ISIS: una nueva amenaza para la seguridad de Israel

ISIS: una nueva amenaza para la seguridad de Israel

Por HernĂĄn Dobry

El Estado IslĂĄmico todavĂ­a no constituye una amenaza certera para la seguridad de Israel; sin embargo, desde sus incursiones en la regiĂłn del GolĂĄn y la penĂ­nsula del SinaĂ­, algunos de los principales funcionarios han comenzado a tomar cada vez mĂĄs en serio su riesgo potencial. En el futuro prĂłximo, todo dependerĂĄ de las decisiones que tome la conducciĂłn del EI y los efectos que tengan las incursiones internacionales en el territorio sirio para contrarrestar su avance.
 
Periodista, Magister en Relaciones y Negociaciones Internacionales. Doctorando en Historia.


-A A +A

El accionar militar del Estado IslĂĄmico (EI) en Siria e Irak amenaza con desestabilizar a todo el Medio Oriente. En los Ășltimos tiempos ha logrado que IrĂĄn ingrese con sus tropas en ayuda de su aliado Bashar Al-Assad, lo que puso en alerta a Israel, y que se genere una tensiĂłn entre Rusia y TurquĂ­a, luego de que Ankara derribara un cazabombardero del primero que estaba combatiendo a las fuerzas de Abu Bakr al-Baghdadi, tras haber violado su espacio aĂ©reo.

El continuo avance del grupo fundamentalista también ha conseguido que se encendieran las primeras alarmas en el gobierno de Benjamín Netanyahu por la cercanía de sus incursiones a la frontera noreste del Estado judío y en el sur, en la península del Sinaí, Egipto.

Si bien aĂșn no lo ven como una amenaza certera para su seguridad, sus funcionarios han comenzado a tomar cada vez mĂĄs en serio su riesgo potencial, en especial tras la difusiĂłn de un video en hebreo en el que advertĂ­a a Israel sobre posibles ataques contra su territorio.

Jerusalén ya había empezado a analizar en profundidad las consecuencias que podría traerle la desestabilización de sus países vecinos en 2011, cuando se desató la llamada Primavera Árabe que terminó con el gobierno egipcio de Hosni Mubarak, e hizo tambalear al de Al-Assad, entre otros.

Sin embargo, la situación estratégica ha cambiado en estos cuatro años, especialmente en Damasco, ya que ahora se le plantea como posibilidad el tener que enfrentar a un grupo fundamentalista como es el Estado Islåmico, en lugar de hacerlo con un Estado tradicional como era Siria, con un ejército convencional y fronteras establecidas, entre otras características.

La preocupaciĂłn israelĂ­ por el avance del EI se centra en tres frentes distintos. El primero estĂĄ vinculado a las constantes incursiones de las fuerzas de Abu Bakr al-Baghdadi en las cercanĂ­as de la meseta de GolĂĄn, en el noreste del paĂ­s, una regiĂłn que por el momento estĂĄ controlada por el EjĂ©rcito Libre de Siria. JerusalĂ©n se ha puesto en alerta, aunque todavĂ­a mira el conflicto con una prudencial distancia y ha evitado involucrarse pĂșblicamente.

“El avance de ISIS en las cercanĂ­as de la frontera es una amenaza grande que Israel la ve con preocupaciĂłn”, afirma Daniel Wajner, investigador del Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Hebrea de JerusalĂ©n. El analista James Dorsey coincide y agrega en una entrevista con la cadena de noticias Al Arabiya que “el Estado IslĂĄmico tambiĂ©n implica una amenaza seria para Israel pese a que no es su foco inmediato”.

“El creciente poder de ISIS y su proximidad a Israel podrĂ­an plantear una amenaza estratĂ©gica para nuestro paĂ­s –resalta el lĂ­der de la oposiciĂłn israelĂ­ y ex candidato a primer ministro, Itzhak Herzog, en una conferencia sobre seguridad–. El gobierno debe utilizar todos los medios a su alcance para crear una coaliciĂłn internacional que permita destruir a la organizaciĂłn terrorista, tanto en tĂ©rminos econĂłmicos como militares”.

