquí surge entonces una de las mayores responsabilidades de las generaciones actuales, el permitir el desarrollo autónomo de cada cultura existente en el planeta atribuyéndole a cada una el mismo derecho y las mismas posibilidades de decidir sobre su ambiente. Condición necesaria para ello es el libre acceso a la tecnología existente, y libertad de opción de tecnologías, lo que a su vez requiere igualdad de oportunidades en hacer conocer la propia cultura y sus connotaciones, a través de una participación igualitaria en el acceso a los medios de comunicación.

En efecto, la comercializaci√≥n de la tecnolog√≠a y el acceso diferencial a los medios de comunicaci√≥n de masas tienden a difundir las tecnolog√≠as existentes en los pa√≠ses centro, que a√ļn se consideran la imagen objetivo de los perif√©ricos, confirmando una filosof√≠a positivista; en tanto las tecnolog√≠as generadas en los perif√©ricos, que por razones hist√≥ricas y geogr√°ficas se adaptan con menores modificaciones a estos, y producen menor n√ļmero de disfunciones en la relaciones naturaleza-sociedad, se difunden con lentitud y son consideradas obsoletas, a tal punto que suelen ser el punto de referencia en cualquier investigaci√≥n bajo el r√≥tulo de ‚Äútradicional‚ÄĚ, versus ‚Äúmejorada‚ÄĚ, nombre que invariablemente recibe la proveniente de los pa√≠ses centro.

La colonización de un paisaje geográfico por el hombre desde larga data, va generando por acumulación de trabajo y conocimientos obtenidos por prueba y error (o más modernamente por el avance científico) una estructuración del territorio en relación a su uso que tiende a responder a las necesidades humanas de acuerdo con la oferta ecosistémica.

Para que ello suceda debe haber una continuidad en las demandas de bienes y servicios, que permita generar la experiencia cultural necesaria para la generación de estos paisajes ordenados, siguiendo relaciones sociedad-naturaleza racionales y compatibles con la optimización de los recursos necesarios para su reproducción.

Tal construcción del paisaje permite una rápida readaptación del sistema a los cambios en las pautas de comportamiento social en relación a bienes y servicios en la medida que la sociedad en su evolución mantenga rasgos identificatorios de sí misma a través del tiempo.
En Am√©rica latina, la dependencia que ha existido con respecto a la demanda externa, en especial en lo referente a bienes de consumo directo como alimentos; los frecuentes cambios de las demandas de estos mercados por problemas del comercio mundial o ‚Äúmodas‚ÄĚ de los grandes centros consumidores, etc., han hecho que se modifique constantemente el destino de uso del territorio y con ello obsolezca toda la infraestructura, habilidades y conocimiento humanos creados para el uso anterior, mucho antes de su obsolescencia t√©cnica o evolutiva. Los paisajes latinoamericanos dan as√≠ una imagen de desorganizaci√≥n a la cual se asocia necesariamente una baja productividad del trabajo.

Recursos naturales

La problem√°tica de los recursos naturales suele ser dividida, tanto para su estudio como para delimitar jurisdicciones administrativas, en lo concerniente a renovables y no renovables.

En realidad esta distinci√≥n no es demasiado realista, al menos dentro del estilo de desarrollo dominante en Am√©rica latina. En efecto, la tasa de utilizaci√≥n de los denominados renovables en la actualidad es muy superior a su poder de regeneraci√≥n, y de mantenerse esta, es dable esperar una extinci√≥n de gran parte de los recursos que a√ļn no se han agotado en las primeras d√©cadas de este siglo; entre otras causas esto se debe a que los ciclos de producci√≥n capitalista pocas veces coinciden con los ciclos ecol√≥gicos, de donde la sobreexplotaci√≥n de los recursos renovables es una consecuencia previsible de tal desajuste. Los recursos denominados no renovables presentan para estos pa√≠ses un problema a√ļn m√°s crucial relacionado con la dependencia externa de los mismos.

La posici√≥n de los pa√≠ses desarrollados en torno a su explotaci√≥n ha sido expuesta en el modelo del MIT denominado World III y en ‚ÄúEl mundo en el a√Īo 2000. Informe al Presidente‚ÄĚ, entre otros documentos. En general son posiciones neomalthusianas, que prev√©n una crisis inminente en el abastecimiento de materias primas, de mantenerse las tendencias de la demanda.

