La reforma financiera internacional

La reforma financiera internacional

Por Carlos Weitz

La regulaci├│n de las finanzas a nivel mundial requiere redise├▒ar los organismos internacionales. El marco regulatorio vigente durante la crisis demostr├│ encontrarse profundamente compartimentado, frente a sistemas financieros globalizados.
 
Economista


-A A +A

La crisis financiera desatada en el a├▒o 2007 puso de manifiesto la urgente necesidad de lograr una mayor coordinaci├│n y armonizaci├│n de la regulaci├│n financiera a nivel internacional, llevando al redise├▒o de las principales instituciones y organismos internacionales. El marco regulatorio vigente a ese momento evidenci├│ una excesiva segmentaci├│n y demostr├│ encontrarse profundamente compartimentado, tanto dentro de cada pa├şs como a nivel internacional, mostr├índose ineficaz frente a la realidad de sistemas financieros altamente interconectados y crecientemente globalizados.
Para abordar esta problem├ítica, en noviembre del 2008 se realiz├│ la primera cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los pa├şses del G-20, donde se determinaron las bases para una acci├│n que deb├şa ser coordinada, a partir de tres pilares:

1. La implementaci├│n de pol├şticas macroecon├│micas expansivas que contribuyeran a reactivar el crecimiento econ├│mico.

2. El dise├▒o de programas de rescate de los sistemas financieros.

3. El redise├▒o de la arquitectura financiera internacional.

Desde una perspectiva institucional, el car├ícter global de la crisis y la intensidad y rapidez con la que se propag├│ pusieron de manifiesto las limitaciones del G-7/G-8 que funcionaba previamente como foro de coordinaci├│n y toma de decisiones en materia econ├│mica a nivel internacional, planteando la necesidad de alcanzar una concertaci├│n entre un grupo m├ís amplio de pa├şses que incluyera a algunos emergentes. En este contexto se decidi├│ revalorizar el rol del G-20 considerando su composici├│n y la necesidad de poder brindar respuestas en per├şodos relativamente cortos de tiempo.

Sin embargo y pese a lograrse una mayor participaci├│n que la que brindaba el G-7/G-8, el dise├▒o del G-20 contin├║a planteando limitaciones en t├ęrminos de su representatividad, ya que si bien agrupa cerca del 80 por ciento del producto bruto interno mundial y m├ís del 60 por ciento de la poblaci├│n, s├│lo incorpora un porcentaje cercano al 10 por ciento del total de pa├şses, quedando excluidas la mayor├şa de las naciones menos desarrolladas. S├│lo tres pa├şses de nuestra regi├│n, Argentina, Brasil y M├ęxico, forman parte de este organismo.

Si bien algunos de los pa├şses emergentes participantes en el foro, como la Argentina, han expresado con convicci├│n puntos de vista que hacen a una mirada m├ís abarcativa de los fen├│menos financieros, la necesidad de mejorar la representatividad de estos organismos es esencial si lo que se busca es que los pa├şses menos poderosos puedan participar m├ís activamente en el redise├▒o de la arquitectura financiera internacional, apuntando a que tanto su problem├ítica como sus propuestas sean escuchadas y tenidas en consideraci├│n.

La democratizaci├│n de los organismos internacionales

La necesidad de democratizar a├║n m├ís estos organismos no se limita al G-20 sino que tambi├ęn se hace extensiva a los organismos financieros internacionales, en especial al Fondo Monetario Internacional donde se siguen debatiendo ideas para mejorar su estructura de gobierno, entre las que se encuentra la posibilidad de conformar un directorio con una composici├│n m├ís equilibrada entre econom├şas avanzadas, emergentes y en desarrollo.

Desde el punto de vista t├ęcnico, los principales soportes del G-20 provienen del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) y del FMI, que elaboran los estudios solicitados. La creaci├│n del FSB como instituci├│n de referencia para la regulaci├│n financiera internacional se complementa con los organismos que agrupan a los reguladores financieros.

