Las deudas de la democracia con el medio ambiente

Las deudas de la democracia con el medio ambiente

Por Héctor Sejenovich

No puede existir un ambiente limpio en la pobreza y la indigencia. De allí que la justicia ambiental no pueda ser pensada separada de la justicia social. Si tenemos en cuenta de dónde venimos y hacia dónde vamos como sociedad, nos encontramos ante una encrucijada: o cambiamos nuestra forma de consumir, o nunca podremos alcanzar la equidad social, pagando además con la degradación ambiental definitiva.

‚Äú¬°Con la Democracia se cura, se come, se educa!‚ÄĚ
Ra√ļl Alfons√≠n

 
Profesor titular de Ciencias Sociales y Ambiente de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y profesor titular de Economía Internacional y Desarrollo de la UNLU


-A A +A

Una inmensa promesa de plenitud nos embargaba en 1983, creando un clima propicio para nuestra vuelta despu√©s de la noche del √©xodo y el exilio. No importaba ni se evaluaba las reales posibilidades que tendr√≠amos en nuestra subsistencia. Era nuestro pa√≠s que reviv√≠a, hab√≠a que estar y todo ser√≠a posible, incluso la realizaci√≥n de muchos sue√Īos de quimeras sociales y ambientales frustradas. La democracia nos dar√≠a el h√°bitat natural y social propicio para nuestra reinserci√≥n y florecimiento revivificante. Una democracia que se nos presentaba renovada, y seductora. √Čramos conscientes de que no la hab√≠amos sabido valorar ni cuidar, pero ahora se nos presentaba como uno de nuestros m√°s grandes tesoros. Y gozamos de lo que ella nos daba; la posibilidad de expresar nuestras ideas y permitir nuestras acciones. Incluso estuvimos dispuestos a luchar por su permanencia cuando peligraba, en una plaza llena, donde sufrimos luego la afrenta de la ‚Äúobediencia debida‚ÄĚ. No pocos logros fueron festejados, militares presos, procesos decididos y presencia de los desaparecidos. Podr√≠amos decir que con la democracia nos curamos, comimos, y nos educamos en parte. Pero nuestros ideales de justicia se fueron postergando. La pobreza, la postergaci√≥n y el deterioro ambiental aparecieron y se mantuvieron desafiantes. Los trabajadores, perdedores de la puja distributiva, se inscrib√≠an en las crecientes deudas que la joven y din√°mica democracia no pod√≠a sino acumular. El pago de una inmensa y fraudulenta deuda, no habiendo logrado la solidaridad internacional para una acci√≥n de enfrentamiento externo, generaba penurias, carencias y demandas de la poblaci√≥n. La crisis inexorable del sistema econ√≥mico social/ambiental reiteraba su presencia, por sobre cualquier entusiasmo de cambio. La infraestructura de las ciudades y del pa√≠s mostraba la despreocupaci√≥n de a√Īos de falta de cuidado por la salud del h√°bitat. Las inundaciones tambi√©n mostraban sus efectos negativos irrumpiendo el agua en el territorio de las cuencas que le correspond√≠a y que el avance de la construcci√≥n impulsada por una inescrupulosa renta urbana rural pretend√≠a desplazar o ignorar. A su vez, las basuras urbanas contaminaban el ambiente y no se lograba un manejo integral de las mismas. Los temas ambientales mostraban su significaci√≥n pero su manejo y consideraci√≥n no lograban constituir un sistema al que deb√≠a atenderse de la misma forma ‚Äďrecordamos como hechos altamente positivos que algunos importantes militares fueron presos‚Äď.

