La micro de la economía popular (EP): capacidad de trabajo e ingresos en casos seleccionados

La micro de la economía popular (EP): capacidad de trabajo e ingresos en casos seleccionados

Por Patricio Narodowski

El origen de las organizaciones de la economía popular se encuentra en la masa de trabajadores que no son absorbidos por el mercado laboral y deben crearse una forma de sobrevivir. Los trabajos que realizan son de poca complejidad y no alcanzan para complejizar la economía ni dar una solución estable a sus miembros. Por eso es fundamental una intervención activa del Estado para que los proteja.
 
Economista. Dr. en Geografía del Desarrollo. Director de la Maestría en Políticas de Desarrollo de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata.


-A A +A
Estas reflexiones son parte de un artículo más amplio, “Economía Popular: Una estrategia para sostener la actual alianza política y profundizar el cambio estructural”, Revista Realidad Económica Nº 279, noviembre 2013.

La economía popular bajo análisis

En estas líneas se plantea analizar las características productivas y los resultados monetarios de casos escogidos de la economía de los sectores populares, especialmente de experiencias colectivas.

Nos interesa analizar el entramado de actores y actividades mediante las cuales los sectores populares buscan sobreponerse dentro de un contexto cada vez más globalizado, con un mayor segmento de población empobrecida. Es decir que nos vamos a centrar en los segmentos sociales que se ganan la vida sin patrón, y que no logran formar parte de las lógicas de producción y acumulación de capital y reparto del sistema.

La principal causa de la existencia de este segmento poblacional se puede encontrar en el proceso mundial de “desproletarización”, por el cual grandes masas de trabajadores no son absorbidas por el mercado laboral, y entonces deben crearse una forma de sobrevivir, realizando trabajos de poca complejidad. Este es un proceso estructural, de escala mundial, que genera siempre más pobres y que hace ilusorio cualquier proyecto de incorporación de estos sectores a la lógica del mercado si no es en base a la autoexplotación; es notorio cómo fracasan los proyectos que se proponen aumentar la productividad en base a la eficiencia, o al incremento del valor agregado.

De aquí se desprende que sin la intervención activa del Estado, la economía popular (EP) seguirá siendo un subsistema precario, inestable. Por eso se propone que mientras se estimula el aumento de la complejidad general, se busque eliminar rentas especulativas de los otros subsistemas de la economía y se garantice un sistema de empleo y previsional que asegure ingresos dignos y protección a los miembros de la EP.

En la Argentina actual el proyecto nacional ha avanzado en el sentido de lo planteado, las experiencias colectivas han aumentado notablemente, pero los límites han estado dados por los problemas estructurales que no se han podido resolver hasta ahora.

Características generales de los colectivos

El universo bajo análisis se compone, generalmente, de colectivos que no cuentan con capital y a su vez tienen dificultades para acceso al crédito, graves problemas de acceso a los recursos naturales (incluso a la tierra y el agua en el medio rural) y a los servicios públicos necesarios; dificultades para contar con tecnología y baja capacidad organizativa en el sentido de lo que la eficiencia capitalista exige, y tampoco logran reemplazar con capacidad artesanal las deficiencias mencionadas, sobre todo en los casos no urbanos en los que esto podría ser posible.

Otra característica que deben afrontar los colectivos es que al comprar los insumos necesarios para su producción, o al vender sus productos, se deben enfrentar con el mercado capitalista tradicional en inferioridad de condiciones. La problemática de los insumos es una piedra angular en este análisis. En muchos casos la influencia de los materiales requeridos para la producción es decisiva en la estructura de costos, y más aún cuando se debe interactuar con mercados oligopólicos que además no les venden directamente sino a través de intermediarios.

Siguiendo esta línea, encontramos que para poder competir tienden al ahorro en “gastos generales” y “salarios”. Estos son inferiores a los de mercado, pero como contrapartida, sugieren autoexplotación.

Los hallazgos del trabajo de campo en relación a la situación económico-productiva

En el 2012 se llevó a cabo un trabajo de campo con 65 experiencias de la EP –fundamentalmente cooperativas tradicionales, fábricas recuperadas y colectivos surgidos de las diversas políticas sociales de los últimos años–, que sirve para graficar las características de este espacio e, incluso, las diferencias existentes según sectores productivos y trayectorias. Entendemos que los sectores relevados cubren una gran diversidad de EP. La ubicación de las experiencias es variada, aunque sobresale la RMBA con un 50%, aunque si bien el análisis no puede tener el nivel de especificidad deseado, tal vez el mayor déficit es en lo relativo a la agricultura y ganadería familiar.

En cuanto a la facturación, se puede apreciar que el 88% de las experiencias vende menos de 5 millones de pesos y un 52% menos de $ 1,2 millón al año; estamos en un contexto de pequeñas escalas. Si observamos la demanda, un 39% vende su producción a pymes comercializadoras y acopiadores, por lo que deben someterse a un nivel de precios inferior; el 30% realiza la comercialización directamente al público, en barrios vulnerables y con serias dificultades para vender fuera de su radio de acción natural.

En consonancia con los bajos niveles de actividad, surge que este espacio está constituido preferentemente por colectivos de pocos miembros. En la muestra, un 58% tenía menos de 40 personas y el resto, salvo una excepción, tenía de 41 a 100 integrantes. Una realidad observada claramente es que muchos grupos han ido perdiendo niveles de actividad, lo que hace imposible sostener el número inicial de trabajadores. Es el caso de diversas fábricas recuperadas que han sido empresas mucho más grandes, que se redujeron en la crisis y sólo en los últimos años han incorporado algunos socios.