Entre los foros de reguladores que participan en estos temas pueden se├▒alarse al BCBS (Comit├ę de Basilea de Supervisi├│n Bancaria), a IOSCO (Organizaci├│n Internacional de Reguladores de Valores), y a la IAIS (Asociaci├│n Internacional para los Supervisores de Seguros). Complementariamente a la labor regulatoria desplegada por el FSB, se mantiene el papel de los ├│rganos encargados de la fijaci├│n de est├índares contables internacionales, como la IASB (Consejo Internacional de Normas de Contabilidad) o la FASB (Consejo de Normas de Contabilidad Financiera de Estados Unidos).

En relaci├│n con otras instituciones multilaterales, se impulsa la vigilancia del cumplimiento de las normas internacionales de comercio de servicios financieros por parte de la Organizaci├│n Mundial del Comercio (OMC) y se llama al Grupo de Acci├│n Financiera (GAFI) para que fortalezca el proceso de evaluaci├│n de cumplimiento de los est├índares sobre blanqueo de capitales y para evitar la financiaci├│n del terrorismo. En el marco del BIS, el Comit├ę del Sistema Financiero Internacional (CGFS) y el Comit├ę de Mercados han incorporado entre sus tareas regulares un seguimiento de los programas de rescate financiero. Por su parte, la Organizaci├│n para la Cooperaci├│n y el Desarrollo Econ├│mico (OCDE) mantiene un papel central como foro de an├ílisis y examen de pol├şticas econ├│micas.

Las discusiones que nos deja la crisis

El G-20 ha segmentado las iniciativas vinculadas al fortalecimiento del sistema financiero en tres ├íreas: per├şmetro de la regulaci├│n, regulaci├│n prudencial y regulaci├│n macro-prudencial.

En relaci├│n con el per├şmetro de la regulaci├│n, la crisis ha revelado que no todas las instituciones financieras con potenciales impactos sist├ęmicos estaban reguladas y supervisadas, o que algunas que s├ş lo estaban lo hac├şan sujetas a una supervisi├│n insuficiente, como es el caso de los bancos de inversi├│n norteamericanos. La regulaci├│n precrisis no calibraba adecuadamente la importancia del riesgo sist├ęmico derivado de la actividad de un amplio grupo de intermediarios no regulados. En la pr├íctica, las instituciones financieras sacaron provecho de la existencia de arbitrajes regulatorios (segmentos de negocios con reducida o inexistente regulaci├│n estatal), de forma que muchos de los derivados financieros asociados a los procesos de titulizaci├│n han permitido a los bancos participar en actividades de intermediaci├│n en mercados no regulados (sin la necesidad de integrar capital por los mismos).

En este terreno se inscriben las distintas iniciativas para reforzar o incluir en el marco regulatorio a las agencias de calificaci├│n de riesgos y a los fondos de cobertura hedge funds. En forma t├şmida se est├ín discutiendo para estas instituciones compromisos nacionales de registro y requisitos informativos a reguladores y supervisores. En algunos casos, se establece tambi├ęn el compromiso de cooperaci├│n e intercambio de informaci├│n internacional en el seno del FSB. Otro aspecto importante relacionado con el per├şmetro de la regulaci├│n es la problem├ítica de las denominadas ÔÇťjurisdicciones no cooperativasÔÇŁ que ha provocado una llamada a los para├şsos fiscales a que adopten la normativa internacional sobre est├índares impositivos y sobre blanqueo de capitales y financiaci├│n del terrorismo, bajo la advertencia de recibir represalias en acuerdos econ├│micos con pa├şses del G-20.