Varios aspectos se acercaron a una justicia ambiental en consonancia con una mayor conciencia de nuestro pueblo que fue incorporando las demandas ambientales a su preocupaci√≥n y reclamos. Nuestra visi√≥n de un ambiente sano fue y es m√°s amplia y ambiciosa. Supera la tajante separaci√≥n sociedad / naturaleza y ya plantea la indisoluble unidad de estas dos categor√≠as. No hay entonces un ambiente limpio en la pobreza y la indigencia. Una mejor calidad de vida humana y natural es la aspiraci√≥n que resurge por sobre nuestros avances y retrocesos. La sustentabilidad ecol√≥gica, econ√≥mica y social solo puede existir con una articulaci√≥n de estos niveles. Lo ecol√≥gico nos permitir√≠a mantener nuestros recursos aprovechando su diversidad al ritmo de sus crecimientos, utilizar todas sus ofertas de elementos para satisfacer las mas variadas demandas, lo econ√≥mico se debe hacer cargo de los costos que significa un uso de la naturaleza no destructivo realizando todas las tareas necesarias, incluyendo las de la investigaci√≥n de las grandes potencialidades, muchas veces dormidas de nuestros recursos. Y tambi√©n benefici√°ndose de ese manejo integral que significa muchas otras materias primas de la flora, de la fauna, del agua, del paisaje, que puede dar ocupaci√≥n e ingreso a personas y peque√Īas empresas. Y lo sociocultural que permite la participaci√≥n de la poblaci√≥n, la satisfacci√≥n de sus necesidades, y la conformaci√≥n de un h√°bitat para una mejor calidad de vida.

Siempre fuimos conscientes de que la Argentina presenta una gran riqueza de recursos naturales y h√°bitats para la actividad humana. Su significativa variaci√≥n latitudinal y altitudinal permite generar una gran diversidad de ecosistemas. La mayor parte del territorio corresponde a los climas √°rido y semi√°rido, registr√°ndose en esas √°reas insuficiencia de agua, mientras que en la Mesopotamia y la Pampa H√ļmeda presenta excedentes h√≠dricos. Pero las relaciones sociales no permit√≠an un aprovechamiento de sus potencialidades incurriendo en degradaciones y desaprovechamientos. Los recursos naturales muchas veces jugaron solo como oferente de una demanda elaborada en base a estrategias de desarrollo que no ten√≠an en cuenta las reales potencialidades de nuestros recursos naturales. Por eso fue permanente la necesidad de movilizar todo el potencial productivo asegurando los criterios de sustentabilidad.

En estos √ļltimos a√Īos ha existido una creciente conciencia ambiental y los diferentes niveles gubernamentales han desarrollado acciones en diversos campos. En especial en la regulaci√≥n ambiental, en la educaci√≥n ambiental, en proyectos espec√≠ficos donde se incluyen consideraciones ambientales, en elaboraci√≥n de propuestas alternativas a proyectos no sustentables, etc. Podr√≠amos hacer referencia a eventos que se√Īalan avances parciales, algunos de ellos frustrados, como los siguientes:

1) La protección de glaciares. Es de una gran importancia su consideración, que llevó a una ley general de significación que movilizó a la población en torno a su sanción. Como cabecera de cuencas hidrográficas es de fundamental importancia su mantenimiento y respeto. Ello permitía limitar la destrucción generada por la gran minería. Sin embargo, no se desarrollaron todavía los pasos necesarios para la evaluación de los glaciares y su adecuada protección. Se mantiene la vigilancia popular para evitar el deterioro con que amenaza la actividad minera a cielo abierto.

2) Una situación en parte similar la presenta el avance que la actividad minera tiene en Esquel, donde el pueblo dio una singular batalla y ganó a través de una elección, revirtiendo toda la tendencia gubernamental para apoyar la destrucción que vendría por la actividad minera. También en este caso la vigilancia popular intenta evitar el restablecimiento de la continuidad de la actividad minera.

3) La cuenca Matanza Riachuelo merece ser destacada por un logro de singular importancia, aunque parcial y limitado. Por la acción decidida del Poder Judicial y la aceptación del Ejecutivo se obligó a este poder a sanear el Riachuelo al encontrarlo culpable de la contaminación generada y sus efectos sobre la enfermedad de la población (causa Mendoza). Se constituyó un ente intergubernamental Provincia/Ciudad/Nación que articuló la participación en un caso de colaboración inédito. Muchos son los elementos que pueden ser criticables, pero ello no desdice el hecho de que ya existen cambios concretos en la limpieza creciente del Riachuelo, en fábricas sancionadas, en fábricas reconvertidas, en personas trasladadas, en limpieza de muchas zonas, en el mejoramiento de la atención de la salud, en la valorización del patrimonio cultural, en el desarrollo de un ecoturismo, etc. Este triunfo parcial nos está determinando los déficits existentes en otras zonas, como el Reconquista, el Luján, la cuenca del Delta y otras regiones donde podría generarse una acción similar.