Las empresas multinacionales, que controlan la mayoría de los stocks de los recursos, hacen sus propias proyecciones y pautan las tasas de extracción, siendo tipificables dos tipos de situaciones ocurridas a nivel de América latina. En ciertos países, en algunos casos se llegó al agotamiento de un recurso, pero lo más frecuente ha sido que la tecnología lo sustituya mucho antes de su agotamiento, o que fuertes inversiones incrementen las reservas conocidas; ambos casos redundaron en un brusco descenso de los precios; esto ha sucedido aun antes de que el país haya amortizado la inversión necesaria para su explotación o sustitución si es que no lo poseía.

Se pueden citar numerosos ejemplos de situaciones de ese tipo; entre ellos el caso del salitre en Chile, sustituido por fertilizantes sintéticos; el cobre, cuya paulatina sustitución por aluminio o fibras ópticas hace poco promisorio el futuro de este metal; la política de sustitución de petróleo por alcohol en Brasil, esfuerzo financiero difícilmente sustentable ante el alza de los insumos agropecuarios y la caída del precio internacional de los combustibles; etcétera.

Es de hacer notar que elementos minerales como el salitre de Chile u otras sustancias utilizadas como fertilizantes extra√≠das de los pa√≠ses del Tercer Mundo (fosforita de Marruecos, guano de Per√ļ, etc.) permitieron un incremento en la productividad agr√≠cola, que fue la base del desarrollo industrial que a la par que distanci√≥ a los pa√≠ses desarrollados de los que no lo eran, gener√≥ la tecnolog√≠a necesaria para sustituir algunas de estas fuentes y agotar otras.

La explotación de los recursos renovables y los no renovables en América latina ha conducido al desarrollo de las fuerzas productivas fuera del área, desarrollo que tiende a independizar a los países centro de los recursos que originaron su desarrollo. Al igual que el artesano sustituido por la máquina cuando ya no está en edad de obtener nuevas habilidades que le permitan subsistir, los países del Tercer Mundo quedan inermes cuando sus recursos naturales son sustituidos por otros que no poseen, o que son abundantes en todo el mundo (como el cuarzo).

En general los países productores no pudieron utilizar sus recursos para su propio desarrollo, sin embargo, la tecnología generada con el aporte en forma de patrimonio natural de los países pobres o de biotecnología en la domesticación de cultivares, es hoy propiedad privada de las empresas radicadas en los países ricos. De mantenerse este desequilibrio en las relaciones internacionales, es de prever que países que alcanzaron un cierto nivel de bienestar económico vean deteriorarse en forma difícilmente reversible sus economías.

Es probable que al descubrir sus pueblos la imposibilidad de alcanzar nuevamente el nivel de vida perdido dentro del estilo de desarrollo, se fortalezcan en ellos las posiciones de aquellos sectores de la población que propugnan cambios más o menos radicales del mismo. La consecuencia previsible es un enfrentamiento entre los sectores ligados por lazos económicos al estilo de desarrollo transnacional y los sectores que van siendo marginados del mismo, los que pueden sumarse o no, a la resistencia al sistema de los grupos tradicionalmente marginados como los pueblos indígenas, el campesinado y los pauperizados urbanos.

Estrategias de utilización de los recursos naturales

El panorama anteriormente expuesto muestra la gravedad de la situación en torno a la utilización de los recursos no renovables en relación a las generaciones futuras, y la dificultad de dar pautas para generar políticas independientes en materia de explotación de estos recursos que garanticen a las generaciones venideras una adecuada dotación de los mismos, acorde con necesidades que a todas luces resultan impredecibles. Sin embargo se pueden establecer algunos lineamientos a ser tenidos en cuenta para disminuir la incertidumbre producida por el control casi nulo que tienen los países subdesarrollados de la evolución de la tecnología dominante, y con ello, de las demandas de los recursos. Estos pueden ser resumidos en tres sugerencias:
1) Parte del producido por la extracción de un recurso minero debería ser invertido en la generación de una nueva fuente de riqueza que implique un desarrollo de las fuerzas productivas, y que en el mediano plazo pueda sustituir como fuente de obtención de satisfactores sociales.

2) Otra fuente de inversión prioritaria para el país poseedor de un recurso no renovable (en la medida en que las reservas lo justifiquen), es invertir en generar alternativas de utilización de ese recurso.

3) Finalmente, la mayor riqueza que puede legarse a las generaciones futuras, y que por lo tanto debería ser el objetivo primordial de inversión con el beneficio de la utilización de un recurso natural no renovable, es en educación, una educación que se base en la cultura propia y prepare al individuo a comprender, interpretar y ajustar para sí las pautas y valores provenientes de otras culturas e incluso relativizar las propias cuando resulten obsoletas en el marco de una nueva situación; o sea que permita la coevolución del educando y su ambiente incluyendo en él la información proveniente del resto del mundo.