La crisis tambi├ęn ha puesto en evidencia algunas deficiencias regulatorias en relaci├│n con los riesgos asociados con las operaciones denominadas fuera de balance. En este terreno, el G-20 est├í impulsando el establecimiento de nuevas medidas de gesti├│n prudencial de los recursos, incluyendo iniciativas como la introducci├│n de ratios de liquidez m├ís exigentes (para situaciones de turbulencias de corto plazo y para alcanzar un fondeo de mediano plazo m├ís estable en las entidades financieras), requerimientos vinculados a exposiciones fuera de balance y al fortalecimiento del capital de las entidades (en calidad y en la implementaci├│n de colchones para hacer frente al ciclo econ├│mico).

Una tercera ├írea es la de la regulaci├│n macro-prudencial. La regulaci├│n se ha centrado en la solidez de las entidades individuales, pero la crisis ha demostrado que la suma del riesgo de las entidades no es equivalente al riesgo a nivel del sistema. La regulaci├│n y supervisi├│n de cada entidad por separado no es suficiente para controlar el apalancamiento y las interconexiones entre entidades. El G-20 est├í impulsando mecanismos para incorporar un enfoque macro-prudencial de la regulaci├│n y la supervisi├│n, de forma que se tengan en cuenta, por un lado, el posible riesgo sist├ęmico que pueda producir la entidad (m├ís all├í de su posici├│n financiera y contable) y, por otro, los puntos de presi├│n macroecon├│micos y canales de transmisi├│n entre pa├şses que se est├ęn acumulando en el sistema (asociados, por ejemplo, a excesos de liquidez, desequilibrios sectoriales, riesgos cambiarios o ca├şdas en los precios de los activos).

Junto a la regulaci├│n, el G-20 est├í fomentando medidas espec├şficas en el marco de la disciplina de mercado. Entre ellas, destacan los llamados est├índares que apuntan a mejorar la contabilidad y transparencia de las actividades fuera de balance y avanzar hacia un marco unificado de est├índares internacionales. Por otro lado, el FSB ha elaborado principios aplicables a los esquemas de remuneraci├│n de los directivos, de forma que se adapten mejor al horizonte temporal de los riesgos asumidos. Los supervisores nacionales deben evaluar las pol├şticas de remuneraci├│n como parte de la solidez global de la entidad. El marco te├│rico del debate est├í fijado en el sentido de que las nuevas medidas deben estar dise├▒adas para corregir fallos de mercado y se debe optar por las respuestas menos perjudiciales. Para ello, el armaz├│n te├│rico no es nuevo, los fallos de mercado que se est├ín observando se inscriben en problemas bien conocidos de la teor├şa econ├│mica, como los de principal y agente. La respuesta de los reguladores apunta a generar incentivos adecuados en el mercado y minimizar las consecuencias no intencionadas de la regulaci├│n. Otro problema relacionado es el de la efectividad de la regulaci├│n y c├│mo esta misma puede generar arbitrajes o incentivos que terminan ampliando a├║n m├ís el per├şmetro regulatorio.

Resultados limitados de las reformas nacionales

Desde el punto de vista individual, numerosos pa├şses han avanzado en reformas locales. La m├ís ambiciosa posiblemente haya sido la reforma financiera impulsada por el presidente norteamericano Barack Obama, aprobada por el Congreso de ese pa├şs en el mes de julio pasado. En Europa algunos pa├şses han ido tomando medidas en forma unilateral, mientras que parte de las iniciativas discutidas a nivel de la Uni├│n Europea a├║n no han sido aprobadas en el plano nacional.

Estos avances regulatorios limitados a la esfera nacional resultan insuficientes ya que ÔÇôen un mundo globalizadoÔÇô terminan propiciando arbitrajes regulatorios y fugas de los operadores o de las operatorias hacia jurisdicciones menos exigentes en sus requisitos de supervisi├│n o tributarios.

El principal fracaso de la reforma, a dos a├▒os de desatada la crisis e iniciadas las discusiones, ha sido la imposibilidad de los pa├şses desarrollados de concretar respuestas globales y coordinadas, aplicables al conjunto de pa├şses.
La estructura del gobierno de los institutos en los que se discute la reforma financiera internacional, si bien sigue dominada fundamentalmente por las posiciones de los pa├şses desarrollados, no ha logrado plasmar en forma efectiva y global acuerdos sobre gran parte de las reformas a encarar.