4) La acci√≥n con motivo de la instalaci√≥n de una pastera en la ciudad de Fray Bentos y las protestas del pueblo argentino y algunos uruguayos solidarios para evitar este proceso que contamin√≥ decisivamente la costa del r√≠o Uruguay. Los movimientos socioambientales lograron movilizar a trav√©s de una acci√≥n de varios a√Īos a un sector importante de la poblaci√≥n a trav√©s de una protesta que lleg√≥ a convocar en un acto a 150.000 personas en el puente binacional. La protesta abarc√≥ todos los caminos legales, e incluso algunas medidas semilegales como el bloqueo de paso internacional durante varios a√Īos. El apoyo de la provincia, de todos los poderes de los municipios y de todos los sectores de la poblaci√≥n no fue efectivo para impedir que uno de los mayores monopolios de producci√≥n de pasta de celulosa a nivel mundial se instalara y contaminara la zona del r√≠o Uruguay. Incluso se acudi√≥ a La Haya, donde en un vergonzoso fallo se dictamin√≥ que no estaba comprobada la contaminaci√≥n que efectivamente se concret√≥ r√°pidamente. Fue una demostraci√≥n de la omnipotencia del capital internacional y de la genuflexi√≥n de las autoridades, con pocas honrosas excepciones, que al principio apoyaron a la poblaci√≥n y luego llegaron a poner presos a los manifestantes que a√ļn hoy tienen procesos legales en su contra. No se puede decir que fuimos derrotados los ambientalistas, ya que desde entonces en todas las ciudades del pa√≠s e incluso del Uruguay hay asambleas ambientales que tratan estos temas y funcionan democr√°ticamente.

5) Otra grave situación se expresó en las luchas para evitar la aparición y difusión de la soja transgénica. Aquí el poder de agresión y destrucción hacia el hombre y los ecosistemas que representa Monsanto mostró su rostro más grave. Los agricultores perdieron la propiedad de las semillas y ahora tienen que pagar por su uso. La contaminación de los campos se extiende al aire en las poblaciones contiguas dando lugar a una red de médicos que luchan por la salud de los pueblos fumigados. Los cultivos de trigo y el ganado fueron desplazados y nuestras tierras altamente contaminadas por el glifosato. Como contrapartida se generó una renta agraria inmensa que posicionó al complejo productivo sojero como la principal fuente de nuestras exportaciones y uno de los sostenedores del gasto social al mismo tiempo que expulsó población rural y generó una alta dependencia. Los fondos del Estado se vieron incrementados sustancialmente no empleándose los mismos en el mantenimiento de la salud de los campos, sino en planes sociales de diferente tipo y seguramente en otros destinos que desconocemos. La actividad tambera se vio altamente afectada en forma negativa, así como la carne pasó a ser abastecida en gran proporción por vacunos criados con hacinamiento. Restituir un equilibrio entre la actividad ganadera, sojera y triguera es una inmensa deuda que debe saldarse con el ordenamiento ambiental del territorio.

6) La activad minera a cielo abierto se erige como una amenaza especialmente por la destrucción de la cuencas hidrográficas. Los innumerables proyectos que ya se programan así lo demuestran. Sin un ordenamiento no sabemos cuánto se produce, cuánto se destruye y qué conflictos se generan. Solo se va generando el ambiente propicio para que estalle cualquier proceso alejado de un gobernanza equilibrada y justa. Las regalías, fijadas por ínfimos porcentajes declarados por los propios interesados, son demostraciones de que el poder del Estado ha sido cedido a los grandes consorcios internacionales y que resulta necesario rescatarlo.