El gobierno de Netanyahu hasta ahora se ha mostrado cauto y ha intentado no tener injerencia directa en lo que estå ocurriendo del otro lado de la frontera. Sin embargo, desconfía del rol que pueda estar jugando Irån dentro del territorio sirio donde ha avanzado con sus tropas, de la posibilidad de que acerque su ejército a su territorio o que intente enviarle armamentos a Hezbollah.

Sin embargo, la mayor incĂłgnita que aĂșn existe en JerusalĂ©n es saber cuĂĄl es el plan que pueda estar pergeñando el Estado IslĂĄmico para el futuro en la regiĂłn y si cumplirĂĄ con su amenaza pĂșblica de atacar Israel en forma directa.

“La guerra verdadera aĂșn no comenzĂł. Lo que estĂĄn probando ahora es solo un juego de niños respecto de lo que les espera en el futuro cercano. Por ahora hagan lo que quieran. Pero sepan que les haremos pagar la cuenta, diez veces mĂĄs de lo que han hecho –sostuvo el grupo yihadista en un video divulgado en las redes sociales en hebreo a fines de octubre–. Nos estamos acercando a ustedes desde el sur (SinaĂ­ egipcio) y desde el norte (GolĂĄn). Nuestro objetivo es cancelar para siempre los lĂ­mites trazados”.

Cualquier tipo de incursiĂłn, ya sea a travĂ©s del bombardeo a su poblaciĂłn o el secuestro y/o decapitaciĂłn de algĂșn soldado en la frontera podrĂ­a llevar a un ataque masivo de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF por sus siglas en inglĂ©s) o, incluso, una invasiĂłn terrestre del territorio sirio.

“Un bombardeo o un secuestro serĂ­a tomado como casus belli por Israel”, afirma Wajner, pese a que no lo ve como un escenario posible, al menos, en el corto plazo. “Israel estĂĄ manejando bien el tema manteniĂ©ndose al margen, delimitando sus lĂ­neas rojas y esperando que ninguno de los bandos enemigos se desmadre”, sostiene.

Hasta el momento, los bombardeos aéreos tanto de los rusos como de los estadounidenses han servido de poco para contrarrestar el avance de las fuerzas de Abu Bakr al-Baghdadi tanto en Siria como en Irak, aunque podría ser una herramienta a utilizar por las IDF si fuera necesario, afirman diferentes especialistas.

Una hipotĂ©tica incursiĂłn del Estado judĂ­o tendrĂ­a derivaciones tanto internas como internacionales para el gobierno de Netanyahu. Por un lado, una operaciĂłn terrestre podrĂ­a ocasionar bajas en sus tropas, algo que ya han sufrido en carne propia en la Ășltima guerra en el LĂ­bano, y que serĂ­a difĂ­cil de tolerar para la opiniĂłn pĂșblica local.
A diferencia de lo que ha venido ocurriendo en los Ășltimos años, su involucramiento militar en Siria para responder a un ataque del Estado IslĂĄmico podrĂ­a tener poca resistencia en la opiniĂłn pĂșblica internacional.

“Mientras el EI se comporte en una forma bestial no convencional, muchos en el mundo estarĂĄn felices de ver a Israel haciendo el trabajo sucio de su parte, respondiendo golpe tras golpe, si se da la oportunidad y la necesidad”, señala EfraĂ­n Inbar, director del Centro de Estudios EstratĂ©gicos del Centro Begin-Sadat, en una columna publicada en el diario Jerusalem Post.

Pero el riesgo de una incursiĂłn terrestre es que pondrĂ­a a las IDF cara a cara con las tropas iranĂ­es, con las consecuencias imposibles de calcular que esto podrĂ­a acarrear. Por el momento, ni JerusalĂ©n ni TeherĂĄn tienen en sus planes una situaciĂłn de esta magnitud, pero es algo que Al-Baghdadi conoce y que podrĂ­a utilizar como herramienta para tratar de generar un caos aĂșn mayor en la regiĂłn de verse cercado o para tratar de provocar un daño mayor al que ya ha causado en Medio Oriente.