Tal vez por eso, por la comparación con la crisis, es que el 76% de las organizaciones opina que en los últimos años les fue bien, un 22% regular y sólo un 2 % que les fue mal. Pero cuando analizamos los ingresos la situación es contradictoria: en el 82% de los casos, la gente ganaba menos de $ 4.000 al mes, y casi la mitad, menos de $ 2.000; probablemente, un porcentaje de ese total realiza otra actividad productiva para completar sus ingresos. De todos modos, el dato muestra que una buena parte de la EP está por debajo de los ingresos medios de los asalariados; para ellos esta forma de vida es parte de la flexibilidad a la que se deben someter y que ya hemos mencionado.

Ese nivel de retribuciones es compatible con la baja productividad. Para conocer este dato se preguntó acerca de las cantidades producidas y se comparó este dato con las productividades medias de cada sector, exceptuando las actividades agrícolas y ganaderas y de mantenimiento de obra pública. El 87% de las experiencias no supera la productividad media del sector al que pertenece. Los colectivos con una productividad cercana a la media, declaren o no tecnología suficiente, tienen los mejores ingresos de la muestra.

Del trabajo de campo realizado surge una conclusión conceptualmente central: ni las actividades de la EP cotidiana ni los proyectos colectivos en general pueden representar un medio para complejizar la economía ni una solución estable para sus miembros: sólo queda proteger a los sectores populares, incorporándolos al aparato estatal con todos sus derechos. Se requiere un modelo que no esté orientado a la competitividad sino a la mejora del trabajo que ya se realiza en ese contexto, pero al amparo del Estado.

<
>


DESCARGAR - VER
Nº 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
Nº 70: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
Nº 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
Nº 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
Nº 66: La Educación de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
Nº 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
Nº 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
Nº 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
Nº 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
Nº 59: La Responsabilización en la gestión pública


DESCARGAR - VER
Nº 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
Nº 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
Nº 56: ASIA


DESCARGAR - VER
Nº 55: Economía Internacional


DESCARGAR - VER
Nº 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
Nº 53: Nº 53


DESCARGAR - VER
Nº 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
Nº 51: Juventud


DESCARGAR - VER
Nº 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
Nº 49: Libertad de expresión


DESCARGAR - VER
Nº 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
Nº 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
Nº 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
Nº 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
Nº 44: EE.UU. y América Latina


DESCARGAR - VER
Nº 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
Nº 41: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 40: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 39: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 38: Economìa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
Nº 37: economía social


DESCARGAR - VER
Nº 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
Nº 35: Córdoba


DESCARGAR - VER
Nº 34: Control Social


DESCARGAR - VER
Nº 33: Educación Superior


DESCARGAR - VER
Nº 32: Género


DESCARGAR - VER
Nº 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
Nº 30: Justicia


DESCARGAR - VER
Nº 29: Desafíos culturales


DESCARGAR - VER
Nº 28: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 27: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 26: Nº 26


DESCARGAR - VER
Nº 25: pueblos indígenas


DESCARGAR - VER
Nº 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
Nº 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
Nº 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
Nº 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
Nº 20: AGUA


DESCARGAR - VER
Nº 19: Integración Regional


DESCARGAR - VER
Nº 18: Estado II


DESCARGAR - VER
Nº 17: Estado I


DESCARGAR - VER
Nº 16: Industria


DESCARGAR - VER
Nº 15: Seguridad democrática


DESCARGAR - VER
Nº 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
Nº 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
Nº 12: Agroganadería


DESCARGAR - VER
Nº 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
Nº 10: Energía


DESCARGAR - VER
Nº 9: Transporte


DESCARGAR - VER
Nº 8: Ciencia y tecnología


DESCARGAR - VER
Nº 7: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 6: Empleo


DESCARGAR - VER
Nº 5: Hábitat y vivienda


DESCARGAR - VER
Nº 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
Nº 3: Educación


DESCARGAR - VER
Nº 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix Nº 37
La estrategia del caracol

economía social

Artículos de este número

José Luis Coraggio
Los sentidos de la economía social
Alberto Acosta
Los Derechos de la Naturaleza. Fundamento para otra economía
Susana Hintze
Las políticas públicas para la economía social y solidaria: cuestiones en debate
Boris Marañón y Dania López
La solidaridad económica en México: hacia el impulso de políticas públicas orientadas al Buen Vivir
Natalia Quiroga Díaz
Economía feminista y decolonialidad, aportes para la otra economía
Pablo A. Vannini
Economía y reciprocidad: las redes de software libre
Luis Caballero
No habrá otra economía... sin soberanía alimentaria
Tomás Del Compare
La agricultura familiar campesina e indígena y la economía popular
Ma. Isabel Andreoni
Economía social y solidaria, Uruguay en debate
Benito Díaz Díaz
Las nuevas formas de organizaciones de economía social y solidaria promovidas desde el Estado en Venezuela
Alejandro Rofman
La economía solidaria avanza decididamente
Patricio Narodowski
La micro de la economía popular (EP): capacidad de trabajo e ingresos en casos seleccionados
María Cristina Cravino
Relaciones sociales, reciprocidad y mercado. Los asentamientos populares
Raúl Fernández Wagner
Los movimientos por la vivienda y el hábitat popular en la Argentina y América latina
Ruth Muñoz
Las finanzas solidarias en la Argentina y América latina: modalidades y políticas
Hernán Thomas y Lucas Becerra
Sistemas tecnológicos para el desarrollo inclusivo sustentable
Gonzalo Vázquez
¿Son sostenibles los emprendimientos asociativos de trabajadores autogestionados? Algunas reflexiones a contramano del sentido común
Daniel Maidana
La extensión universitaria y la economía social

Newsletter