7) La actividad petrolera puede abastecer buena parte de nuestra matriz energ√©tica pero no paga los costos ambientales en que incurre. Al mismo tiempo se desinteresa por otros recursos que puede movilizar y los mantiene desaprovechados en las grandes √°reas que ocupan. Cuando agotan los pozos se desplazan afectando los lugares sin compensar ni remediar debidamente. Es necesario se√Īalar cu√°les son sus pasivos ambientales para que no se vuelvan a generar y para que se encarguen de su limpieza.

8) Si bien los logros de la democracia nos permiten hablar sin censuras, nuestros idearios ambientales nos recuerdan en no pocas ocasiones que los g√©rmenes de la violencia no han desaparecido y se encuentran all√≠, junto a nosotros, para cuando sea necesario actuar. As√≠ podemos se√Īalar que son deudas reales que debemos saldar para lograr avanzar hacia una democracia m√°s plena y m√°s libre. Un claro ejemplo fue la destrucci√≥n y anulaci√≥n de la distribuci√≥n de manuales sobre educaci√≥n ambiental para todas las provincias porque conten√≠an conceptos cr√≠ticos con la destrucci√≥n que genera la miner√≠a a cielo abierto. Fueron decenas de miles de p√°ginas destruidas. En ellas se transmit√≠a la concepci√≥n integral de educaci√≥n ambiental formulada por nuestra compa√Īera Elo√≠sa Trellez, experta en ense√Īanza ambiental, y que me ha parecido conveniente citar en este art√≠culo como repudio a la quema moderna de libros. All√≠ pod√≠a leerse que ‚Äúadem√°s de las diversas definiciones existentes, la educaci√≥n ambiental puede comprenderse como un proceso que:

* Es altamente dinamizador y esencialmente participativo.
* Se centra en las relaciones din√°micas entre la sociedad y la naturaleza.
* Busca conservar la naturaleza y revalorar las culturas.
* Subraya la importancia de una relación positiva entre intelecto y emoción.
* Combina saberes ancestrales y académicos.
* Se orienta a la reflexión para la acción creativa.
* Aporta a la construcción de un mundo más justo y equitativo.
* Ofrece elementos para la construcción del saber ambiental.
* Se sustenta en bases éticas y de valoración de las culturas.
* Busca mejorar la autoestima de las poblaciones y recuperar sus identidades.
* Plantea avanzar hacia la construcción de una vida nueva, autogestionaria y libre, para todos los seres humanos en comunión con la naturaleza.

La educaci√≥n ambiental, en su enfoque comunitario, adicionalmente, debe cumplir varios requisitos fundamentales: es una educaci√≥n con/junto con la comunidad y eminentemente participativa; busca compartir (no impartir) conocimientos; es un proceso interdisciplinario, hacia el pensamiento complejo; es una educaci√≥n integradora, multi-tem√°tica y te√≥rico-pr√°ctica, hacia el pensamiento cr√≠tico y la acci√≥n; busca la construcci√≥n colectiva del conocimiento, y se orienta al dise√Īo y la construcci√≥n conjunta de futuros alternativos‚ÄĚ.

9) Los indicadores del desarrollo claramente no incluyen ning√ļn se√Īalamiento de los recursos naturales. Hemos elaborado un m√©todo de Cuentas Patrimoniales que nos permite su evaluaci√≥n ecol√≥gica-econ√≥mica.
Se puede mostrar como positivo que se lleg√≥ con un proyecto de ley sobre el tema a la votaci√≥n afirmativa de todos los bloques pol√≠ticos y con apoyo de todas las ONG y universidades en la Comisi√≥n de Recursos Naturales de la C√°mara de Diputados de la Naci√≥n. Ese proyecto sobre Cuentas Patrimoniales pretend√≠a estimar el patrimonio de los recursos naturales a niveles f√≠sico y monetario (considerando los costos de manejo) para saber cu√°nto tenemos, cu√°nto podemos utilizar sin destruir, c√≥mo hacerlo, y cu√°l es el costo de hacerlo. Lamentablemente luego perdi√≥ estado parlamentario, pero nos se√Īala un camino positivo a transitar.