Sobre esta problem├ítica referida a la forma en que se estructuran las decisiones supranacionales y la necesidad de mejorar los niveles de representatividad y legitimidad, un grupo de expertos liderado por el Premio Nobel de Econom├şa Joseph Stiglitz ha propuesto la creaci├│n de un Consejo Global de Coordinaci├│n Econ├│mica sobre temas econ├│micos, sociales y ecol├│gicos, con reuniones anuales de jefes de gobierno y un trabajo continuo a partir de un Panel Internacional, con representaci├│n de los pa├şses por grupos.

Entre algunas de los cuestiones pendientes que requieren de decisiones supranacionales se encuentra: cu├íl va ser la arquitectura tributaria que va a impedir que sean los contribuyentes los que paguen los futuros rescates del sistema financiero; qu├ę se va a hacer con los conglomerados financieros o con aquellas entidades que son demasiado importantes para quebrar; c├│mo se van a limitar los conflictos de inter├ęs inherentes al accionar de las calificadoras de riesgo; c├│mo se va a controlar m├ís efectivamente a los fondos especulativos (hedge funds); o cu├íl va ser el temperamento respecto del denominado mercado de derivados que ha sido cuestionado tanto en las crisis financiera internacional del 2008 (con las hipotecas subprime) como en la crisis europea de comienzos de este a├▒o (por la utilizaci├│n por parte de inversores sofisticados de los denominados cr├ędit default swaps para hacer apuestas especulativas contra los bonos soberanos).

Por otra parte debe reconocerse que la discusi├│n en la que se encuentra la regulaci├│n internacional obedece primordialmente a la realidad financiera de los pa├şses centrales. Las denominadas econom├şas emergentes, por primera vez en d├ęcadas, han logado generar pol├şticas que las han mantenido m├ís inmunizadas a shocks externos que en crisis anteriores gracias a la existencia de mayores controles sobre flujos de capital altamente vol├ítiles y adecuadas pol├şticas fiscales, comerciales y cambiarias.

La ejecuci├│n de pol├şticas heterodoxas por parte de los Bancos Centrales de los principales pa├şses desarrollados en respuesta a las crisis, tanto la llevada adelante por el Banco Central de Estados Unidos durante la hecatombe del 2008, como la instrumentada por el Banco Central Europeo durante la reciente crisis de la zona del euro, han abierto una rica discusi├│n sobre el rol de la pol├ştica monetaria y la utilizaci├│n de las reservas en el dise├▒o de la pol├ştica econ├│mica.

La combinaci├│n de todas estas medidas, unida al manejo prudente del cr├ędito p├║blico, ha llevado a que pa├şses de la regi├│n pudieran disminuir su nivel de endeudamiento, hecho que tambi├ęn ha coadyuvado a que las econom├şas emergentes sortearan la crisis afrontando menores costos.
En nuestra región y sobre aspectos de regulación y desarrollo financiero quedan temas pendientes que hacen a la necesidad de extender la universalización de los servicios financieros a los sectores más postergados de la población evitando abusos, tomar medidas que permitan dotar de una mayor profundidad a nuestros sistemas financieros, y desarrollar una sólida banca de desarrollo que financie proyectos de inversión a sectores productivos creadores de empleo y de riqueza colectiva.

