La anormalización de las relaciones oficiales de los Estados Unidos con Cuba: una mirada después de la VII Cumbre de las Américas

La anormalización de las relaciones oficiales de los Estados Unidos con Cuba: una mirada después de la VII Cumbre de las Américas

Por Luis Suárez Salazar

El 11 de abril del 2015 pasará a la historia como el día en que se realizó la primera reunión formal entre un presidente cubano y un mandatario estadounidense desde el 1º de enero de 1959, cuando triunfó la Revolución Cubana. Sin embargo, queda un largo camino por recorrer para lograr el objetivo final de normalizar las relaciones. A continuación, un recorrido por los puntos más destacados del proceso de negociación.
 
Doctor en Ciencias. Escritor independiente afiliado a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Profesor Titular del Instituto Superior de Relaciones Internacionales “Raúl Roa” (ISRI) y de diversas cátedras de la Universidad de La Habana. Miembro de los Grupos de Estudios sobre Estados Unidos y sobre el Caribe del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO)


-A A +A

En el contexto de las diversas contiendas políticas, diplomáticas e ideológico-culturales (incluidas las vinculadas a la defensa de la memoria histórica de los pueblos y las naciones de Nuestra América) que se desplegaron en los diferentes foros gubernamentales y no gubernamentales vinculados a la ya célebre VII Cumbre de las Américas efectuada en Panamá, en la media tarde del 11 de abril de 2015 se realizó la primera reunión formal sostenida desde el triunfo de la Revolución Cubana (1º de enero de 1959) entre un presidente de ese país y un mandatario estadounidense.

El respeto mutuo y las expresiones de cordialidad que rodearon los encuentros que se produjeron entre Raúl Castro y Barack Obama, tanto antes como después de esa histórica reunión, sus afirmaciones de que habían acordado dirimir sus múltiples desacuerdos por vías negociadas y “civilizadas”, al igual que su disposición a valorar las posibilidades de cooperación en diversos asuntos de interés mutuo, globales o hemisféricos, no pueden ni podrán ocultar las grandes dificultades que aún subsisten para emprender los diversos pasos que en el porvenir más o menos cercano pudieran conducir a la anormalización de las relaciones oficiales de los Estados Unidos con Cuba.

Fundamento esas afirmaciones en la reiterada exigencia del gobierno de ese último país de que sus futuras interrelaciones con la actual o las futuras administraciones de los Estados Unidos tendrán que desarrollarse sobre la base del más absoluto respeto a la soberanía, la independencia y la autodeterminación del pueblo cubano, al igual que sin injerencias, ni directas ni indirectas, en sus asuntos internos y externos.

Como se ha demostrado a lo largo de la historia y se sigue demostrando en la actualidad, la violación de esos principios del Derecho Internacional Público Contemporáneo (consagrados en las cartas de la Organización de las Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos) ha formado parte de la normalidad con la que el gobierno permanente y sucesivos gobiernos temporales de los Estados Unidos –incluido el de Barack Obama– han desarrollado sus interrelaciones políticas, diplomáticas, económicas, militares y el campo de “la seguridad” con diversos Estados del mundo y, en particular, con los ubicados al sur del río Bravo y de la península de Florida.

Cual indicaron varios jefes de Estado y Gobierno de América Latina y el Caribe en sus correspondientes discursos en la VII Cumbre de las Américas, así como los cerca de 3.000 participantes en la Cumbre de los Pueblos, una de las muestras más recientes de ese comportamiento imperial fue la infundada y para algunos “ridícula” orden ejecutiva del presidente Barack Obama que el 9 de marzo del presente año declaró que el actual gobierno de la República Bolivariana de Venezuela era una “amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior” de la principal potencia del mundo.

A pesar de las aclaraciones previamente realizadas por Obama acerca de que, en su consideración, “Venezuela no era una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos, ni este para la seguridad nacional de Venezuela”, en la lógica del sistema político estadounidense ese ucase legitima “legalmente”, al menos, la aplicación de sanciones unilaterales contra el gobierno venezolano, al igual que todo el apoyo político, económico, mediático, abierto o encubierto que, con diferentes pretextos, diversas agencias del gobierno o del Congreso les han venido ofreciendo a todas aquellas organizaciones de “la sociedad civil” venezolana que, por diferentes medios, incluso violentos, han tratado, y en el futuro inmediato seguirán tratando, de derrocar al gobierno constitucional de ese país.

Por ello, y contando con el apoyo de todos los demás gobiernos latinoamericanos y caribeños –incluido el de Cuba–, de los gobiernos integrantes del Movimiento de Países No Alineados, así como de más de 13 millones de ciudadanas y ciudadanos de diferentes países del mundo, esa directiva fue enérgicamente rechazada por el presidente Nicolás Maduro en el discurso que pronunció ante la VII Cumbre de las Américas. En este reiteró la exigencia de que Barack Obama derogue formalmente esa “orden presidencial”, así como que adopte medidas para desmontar “la maquinaria de guerra psicológica, política, económica y militar” que, con el concurso de su embajada en Caracas y con el apoyo de sus agentes internos, ha venido tratando de “acabar con el proyecto revolucionario venezolano y con los logros sociales alcanzados en los últimos 16 años”.