10) Se realizó un importante esfuerzo manteniendo los parques nacionales, pero sin embargo no se los analizó económicamente para mostrar los beneficios de todo tipo que generan los bienes y servicios ambientales. Si se estimaran los mismos, considerando que muchos parques se encuentran en la cabeceras de las cuencas hidrográficas, se podría comprobar la alta importancia de los mismos y se consideraría que los gastos que se están realizando para solventar su mantenimiento son inversiones que redundan en mantener el capital natural y en este sentido es una inversión con alto grado de retorno. Este es solo un reforzamiento economicista, pero el deber de un país es mantener sus bienes naturales para lograr un desarrollo sustentable.

11) Uso integral del agua y su regulaci√≥n. Nuestro pa√≠s tiene inundaciones y sequ√≠as. De existir un plan h√≠drico que tenga vigencia nacional se podr√≠an regular estos excesos y falencias. Asimismo se podr√≠a avanzar en un uso integral del agua, que puede al mismo tiempo servir para m√ļltiples actividades y necesidades. Para ello se requiere conocer nuestro patrimonio y cuantificarlo ecol√≥gica y monetariamente.
Sobre este punto se llevó a cabo un intento de elaborar estos estudios con el objetivo de estimar las cuentas patrimoniales a través del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) y el Ministerio de Economía. Se realizó una importante labor con el Consejo Federal de Medio Ambiente pero luego solo se pudo concretar en cinco provincias escogidas en zonas demostrativas ya que no pudo reunirse el presupuesto para su implementación. Se estimaba que se podían generar no menos de 1.200 proyectos nuevos que darían una gran ocupación de nuevos recursos naturales.

12) Se realizaron estudios de fuentes nuevas y renovables de energía y se avanzó en la elaboración de una nueva matriz energética. Si bien no se completaron los estudios, es fundamental hacerlo ya que nos permitirá fijar las bases para una planificación energética que falta en nuestro país.

13) Se avanzó en la estimación de los diferentes aspectos de cambio climático y en las medidas de adaptación a los mismos. Queda como déficit muy grande una política que puede alentar la adopción de acciones coherentes con los cambios necesarios.

14) Evaluación de los nuevos sectores que generan compensaciones ambientales. Se evaluó la industria del medio ambiente, mostrando el importante desarrollo que la misma tiene.

15) La agroecología o agricultura orgánica nos ha demostrado en estos períodos un gran auge. No ha contado con el suficiente apoyo aunque han existido planes en tal sentido.Bajo toda consideración, esta es una deuda importante que debemos pagar para mostrar alternativas de agricultura más cercana a la salud y al mejoramiento de los suelos.

Quisiera hacer una menci√≥n especial a que en el final del per√≠odo analizado sucedi√≥ un hecho destacable. Se trata de la reciente enc√≠clica papal, sin duda un llamado extraordinario que intenta lograr concientizar a los diferentes sectores de la poblaci√≥n para hacer frente al deterioro ambiental mundial. Este llamado se extiende a todas las creencias, a distintos niveles de decisi√≥n, a efectos de generar un inmenso movimiento de opini√≥n y de acci√≥n para que la humanidad entera acelere los pasos que le permitan detener el deterioro ambiental, en especial aquel derivado del cambio clim√°tico. Ya los motivos de la gravedad de la situaci√≥n est√°n suficientemente fundamentados pero quiz√° poco difundidos. Hemos comentado que si no se implementa una acci√≥n significativa y eficiente por parte de todos los pa√≠ses, en especial los principales responsables de la contaminaci√≥n y el deterioro ambiental, el sobrecalentamiento llegar√° a niveles incompatibles con la vida en la biosfera. Esto acentuar√° a√ļn m√°s el actual estado de marginaci√≥n social y degradaci√≥n ambiental existente. Incluso si se clausuraran hoy las emisiones contaminantes se requerir√≠an varias d√©cadas para que el aire reduzca y elimine la acci√≥n deteriorante de los gases de efecto invernadero.