<
>


DESCARGAR - VER
N┬║ 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
N┬║ 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
N┬║ 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
N┬║ 66: La Educaci├│n de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
N┬║ 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
N┬║ 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
N┬║ 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
N┬║ 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
N┬║ 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
N┬║ 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
N┬║ 59: La Responsabilizaci├│n en la gesti├│n p├║blica


DESCARGAR - VER
N┬║ 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
Nº 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
N┬║ 56: ASIA


DESCARGAR - VER
N┬║ 55: Econom├şa Internacional


DESCARGAR - VER
N┬║ 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
N┬║ 53: N┬║ 53


DESCARGAR - VER
N┬║ 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
N┬║ 51: Juventud


DESCARGAR - VER
N┬║ 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
N┬║ 49: Libertad de expresi├│n


DESCARGAR - VER
N┬║ 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
N┬║ 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
N┬║ 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
N┬║ 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
N┬║ 44: EE.UU. y Am├ęrica Latina


DESCARGAR - VER
N┬║ 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
N┬║ 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
N┬║ 41: Salud


DESCARGAR - VER
N┬║ 40: Internet y Nuevas Tecnolog├şas


DESCARGAR - VER
N┬║ 39: Internet y Nuevas Tecnolog├şas


DESCARGAR - VER
N┬║ 38: Econom├Ča Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
N┬║ 37: econom├şa social


DESCARGAR - VER
N┬║ 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
N┬║ 35: C├│rdoba


DESCARGAR - VER
N┬║ 34: Control Social


DESCARGAR - VER
N┬║ 33: Educaci├│n Superior


DESCARGAR - VER
N┬║ 32: G├ęnero


DESCARGAR - VER
N┬║ 31: 30 a├▒os de democracia


DESCARGAR - VER
N┬║ 30: Justicia


DESCARGAR - VER
N┬║ 29: Desaf├şos culturales


DESCARGAR - VER
N┬║ 28: Econom├şas Regionales


DESCARGAR - VER
N┬║ 27: Econom├şas Regionales


DESCARGAR - VER
N┬║ 26: N┬║ 26


DESCARGAR - VER
N┬║ 25: pueblos ind├şgenas


DESCARGAR - VER
N┬║ 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
N┬║ 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
N┬║ 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
N┬║ 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
N┬║ 20: AGUA


DESCARGAR - VER
N┬║ 19: Integraci├│n Regional


DESCARGAR - VER
N┬║ 18: Estado II


DESCARGAR - VER
N┬║ 17: Estado I


DESCARGAR - VER
N┬║ 16: Industria


DESCARGAR - VER
Nº 15: Seguridad democrática


DESCARGAR - VER
N┬║ 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
N┬║ 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
N┬║ 12: Agroganader├şa


DESCARGAR - VER
N┬║ 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
N┬║ 10: Energ├şa


DESCARGAR - VER
N┬║ 9: Transporte


DESCARGAR - VER
N┬║ 8: Ciencia y tecnolog├şa


DESCARGAR - VER
N┬║ 7: Salud


DESCARGAR - VER
N┬║ 6: Empleo


DESCARGAR - VER
Nº 5: Hábitat y vivienda


DESCARGAR - VER
N┬║ 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
N┬║ 3: Educaci├│n


DESCARGAR - VER
N┬║ 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
N┬║ 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix N┬║ 4
Un lugar en el mundo

Argentina en el mundo

Art├şculos de este n├║mero

Roberto Felleti
Integraci├│n financiera regional
Alejandro Vanoli
El cambio de paradigma econ├│mico post crisis
Gustavo Grinspun
┬┐Herramienta estrat├ęgica o institucionalidad inercial?
Alberto D. Cimadamore
Realidad y viabilidad de la integraci├│n sudamericana
Jos├ę Miguel Amiune
Pensar desde la periferia
Carlos Weitz
La reforma financiera internacional
M├│nica Hirst
Entre lo conceptual y lo pol├ştico
Federico Merke
Las responsabilidades de la pol├ştica exterior argentina
Jorge Iturriza
La Argentina y las negociaciones agr├şcolas
Diana Tussie
La siesta de las negociaciones
Fernando Porta y Cecilia Fernández Bugna
Inversi├│n extranjera y empresas transacionales en la econom├şa argentina
Jorge Gaggero
La fuga de capitales
Carlos Bianco
Boom exportador y cambios marginales en la estructura
Alberto M├╝ller
Más allá de los mitos

Newsletter