“La presencia iranĂ­ alrededor de nosotros me preocupa, el hecho de que lo que estĂĄ ocurriendo en Siria los estĂ© envalentonando. Durante el año pasado trabajamos para prevenir que IrĂĄn abriera un frente en el GolĂĄn”, resalta el ministro de Defensa israelĂ­, MoshĂ© Yaalon, en una entrevista con Radio Israel.

Otro punto que preocupa a los israelĂ­es en este sector es una posible caĂ­da del rĂ©gimen de Al-Assad, algo que serĂ­a un golpe para TeherĂĄn, ya que podrĂ­a llevar a la desintegraciĂłn de lo que aĂșn queda del paĂ­s. Esto podrĂ­a poner al LĂ­bano y Jordania en una situaciĂłn aĂșn mĂĄs dĂ©bil de la que viven en la actualidad a causa del impacto que estĂĄ teniendo en sus economĂ­as los millones de refugiados sirios que han recibido desde que comenzĂł el conflicto.

“En el peor de los casos, Siria podrĂ­a convertirse en otro ‘HamastĂĄn’, pero es importante señalar que Israel ha sido exitoso en contener a Hamas en Gaza –afirma Inbar–. Jordania, un importante Estado tapĂłn y socio estratĂ©gico de Israel, tambiĂ©n tiene la capacidad militar para soportar una avalancha del Estado IslĂĄmico”.

Toda esta situaciĂłn de debilidad en la regiĂłn hace que el gobierno de Netanyahu “no vea con malos ojos la entrada de Rusia para tratar de poner un poco de orden en Siria y cubrir el vacĂ­o de poder que existe actualmente”, explica Wajner. Por eso, el propio primer ministro viajĂł a MoscĂș a fines de septiembre para reunirse con su par Vladimir Putin para acordar detalles sobre la participaciĂłn de las tropas de MoscĂș en el conflicto.

“Israel y Rusia tienen intereses comunes y uno de ellos es garantizar la estabilidad en Oriente Medio –afirmó el mandatario israelí tras el encuentro en el Kremlin–. Irán y Siria están tratando de crear un segundo frente terrorista contra nosotros en los Altos del Golán. Bajo estas circunstancias, creo que es muy importante venir aquí para explicar nuestra posición y hacer todo lo posible para evitar la incomprensión entre ambos países”.

El peligro del SinaĂ­

El segundo flanco que preocupa a los israelíes es el sur, que abarca la frontera con Egipto, en la que mantiene una paz estable y duradera desde los acuerdos de Camp David en 1978. En el desierto del Sinaí el Estado Islåmico también ha plantado bandera y empezado a incursionar desde 2014 contra el gobierno de Abdel Fattah el-Sisi a través de su brazo armado local Wilayat Sinai.

La primera alerta importante para el gobierno de Netanyahu se encendió el 1 de julio de 2015 cuando el grupo fundamentalista atacó puestos del ejército egipcio y asesinó a decenas de soldados y civiles, lo que provocó la reacción de las fuerzas armadas egipcias que respondieron a la embestida con un saldo de, al menos, 240 militantes muertos.

“El ataque a un pueblo egipcio en la penĂ­nsula del SinaĂ­ llevado a cabo por la rama local de ISIS con varios cientos de combatientes no es una excepciĂłn a esta evaluaciĂłn. ISIS ha demostrado una habilidad tĂĄctica en el empleo de un gran nĂșmero de milicianos en una zona donde, desde hace varios años, el ejĂ©rcito egipcio ha encontrado problemas en la aplicaciĂłn de la soberanĂ­a del Estado”, sostiene Inbar.