No son solamente miradas que presagian un futuro catastr√≥fico; constituyen algo mucho peor, son visiones que intentan imaginar unificados los eventos que todos los meses ya ocurren en distintos lugares del mundo y que se van naturalizando en la opini√≥n p√ļblica sin que se logre una repuesta adecuada a la magnitud del problema. Los compromisos que se asumen por parte de los gobiernos son limitados y se caracterizan por su incumplimiento. Por ello la enc√≠clica contiene un profundo an√°lisis de la situaci√≥n actual: ‚ÄúLo que est√° pasando en nuestra casa‚ÄĚ se titula el cap√≠tulo primero, donde considera los efectos y deterioros que se van generando tanto en la estructura natural como en la social, y se intenta dar un est√≠mulo a las fuerzas de todo tipo que luchan en el mundo por restablecer las relaciones de lo que llama la ‚Äúecolog√≠a integral‚ÄĚ, cuyos principios le permiten fundamentar el desarrollo sostenible que propone. Ello nos lleva a pensar que no puede estar separado, como en d√©cadas anteriores, el objetivo ambiental y el social. Si perseguimos un objetivo de equidad social y quisi√©ramos lograr un consumo por habitante para todo el planeta sin cambios tecnol√≥gicos, es decir con el tipo de consumo y de producci√≥n de las grandes urbes, necesitar√≠amos varias biosferas adicionales para abastecer tama√Īo consumo. Es por ello que o cambiamos sustancialmente las tecnolog√≠as y el tipo de consumo, o no podr√≠amos llegar a la equidad y generar√≠amos una degradaci√≥n ambiental definitiva. Estos conceptos coinciden en todo con los que elaboramos en el Pensamiento Latinoamericano de medio ambiente, en especial en las categor√≠as de calidad de vida, del buen vivir, de nuestra visi√≥n del desarrollo sustentable, y de la reelaboraci√≥n ambiental de los instrumentos de planificaci√≥n, donde destac√°bamos la necesidad de utilizar intensamente las potencialidades del sistema natural pero hacerlo de una forma que respetemos al mismo tiempo las restricciones y especificidades que tiene la heterogeneidad de nuestros ecosistemas y sociedades.

En el gran desbalance que nos provoca la consideraci√≥n de las deudas que nos inclina negativamente en la consideraci√≥n del pasado, ponemos nuestra voluntad optimista en los cambios, como fruto positivo del clima democr√°tico. Pero no de una democracia que enfatiza la legaci√≥n del gobierno del pueblo ‚Äúsino a trav√©s de sus representantes‚ÄĚ, sino en la necesidad de (para decirlo sint√©ticamente) lograr los cambios de sus representantes si fuera necesario, para que gobierne el pueblo. El Plan F√©nix tiene una importante labor en la lucha en la conciencia de esos cambios necesarios.

<
>


DESCARGAR - VER
N¬ļ 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
N¬ļ 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
N¬ļ 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
N¬ļ 66: La Educaci√≥n de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
N¬ļ 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
N¬ļ 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
N¬ļ 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
N¬ļ 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
N¬ļ 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
N¬ļ 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
N¬ļ 59: La Responsabilizaci√≥n en la gesti√≥n p√ļblica


DESCARGAR - VER
N¬ļ 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
N¬ļ 57: √ĀFRICA


DESCARGAR - VER
N¬ļ 56: ASIA


DESCARGAR - VER
N¬ļ 55: Econom√≠a Internacional


DESCARGAR - VER
N¬ļ 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
N¬ļ 53: N¬ļ 53


DESCARGAR - VER
N¬ļ 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
N¬ļ 51: Juventud


DESCARGAR - VER
N¬ļ 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
N¬ļ 49: Libertad de expresi√≥n


DESCARGAR - VER
N¬ļ 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
N¬ļ 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
N¬ļ 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
N¬ļ 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
N¬ļ 44: EE.UU. y Am√©rica Latina


DESCARGAR - VER
N¬ļ 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
N¬ļ 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
N¬ļ 41: Salud


DESCARGAR - VER
N¬ļ 40: Internet y Nuevas Tecnolog√≠as


DESCARGAR - VER
N¬ļ 39: Internet y Nuevas Tecnolog√≠as


DESCARGAR - VER
N¬ļ 38: Econom√¨a Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
N¬ļ 37: econom√≠a social