Según las informaciones difundidas, esas y otras demandas fueron reiteradas por el presidente de ese país en el encuentro bilateral que, a instancias de todos los gobiernos integrantes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), sostuvo con Barack Obama unas pocas horas después de que este se reunió con Raúl Castro. Como han indicado varios analistas, aún habrá que ver cuáles serán los efectos prácticos que esa breve y sincera reunión (en la que, en las palabras de Nicolás Maduro, “se dijeron todas las verdades”), al igual que las eventuales negociaciones que en el futuro inmediato se desarrollen entre ambos gobiernos, tendrán en las diversas estratagemas empleadas por sucesivos gobiernos estadounidenses contra la Revolución Bolivariana desde 1999 hasta la actualidad.

En cualquier caso, el reiterado rechazo del gobierno y del pueblo cubano a todas esas acciones intervencionistas en los asuntos internos y externos de la República Bolivariana de Venezuela y su irrestricta solidaridad con el gobierno y el pueblo de ese país, contribuyen a explicar el criterio que –según el canciller cubano, Bruno Rodríguez– le expresó Raúl Castro al presidente Barack Obama respecto de que las relaciones diplomáticas entre sus correspondientes países se restablecerán “cuando exista una atmósfera de avenencia en las relaciones de Estados Unidos con todos los países del continente” y concluyan todos los procesos pendientes en ese país con vistas a crear “un contexto adecuado” para instalar sus correspondiente embajadas en Washington y La Habana.

Sin dudas, los sólo parcialmente conocidos acuerdos a los que arribaron Raúl Castro y Barack Obama en su reunión del 11 de abril, así como la decisión de este último (anunciada tres días después) de excluir a Cuba a más tardar en los próximos 45 días de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo internacional que, de manera unilateral, todos los años elabora el Departamento de Estado, seguramente contribuirán a acercar la fecha en que se protocolizará el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas. Estas han sido valoradas por ambos mandatarios –y en especial por Raúl Castro– como uno y sólo uno de los primeros pasos del largo, complejo, difícil y, en mi consideración, aún incierto proceso que algún día conducirá a la genuina normalización de las relaciones oficiales de Estados Unidos con Cuba.

Mucho más porque, como indicó Raúl Castro en el discurso que pronunció en la Tercera Cumbre de la CELAC efectuada en Costa Rica a fines de enero de este año y de alguna manera reiteró en su primera y aclamada intervención en las Cumbres de las Américas que hasta ahora se han celebrado, para arribar a esa meta será imprescindible que el actual presidente estadounidense, además de utilizar sus facultades ejecutivas con mayor decisión que la que hasta ahora ha demostrado, logre que el Congreso de su país derogue todo el andamiaje político-jurídico que, desde 1962, ha fundamentado el genocida bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba. En particular, la agresiva y extraterritorial Ley Helms-Burton promulgada por el presidente William Clinton en marzo de 1996.
A ello Raúl Castro agregó que el actual o el futuro gobierno de los Estados Unidos que resulte electo en noviembre de 2016 también tendrá que resarcirle al pueblo cubano, sin condiciones de ningún tipo, los daños humanos (entre ellos, 3.478 muertos y 2.099 discapacitados) y los inconmensurables costos económicos (valorados en cientos de miles de millones de dólares) que le han causado las multifacéticas agresiones perpetradas por sucesivos gobiernos estadounidenses desde los primeros meses de 1959 hasta la actualidad.

Asimismo, que devolverle a Cuba el territorio que ilegalmente ocupa desde hace más de un siglo la base naval estadounidense ubicada en la entrada de la Bahía de Guantánamo, interrumpir las trasmisiones radiales y televisivas violatorias de las normas internacionales que se siguen realizando desde los Estados Unidos (incluidas las que realizan las mal llamadas Radio y TV Martí) y, sobre todo, archivar definitivamente sus proclamadas pretensiones de producir, con métodos más sofisticados y eficaces que los que hasta ahora se han empleado, el “cambio del régimen” político, económico, social y cultural –expresamente identificados con los ideales del socialismo– que, con el consistente apoyo de la mayoría absoluta de la población cubana, se ha venido construyendo en Cuba desde hace exactamente 54 años.

