Los Objetivos de Desarrollo del Milenio: muy lejos de los derechos de las mujeres

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio: muy lejos de los derechos de las mujeres

Por MarĂ­a Elena Barbagelata

A un año de la fecha lĂ­mite para lograr los objetivos de desarrollo humano comprometidos, estamos aĂșn muy lejos de alcanzar la meta propuesta. El silencio que se guarda al respecto constituye una afrenta a los derechos civiles, econĂłmicos, culturales y polĂ­ticos, consolidando la desigualdad estructural y la discriminaciĂłn en razĂłn de gĂ©nero. Un acercamiento a este problema.
 
Abogada. Ex diputada nacional por el Partido Socialista. Ex directora general de la Mujer de la CABA. Ex constituyente de la CABA. Directora de la ComisiĂłn de los Derechos de la Mujer de la FederaciĂłn Argentina de Colegios de Abogados (F.A.C.A.)


-A A +A

El inicio del siglo XXI concitó el interés y la esperanza de la comunidad internacional por lograr mayores niveles de igualdad y equidad de género, dejando atrås un siglo que se caracterizó por obtener muchos avances en esta materia, aunque persisten serias violaciones a los derechos humanos de las mujeres y lentos avances en la realidad social que desdibujan los logros alcanzados en materia legislativa.

AsĂ­, en el año 2000 se anunciaron varios objetivos para el comienzo del milenio, que nuestro paĂ­s asumiĂł comprometiĂ©ndose a implementar polĂ­ticas definidas como claves para el desarrollo humano para el año 2015. Estamos muy cerca de esa fecha y aĂșn muy lejos de los objetivos propuestos: promover una mayor equidad de gĂ©nero mediante una mejor participaciĂłn econĂłmica de la mujer, reducir la brecha salarial entre varones y mujeres (meta 8) y mejorar la salud materna reduciendo en 2/3 la tasa de mortalidad materna y en un 20% la desigualdad que dicha tasa experimente entre las provincias (meta 6).

Estas metas siguen constituyendo un desafĂ­o silenciado y ausente en la agenda pĂșblica.
En materia de salud, los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres constituyen una clara demanda insatisfecha no sólo a nivel nacional sino provincial, extremo que deviene por demås importante por cuanto la salud es una competencia de nivel provincial y ello genera mucha disparidad entre regiones, cuyos índices se asemejan mås a los del continente africano que al de los países mås adelantados en materia de salud de la propia América latina (como Uruguay, Cuba o Chile). La mortalidad materna estå estancada alrededor de 44 x 100.000 n.v., es decir que 331 mujeres por año pierden su vida. El Objetivo del Milenio compromete a llegar a una tasa de 2/3 inferior, pero a este ritmo la RMM para el año 2015 llegarå a un nivel de 42,9 x 100.000 n.v., cercano a 3,3 veces superior a la comprometida por nuestro país. El aborto es la primera causa de mortalidad materna y también la primera causa de egreso de las maternidades luego del parto. Se estima que se practican 500.000 abortos por año.

Por otra parte, el embarazo adolescente registra tasas similares a las mås altas de América latina. Las leyes de salud reproductiva se cumplen en forma irregular y deficitaria y muchas provincias directamente no implementan las leyes de educación sexual.

Se han registrado avances importantes en el ĂĄmbito judicial, donde la Corte Suprema de Justicia de la NaciĂłn, en un histĂłrico fallo del año 2012 (Caso F.AL 13.3.2012), se pronunciĂł sobre la no punibilidad de la mujer violada que decide interrumpir su embarazo, exigiendo la elaboraciĂłn de un protocolo mĂ©dico o guĂ­a de actuaciĂłn que asegure el ejercicio de este derecho. No obstante, la mitad de las provincias no tiene aĂșn dictado el protocolo para que los servicios de salud garanticen la realizaciĂłn de las prĂĄcticas correspondientes.

El reciente anteproyecto de reforma del Código Penal presentado al Poder Ejecutivo nacional el 13 de febrero de 2014, no incluyó el tema del delito de aborto, aunque contradictoriamente incorporó dos nuevas figuras que penan el aborto culposo y la lesión al feto dolosa y culposa. Como miembro de la comisión he manifestado mi total desacuerdo a incorporar mayor punición en estos temas, y por el contrario, he acompañado una propuesta que amplía las causas de aborto no punible, posibilitando a la mujer decidir sobre la continuidad o interrupción de su embarazo en las primeras semanas de gestación sin que ello configure delito ni pueda ser penada.