DESCARGAR - VER
N¬ļ 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
N¬ļ 35: C√≥rdoba


DESCARGAR - VER
N¬ļ 34: Control Social


DESCARGAR - VER
N¬ļ 33: Educaci√≥n Superior


DESCARGAR - VER
N¬ļ 32: G√©nero


DESCARGAR - VER
N¬ļ 31: 30 a√Īos de democracia


DESCARGAR - VER
N¬ļ 30: Justicia


DESCARGAR - VER
N¬ļ 29: Desaf√≠os culturales


DESCARGAR - VER
N¬ļ 28: Econom√≠as Regionales


DESCARGAR - VER
N¬ļ 27: Econom√≠as Regionales


DESCARGAR - VER
N¬ļ 26: N¬ļ 26


DESCARGAR - VER
N¬ļ 25: pueblos ind√≠genas


DESCARGAR - VER
N¬ļ 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
N¬ļ 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
N¬ļ 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
N¬ļ 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
N¬ļ 20: AGUA


DESCARGAR - VER
N¬ļ 19: Integraci√≥n Regional


DESCARGAR - VER
N¬ļ 18: Estado II


DESCARGAR - VER
N¬ļ 17: Estado I


DESCARGAR - VER
N¬ļ 16: Industria


DESCARGAR - VER
N¬ļ 15: Seguridad democr√°tica


DESCARGAR - VER
N¬ļ 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
N¬ļ 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
N¬ļ 12: Agroganader√≠a


DESCARGAR - VER
N¬ļ 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
N¬ļ 10: Energ√≠a


DESCARGAR - VER
N¬ļ 9: Transporte


DESCARGAR - VER
N¬ļ 8: Ciencia y tecnolog√≠a


DESCARGAR - VER
N¬ļ 7: Salud


DESCARGAR - VER
N¬ļ 6: Empleo


DESCARGAR - VER
N¬ļ 5: H√°bitat y vivienda


DESCARGAR - VER
N¬ļ 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
N¬ļ 3: Educaci√≥n


DESCARGAR - VER
N¬ļ 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
N¬ļ 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix N¬ļ 53
VOLVER AL FUTURO

N¬ļ 53

Art√≠culos de este n√ļmero

Oscar Oszlak
Las deudas de nuestra democracia en el campo de la administración del Estado
Alberto Minujín Mildred Ferrer
La situación social en la Argentina: sostener y profundizar la reconstrucción de la igualdad y reducción de la pobreza
√Āngela E. Ledesma
Las deudas de nuestra democracia respecto del Poder Judicial
Nilda Garré
Las deudas de nuestra democracia en el campo de las políticas de droga y narcotráfico
Juan S. Pegoraro
Las deudas de la democracia
Khatchik DerGhougassian
La tarea pendiente de la democracia en el campo de defensa. La necesidad de definir la vertiente estratégica del instrumento militar en la política estatal
Laura R. Rodríguez
Las deudas de nuestra democracia respecto de la educación superior
Bruno Capra
El desarrollo ausente
Martín Schorr
Democracia, industria y marcos conceptuales
Fernando Porta
La estructura productiva argentina: problemas vigentes y desafíos pendientes
Horacio Barri
Deudas de la democracia con la salud
Héctor Pedro Recalde
La participación como derecho y deber. Un ejemplo en los comités mixtos de seguridad e higiene
Roberto Kozulj
Deudas de la democracia: el sector energético
Horacio A. Feinstein
Las deudas de la planificación urbana y regional durante el actual restablecimiento democrático
Andrea Catenazzi
Las deudas de nuestra democracia en el campo del h√°bitat y la vivienda
Héctor Sejenovich
Las deudas de la democracia con el medio ambiente
Víctor Pochat
Las deudas de nuestra democracia respecto del agua
José R. Jauregui
Las deudas de nuestra democracia en el tratamiento de los adultos mayores
Nelly Minyersky Andrea Soledad Villeres
Derechos de las mujeres: logros y deudas de la democracia

Newsletter