Si bien resulta difícil aportar ejemplos de políticas como la propuesta en el numeral uno, existen algunos ejemplos (para recursos renovables y no renovables) del numeral dos, como la política que siguió el Secretariado Internacional de la Lana, que entre otras iniciativas generó tecnologías que han permitido mantener el mercado textil a precios razonablemente altos. En general las políticas que incentivan la generación de tecnologías con recursos abundantes en el Tercer Mundo, han mostrado tener un importante efecto multiplicador que trasciende la mera utilización del recurso. Así, la política de sustitución de combustible por alcohol en Brasil, si bien como se dijo anteriormente se ha convertido en una pesada carga económica al bajar el precio del petróleo, ha permitido al país una importante producción de maquinaria para su utilización y además vender tecnología para otros países con excedentes azucareros. En otros casos se ha intentado generar un desarrollo industrial a partir del excedente económico generado por la explotación de un recurso natural, a través de subsidios o políticas impositivas. Estas políticas, entre la que se cuenta la de sustitución de importaciones, la protección del mercado interno como base de sustentación de la exportación, etc., si bien produjeron un cierto desarrollo en los países que la practicaron con diferente modalidades a partir de la década de 1940 (llegando en algunos casos a desarrollar economías que se situaron entre las primeras del mundo), no fueron sostenibles en el largo plazo.

Existe una tendencia natural a explicar el fracaso de todo intento de escapar del subdesarrollo por la existencia de centros de poder imperialistas. Si bien estos centros son una traba real a cualquier intento de evoluci√≥n que se aparte del sistema, hist√≥ricamente no han impedido que otras naciones consiguieran entrar al estrecho c√≠rculo de los poderosos. De esta forma son tipificables distintas situaciones en Am√©rica latina donde han existido pa√≠ses que intentaron un desarrollo aut√≥nomo y fueron sojuzgados como Paraguay en la d√©cada de 1860. Pa√≠ses que sobre la base de transferencias de excedentes, desde el sector primario al secundario, lograron un fuerte desarrollo industrial como la Argentina y Uruguay en las d√©cadas de 1940 y 1950. Pa√≠ses que basaron su desarrollo en una asociaci√≥n de la burgues√≠a nacional con el capital transnacional, mediante ofrecerles ‚Äúpara√≠sos‚ÄĚ impositivos, y/o de libre de explotaci√≥n de la clase obrera, y/o libre contaminaci√≥n, y pa√≠ses que funcionaron como ‚Äúhaciendas‚ÄĚ de empresas transnacionales de la alimentaci√≥n, recibiendo el mote de ‚Äúrepubliquetas bananeras‚ÄĚ por el nivel de corrupci√≥n a que fueron sometidas sus administraciones para servir al capital transnacional, a partir de una mano de obra local de condiciones de vida inferior en algunos casos a la esclavitud. Lo com√ļn a todas estas alternativas ha sido su paulatina reunificaci√≥n en el subdesarrollo, con ligeras variantes en los niveles de vida de las grandes mayor√≠as, pero acompa√Īado de creciente inequidad social.

Dado que la ampliación de la brecha ha tendido a cerrar hacia el futuro la posibilidad de competir en demandas ya tradicionales, una estrategia capaz de insertar las economías regionales abriendo oportunidades a las generaciones futuras debería prestigiar aquellos rubros libres de competencia por el espectro de posibilidades (biotecnología), por ventajas comparativas difícilmente eliminables, o por inducción de demandas de productos tradicionales de la región, pero desconocidos en los grandes mercados. Esta política tiene el antecedente de haber sido aplicada con éxito por países del Commonwealth para colocar sus excedentes de carne ovina; no obstante en el caso de productos alimenticios ello tiene sus riesgos si las poblaciones locales deben competir por un producto con los grandes centros de consumo, como está ocurriendo con la quinoa, chia, etcétera.

A su vez, otra razón por la cual no se produjo el despegue se debió a que los esfuerzos exportadores se centraron solamente en satisfacer necesidades del mercado mundial, sin destinarse los recursos necesarios para mantener la competitividad de los rubros de exportación, ni prever generar productos distintos que satisfagan las demandas internacionales actualmente no cubiertas, como por ejemplo en la actualidad productos no contaminados, alimentos no transgénicos, etcétera.

Como dice Gilberto Gallop√≠n, ‚Äúlas prioridades de Investigaci√≥n y Desarrollo a nivel regional y nacional obviamente deber√°n surgir de la combinaci√≥n y compatibilizaci√≥n de necesidades, recursos y oportunidades, tomando en cuenta los factores sociales, econ√≥micos, pol√≠ticos, culturales y ambientales y, fundamentalmente, un proyecto social que enmarque y d√© sentido a la estrategia cient√≠fico-tecnol√≥gica‚ÄĚ.