El otro campo que deseo señalar por su importancia e impacto en la calidad de vida de las mujeres es el laboral. Las mujeres siguen siendo el colectivo que ocupa mayoritariamente los sectores informales con mĂĄs baja remuneraciĂłn y calificaciĂłn. Son pocas las que ocupan altos cargos de responsabilidad empresaria. La brecha salarial no ha disminuido. Entre los desocupados las mujeres revisten los mĂĄs altos Ă­ndices y en las crisis son las primeras afectadas. SegĂșn datos recientes del Indec, las mujeres ganan $ 3.501 por mes mientras los varones ganan $ 4.699. ÂĄUna brecha del 34%! Trabajan 31,45 horas frente a 42,29 de los varones.

Excede el marco de esta publicaciĂłn el anĂĄlisis exhaustivo de todas estas variables de desigualdad, pero quiero señalar por su gravedad que en los relevamientos recientes (Observatorio Deuda Social, UCA) se ha puesto de manifiesto que en 2012 la tasa de desocupaciĂłn de los jĂłvenes entre 18 y 24 años fue de 21,9, la cual triplicĂł la de la poblaciĂłn de 25 años y mĂĄs, que fue del 7,3. Para ambos grupos de edad, la desocupaciĂłn registrĂł gran disparidad segĂșn el sexo, siempre en contra de las mujeres. Para las mujeres entre 18 y 24 años la tasa de desocupaciĂłn fue de 31,6 mientras que para los varones fue del 16,3. Para los mayores de 24 años la diferencia fue de 10,6 para mujeres y 4,8 para varones.

Se necesitan activas políticas de empleo con perspectiva de género y que capaciten y empoderen a las mujeres para ocupar puestos no tradicionales. No hay políticas en este sentido y, por el contrario, los planes de empleo muchas veces refuerzan el rol estereotipado que se les asigna a las mujeres, ligado a las tareas de cuidado, que ademås no son adecuadamente valoradas.

Se requieren, por tanto, proyectos que tengan una mirada mĂĄs amplia y que abarquen la modificaciĂłn cultural de los roles tradicionales para que mujeres y varones puedan compartir las responsabilidades de cuidado familiares; sin ello tampoco serĂĄ viable insertar a las mujeres en el mercado laboral en igualdad de condiciones con los varones, por mĂĄs que tengan amplias credenciales educativas.

Debemos tomar conciencia de que estamos muy lejos de cumplir las metas del milenio, aun en estos objetivos esenciales para un desarrollo humano en igualdad. El silencio que se guarda al respecto constituye una afrenta a los derechos civiles, económicos, culturales y políticos, consolidando la desigualdad estructural y la discriminación en razón de género.

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
NÂș 73: ELITES


DESCARGAR - VER
NÂș 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
NÂș 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
NÂș 70: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
NÂș 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
NÂș 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
NÂș 66: La EducaciĂłn de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
NÂș 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
NÂș 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
NÂș 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
NÂș 59: La ResponsabilizaciĂłn en la gestiĂłn pĂșblica


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 32
Magnolias de acero

GĂ©nero

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Dora Barrancos
Los caminos del feminismo en la Argentina: historia y derivas
Diana MaffĂ­a
GĂ©neros, identidades y familias diversas. DesafĂ­os al derecho a la igualdad
MĂłnica Pinto
Las mujeres en la UBA
Flavio Rapisardi
Articulaciones, política e historia: del género de Lanteri al género de Evita
Alejandro Kaufman
Animales sueltos
AĂ­da Kemelmajer de Carlucci
La violencia contra la mujer en la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos
MarĂ­a Laura GarrigĂłs de RĂ©bori
El derecho penal: vĂ­ctimas y victimarias
Nelly Minyersky Lily Rosa Flah
AutonomĂ­a y derechos reproductivos de la mujer. Proceso gestacional y embriĂłn
Sandra Fodor
ÂżFemicidio o feminicidio?
Marcela Iellimo
La trata de personas: un anålisis desde la perspectiva de género y los derechos humanos
Nilda Garré
La seguridad ciudadana en clave de género
Malena Derdoy
Gobierno civil y políticas de género en el åmbito de la Defensa. Un anålisis sobre las reformas
MarĂ­a Elena Naddeo
Avances y retrocesos de los derechos de las mujeres en la Ciudad de Buenos Aires. Desde una legislaciĂłn pionera a una contradictoria realidad
Marisa Gram
La niña, la casa, el género
MarĂ­a Elena Barbagelata
Los Objetivos de Desarrollo del Milenio: muy lejos de los derechos de las mujeres
Monique Thiteux Altschul
Redes de comunicación feminista. El género y el acceso a la información
Martha I. Rosenberg Elsa L. Schvartzman
La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. La lucha por el derecho al aborto: una deuda de la democracia
Nina Brugo MarcĂł
Historia sobre los Encuentros Nacionales de Mujeres
MarĂ­a Florencia Natale
El acuerdo como instrumento fundamental para la lucha contra la inequidad

Newsletter