En mi concepto, mientras el gobierno permanente y el actual o los futuros gobiernos temporales estadounidenses no abandonen ese avieso objetivo, tanto en su narrativa como en sus diversas prácticas orientadas a fabricar una oposición artificial a la revolución, el pueblo cubano, su actual y sus futuros gobiernos –comenzando por el que será electo por la Asamblea Nacional del Poder Popular el 24 de febrero de 2018– estarán constantemente obligados a resignificar las sabias y vigentes alegorías planteadas en 1891 por José Martí en su célebre ensayo Nuestra América:

“Con los oprimidos había que hacer causa común, para afianzar el sistema opuesto a los intereses y hábitos de mando de los opresores. El tigre, espantado del fogonazo, vuelve de noche al lugar de la presa. […] No se le oye venir, sino que viene con zarpas de terciopelo. Cuando la presa despierta, tiene al tigre encima...”.

<
>


DESCARGAR - VER
Nº 70: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
Nº 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
Nº 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
Nº 66: La Educación de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
Nº 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
Nº 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
Nº 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
Nº 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
Nº 59: La Responsabilización en la gestión pública


DESCARGAR - VER
Nº 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
Nº 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
Nº 56: ASIA


DESCARGAR - VER
Nº 55: Economía Internacional


DESCARGAR - VER
Nº 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
Nº 53: Nº 53


DESCARGAR - VER
Nº 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
Nº 51: Juventud


DESCARGAR - VER
Nº 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
Nº 49: Libertad de expresión


DESCARGAR - VER
Nº 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
Nº 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
Nº 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
Nº 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
Nº 44: EE.UU. y América Latina


DESCARGAR - VER
Nº 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
Nº 41: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 40: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 39: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 38: Economìa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
Nº 37: economía social


DESCARGAR - VER
Nº 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
Nº 35: Córdoba


DESCARGAR - VER
Nº 34: Control Social


DESCARGAR - VER
Nº 33: Educación Superior


DESCARGAR - VER
Nº 32: Género


DESCARGAR - VER
Nº 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
Nº 30: Justicia


DESCARGAR - VER
Nº 29: Desafíos culturales


DESCARGAR - VER
Nº 28: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 27: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 26: Nº 26


DESCARGAR - VER
Nº 25: pueblos indígenas


DESCARGAR - VER
Nº 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
Nº 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
Nº 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
Nº 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
Nº 20: AGUA


DESCARGAR - VER
Nº 19: Integración Regional


DESCARGAR - VER
Nº 18: Estado II


DESCARGAR - VER
Nº 17: Estado I


DESCARGAR - VER
Nº 16: Industria


DESCARGAR - VER
Nº 15: Seguridad democrática


DESCARGAR - VER
Nº 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
Nº 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
Nº 12: Agroganadería


DESCARGAR - VER
Nº 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
Nº 10: Energía


DESCARGAR - VER
Nº 9: Transporte


DESCARGAR - VER
Nº 8: Ciencia y tecnología


DESCARGAR - VER
Nº 7: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 6: Empleo


DESCARGAR - VER
Nº 5: Hábitat y vivienda


DESCARGAR - VER
Nº 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
Nº 3: Educación


DESCARGAR - VER
Nº 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix Nº 44
Relaciones Peligrosas

EE.UU. y América Latina

Artículos de este número

Atilio A. Boron
Breve reflexión sobre la declinación estadounidense y sus probables consecuencias
Aránzazu Tirado Sánchez
América latina y el Caribe en la mira del imperialismo estadounidense y europeo
Katu Arkonada
Estados Unidos: la hegemonía no termina de morir, la fase de dominación ya ha comenzado
Julio C. Gambina
Estados Unidos: de colonia a país imperialista. ¿Ahora qué?
Ariel Armony
Estados Unidos, China y las nuevas narrativas de poder
Mario Rapoport y Leandro Morgenfeld
La Argentina y Estados Unidos: las conflictivas relaciones económicas
Carlos Escudé
¡Y Luis D’Elía tenía razón…! El triángulo Argentina-Estados Unidos-Irán
Plinio de Arruda Sampaio Jr.
Estados Unidos y Brasil: siete equívocos sobre el mito de la política externa independiente
Luis Suárez Salazar
La anormalización de las relaciones oficiales de los Estados Unidos con Cuba: una mirada después de la VII Cumbre de las Américas
Marco A. Gandásegui, hijo
La desigual relación entre Estados Unidos y el Gran Caribe
María Fernanda Martínez y Andrea Vlahusic
Las estrategias de Latinoamérica frente a los nuevos escenarios energéticos
Silvina M. Romano
La guerra psicológica como guerra permanente: Estados Unidos en América Latina
Telma Luzzani
La presencia militar de Estados Unidos en América latina
Paola Renata Gallo Peláez y Eduardo Maieru
El Atlántico Sur: un mar de abundancia para el siglo XXI
Sonia Winer
Paraguay, la “Triple Frontera” y la representación imperial de los peligros
Mario Ramos
Aportes a una doctrina de defensa y militar para Nuestra América

Newsletter