Los enfrenamientos entre ambas partes continuaron durante todo el año, pero el golpe mĂĄs duro aĂșn estaba por venir. El 31 de octubre se estrellĂł el vuelo 9268 de la aerolĂ­nea rusa Metrojet en el norte de la penĂ­nsula de SinaĂ­ y provocĂł la muerte de 224 personas. El Estado IslĂĄmico se adjudicĂł la responsabilidad del atentado.

Si bien hasta el momento no se han producido ataques contra el territorio israelĂ­ en su flanco sur, la preocupaciĂłn existe ya que Wilayat Sinai opera cerca de su frontera y las fuerzas armadas egipcias aĂșn no han logrado desactivar por completo su accionar. “Desde el SinaĂ­, hubo un puñado de intentos de atacar a Israel. Últimamente, no ha sido asĂ­. Los egipcios estĂĄn combatiĂ©ndolos con gran determinaciĂłn”, sostiene Yaalon.
Inbar coincide y destaca que “el ejĂ©rcito egipcio tiene eventualmente Ă©xito en repeler los ataques y en asesinar a cientos de milicianos. MĂĄs allĂĄ de que sus fuerzas no estĂĄn bien entrenadas para enfrentar escenarios como los que propone el Estado IslĂĄmico y su preocupaciĂłn por la regiĂłn del Delta, aĂșn es probable que tengan Ă©xito en contener el cambio del EI”.

La mayor preocupaciĂłn del gobierno de Netanyahu estĂĄ vinculada en cĂłmo deberĂ­a reaccionar si comenzaran a llover misiles contra las poblaciones situadas en la regiĂłn del Neguev. En ese caso, su accionar estarĂ­a mucho mĂĄs limitado que en el norte del paĂ­s ya que Egipto es su aliado mĂĄs importante en la regiĂłn y cualquier incursiĂłn podrĂ­a ser tomada como una violaciĂłn a su soberanĂ­a y causar la ira de la opiniĂłn pĂșblica y de diversos grupos fundamentalistas locales.

La presencia del EI en el SinaĂ­ tambiĂ©n ha llevado a los israelĂ­es a observar con atenciĂłn lo que estĂĄ ocurriendo en la Franja de Gaza, donde grupos fundamentalistas salafistas estĂĄn comenzando a operar contra su territorio, con ayuda de Wilayat Sinai. “El Estado IslĂĄmico estĂĄ presente en el SinaĂ­ actuando contra Egipto y tiene cooperaciĂłn con grupos en Gaza”, resalta Wajner.

En JerusalĂ©n especulan que el propio Hamas podrĂ­a terminar combatiĂ©ndolos para eliminar una potencial competencia en su liderazgo en la zona, lo que indirectamente le serĂ­a de gran ayuda a Israel. “Ocasionalmente algĂșn misil fue disparado por el Estado IslĂĄmico desde Gaza, pero en realidad estaba dirigido a Hamas. Hay algunos simpatizantes suyos en Gaza, a quienes Hamas estĂĄ combatiendo. Es un fenĂłmeno interesante. En Cisjordania hay algunas cĂ©lulas. AllĂ­ hemos capturado algunas hace un tiempo, pero la situaciĂłn estĂĄ bajo control”, sostiene Yaalon.

En tanto, Lina Khatib, investigadora senior asociada de la Arab Reform Initiative, destaca en una entrevista con Al Arabiya que “los líderes del Estado Islámico suelen declarar que el combate a los apóstatas sunitas es su prioridad sobre la lucha contra los judíos. Su amenaza directa contra Hamas y la Autoridad Palestina cae en esta categoría”.

Finalmente, la tercera situaciĂłn que preocupa a los israelĂ­es con respecto al avance del Estado IslĂĄmico en la regiĂłn es la penetraciĂłn e influencia que estĂĄ teniendo su accionar y su mensaje sanguinario entre los palestinos, en especial desde que comenzĂł la ola de ataques con cuchillos contra su poblaciĂłn.

“De algĂșn lado surge el espĂ­ritu de salir a degollar gente con un cuchillo. El avance del Estado IslĂĄmico motiva a los musulmanes. Hay una gran incitaciĂłn en las redes sociales que estĂĄ siendo promovida por ellos”, afirma Wajner.