En no pocos casos, desde el procesamiento hasta insumos o bienes de consumo terminados, implica acceder a una tecnolog√≠a no disponible en estos pa√≠ses ante el subdesarrollo o la inexistencia de un v√≠nculo entre la escasa investigaci√≥n cient√≠fica y la tecnolog√≠a. En los casos en que se ha importado la tecnolog√≠a, la misma suele obsolecer aun antes de que se haya amortizado la inversi√≥n, resultando imposible para el pa√≠s receptor readecuarla a las nuevas exigencias, por un problema de econom√≠a de escala y de relaci√≥n ciencia-tecnolog√≠a que tornan a esta √ļltima inaccesible para la mayor√≠a de los rubros en la casi totalidad de los pa√≠ses.

Oscar Marulanda opina que en ‚ÄúAm√©rica latina... los (recursos) no renovables se explotaron sin buscar como objetivo el establecimiento de industrias de transformaci√≥n ni de fomentar el desarrollo de especialidades locales diversificadas‚ÄĚ. Las tendencias actuales no permiten augurar que en el corto plazo estos pa√≠ses adopten masivamente pol√≠ticas como las propuestas; y los sectores m√°s progresistas de la sociedad luchan por obtener que al menos se procese industrialmente la materia prima, la cual en muchos casos es exportada en bruto, o a lo sumo purificada para hacer posible su transporte como el mineral de hierro o la madera.

Un análisis desapasionado de algunas de las causas que han tenido los fracasos de aquellas economías que estuvieron próximas de escapar del subdesarrollo y no lo consiguieron, es el no haber alcanzado la conciencia colectiva en torno a la importancia de un desarrollo armónico entre ciencia, tecnología, educación y oferta ambiental, como para que el crecimiento económico pudiera ser sostenible en el largo plazo. Así, las economías latinoamericanas más industrializadas son hoy las que presentan una crisis más aguda en términos relativos, si atendemos a las desigualdades sociales generadas y su consecuencia en forma de violencia social.

De mantenerse estas tendencias relacionadas no sólo con la dependencia externa en lo económico; sino también con políticas pendulares que responden alternativamente a distintos intereses aun dentro de las clases dominantes que han sido históricamente las depositarias del poder, las generaciones futuras no habrán de recibir ni siquiera los frutos del trabajo de las actuales, ni como habilidades transmitidas, ni como obras concretas, es decir, como estructuras pertinentes sobre las cuales continuar edificando el desarrollo.

<
>


DESCARGAR - VER
N¬ļ 74: PODER Y COMUNICACI√ďN


DESCARGAR - VER
N¬ļ 73: ELITES


DESCARGAR - VER
N¬ļ 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
N¬ļ 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
N¬ļ 70: Salud


DESCARGAR - VER
N¬ļ 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
N¬ļ 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
N¬ļ 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
N¬ļ 66: La Educaci√≥n de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
N¬ļ 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
N¬ļ 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
N¬ļ 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
N¬ļ 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
N¬ļ 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
N¬ļ 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
N¬ļ 59: La Responsabilizaci√≥n en la gesti√≥n p√ļblica


DESCARGAR - VER
N¬ļ 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
N¬ļ 57: √ĀFRICA


DESCARGAR - VER
N¬ļ 56: ASIA


DESCARGAR - VER
N¬ļ 55: Econom√≠a Internacional


DESCARGAR - VER
N¬ļ 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
N¬ļ 53: N¬ļ 53


DESCARGAR - VER
N¬ļ 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
N¬ļ 51: Juventud


DESCARGAR - VER
N¬ļ 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
N¬ļ 49: Libertad de expresi√≥n


DESCARGAR - VER
N¬ļ 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
N¬ļ 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
N¬ļ 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
N¬ļ 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
N¬ļ 44: EE.UU. y Am√©rica Latina


DESCARGAR - VER
N¬ļ 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
N¬ļ 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
N¬ļ 41: Salud


DESCARGAR - VER
N¬ļ 40: Internet y Nuevas Tecnolog√≠as


DESCARGAR - VER
N¬ļ 39: Internet y Nuevas Tecnolog√≠as


DESCARGAR - VER
N¬ļ 38: Econom√¨a Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
N¬ļ 37: econom√≠a social


DESCARGAR - VER
N¬ļ 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
N¬ļ 35: C√≥rdoba


DESCARGAR - VER
N¬ļ 34: Control Social


DESCARGAR - VER
N¬ļ 33: Educaci√≥n Superior


DESCARGAR - VER
N¬ļ 32: G√©nero


DESCARGAR - VER
N¬ļ 31: 30 a√Īos de democracia


DESCARGAR - VER
N¬ļ 30: Justicia


DESCARGAR - VER
N¬ļ 29: Desaf√≠os culturales


DESCARGAR - VER
N¬ļ 28: Econom√≠as Regionales


DESCARGAR - VER
N¬ļ 27: Econom√≠as Regionales


DESCARGAR - VER
N¬ļ 26: N¬ļ 26


DESCARGAR - VER
N¬ļ 25: pueblos ind√≠genas


DESCARGAR - VER
N¬ļ 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
N¬ļ 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
N¬ļ 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
N¬ļ 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
N¬ļ 20: AGUA


DESCARGAR - VER
N¬ļ 19: Integraci√≥n Regional


DESCARGAR - VER
N¬ļ 18: Estado II


DESCARGAR - VER
N¬ļ 17: Estado I


DESCARGAR - VER
N¬ļ 16: Industria


DESCARGAR - VER
N¬ļ 15: Seguridad democr√°tica


DESCARGAR - VER
N¬ļ 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
N¬ļ 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
N¬ļ 12: Agroganader√≠a


DESCARGAR - VER
N¬ļ 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
N¬ļ 10: Energ√≠a


DESCARGAR - VER
N¬ļ 9: Transporte


DESCARGAR - VER
N¬ļ 8: Ciencia y tecnolog√≠a


DESCARGAR - VER
N¬ļ 7: Salud


DESCARGAR - VER
N¬ļ 6: Empleo


DESCARGAR - VER
N¬ļ 5: H√°bitat y vivienda


DESCARGAR - VER
N¬ļ 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
N¬ļ 3: Educaci√≥n


DESCARGAR - VER
N¬ļ 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
N¬ļ 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix N¬ļ 43
Voces de la Tierra

Desarrollo y Medio Ambiente

Art√≠culos de este n√ļmero

Héctor Sejenovich
Metodologías, instrumentos y conceptos para un desarrollo sustentable y socialmente justo
Antolín Magallanes
La cuenca Matanza-Riachuelo. El desaf√≠o del saneamiento tras 200 a√Īos de contaminaci√≥n y olvido
Bernardo Kliksberg
Participación en salud. Anotaciones estratégicas
B√°rbara Hogenboom, Michiel Baud, Fabio de Castro y Mariana Walter
La gobernanza ambiental en América latina. Mapeando miradas, dinámicas y experiencias
Antonio De Lisio
IIRSA: mucho de pasado desarrollista y poco de futuro sustentable
Nicolo Gligo V.
Estilos de desarrollo y medio ambiente en América latina: un análisis retrospectivo
Julio Carrizosa Uma√Īa
Planificación y recursos naturales desde el ambientalismo complejo
Walter Alberto Pengue
Recursos naturales, metabolismo social y desarrollo
Joan Martínez Alier
Algunas relaciones entre la Economía Ecológica y la Ecología Política
Daniel Panario Ofelia Gutiérrez
Medio ambiente y recursos naturales, responsabilidades con las generaciones futuras
Ofelia Gutiérrez Daniel Panario
Avanzando sobre el ambiente… Asentamientos humanos (urbanos)
Ofelia Gutiérrez Daniel Panario
Uso actual (o abuso) de los recursos naturales. Algunas reflexiones pensando en las generaciones futuras
Mina Kleiche-Dray
Contribución y limites del programa colonialidad/descolonialidad en el análisis de los saberes tradicionales
Guillermo Castro H.
La economía verde en el camino hacia el desarrollo sostenible
Cristian Parker G.
Sobre patrones de consumo, transición energética y ecodesarrollo en América latina
Susana Finquelievich
Pol√≠ticas p√ļblicas para la sociedad de la informaci√≥n en Am√©rica latina: sus contribuciones al desarrollo
Susana Castrogiovanni
Una mirada desde lo local sobre los residuos sólidos urbanos
Silvina Corbetta
Pensamiento ambiental latinoamericano y Educación Ambiental
Marcelo Somenson
Hacia una infraestructura sustentable
Marcela B. Colombo
Relatos de una tragedia anunciada
Eloísa Tréllez Solís
Educación ambiental comunitaria, participación y planificación prospectiva
Gloria Baigorrotegui
El inasible futuro de nuestros días. Localidad, medioambiente y experticia

Newsletter