SegĂșn una encuesta realizada por el Palestinian Center for Policy and Survey Research el 6 de octubre de 2015, el 9% de 1,82 millones de habitantes de la Franja de Gaza y el 4% de los 1,72 millones de Cisjordania afirman que el Estado IslĂĄmico representa el verdadero islam. El mismo sondeo habĂ­a registrado cifras del 14% y 8% respectivamente en junio. “Si un Ă­nfimo porcentaje sintiera ganas de hacer algo, la situaciĂłn de violencia se complicarĂ­a”, destaca el investigador del Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Hebrea de JerusalĂ©n.

En tanto, Olivia Sohns, del Center for National Security de la Universidad de Austin, señala en una entrevista con Al Arabiya que Al-Baghdadi “estĂĄ tratando de usar el empeoramiento de la violencia entre israelĂ­es y palestinos para aumentar su visibilidad en este campo”.

Desde septiembre de 2015, tras las festividades judĂ­as, al menos once israelĂ­es murieron acuchillados por terroristas palestinos mientras que las fuerzas de seguridad aseguran haber abatido a 32 de los atacantes, segĂșn datos de la agencia de noticias AFP.
Por eso la prioridad del gobierno de Netanyahu estĂĄ centrada en reducir la violencia que se ha suscitado en los Ășltimos meses, hacer retornar el conflicto con los palestinos a sus carriles tradicionales y evitar que una respuesta militar a estos ataques callejeros pueda llegar a generar una crĂ­tica internacional.

“La principal preocupación de Israel hoy es estabilizar la situación con los palestinos. Israel entiende muy bien que tiene que hacer frente ahora y en el futuro con los palestinos y que el Estado Islámico no sobrevivirá en el largo plazo, mientras que el conflicto con los palestinos permanecerá presente hasta que se resuelva”, afirma Alon Ben Meir, especialista en negociaciones entre Israel y los Estados árabes, a la cadena Al Arabiya.

La amenaza del Estado IslĂĄmico contra Israel por ahora se mantiene sĂłlo en el terreno de las probabilidades, aunque lejano de concretarse. Todo dependerĂĄ de las decisiones que tome Al-Baghdadi y los efectos que tengan las incursiones internacionales en el territorio sirio para contrarrestar su avance.

Mientras tanto, el gobierno de Netanyahu se muestra confiado en que un ataque contra su territorio está lejos de ocurrir y que en caso de que eso pasara, saldrá victorioso. “DAESH [eligió llamar al EI por su acrónimo en árabe] no ha abierto un frente contra nosotros porque simplemente saldrá herido”, concluye Yaalon.

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 75: FormaciĂłn Docente


DESCARGAR - VER
NÂș 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
NÂș 73: ELITES


DESCARGAR - VER
NÂș 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
NÂș 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
NÂș 70: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
NÂș 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
NÂș 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
NÂș 66: La EducaciĂłn de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
NÂș 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
NÂș 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
NÂș 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
NÂș 59: La ResponsabilizaciĂłn en la gestiĂłn pĂșblica


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 50
Iluminados por el Fuego

Un mundo en Guerra

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Khatchik DerGhougassian
La (sin) razĂłn de la fuerza. El conflicto global y las armas en el siglo XXI
Ignacio Klich
La entente nuclear como “game changer” para Irán en relación a israelíes y árabes
Jodor Jalit
Viejas fracturas, nuevos conflictos e intervenciones durante los levantamientos ĂĄrabes
HernĂĄn Dobry
ISIS: una nueva amenaza para la seguridad de Israel
Federico Merke
Entre la necesidad y las restricciones: hacia una estrategia de seguridad europea
Claudio Ingerflom Martín Baña
TradiciĂłn e innovaciĂłn en la polĂ­tica exterior rusa
Ricardo Torres
La olla de presiĂłn del CĂĄucaso
Marcelo Saguier
Los conflictos socio-ambientales y la agenda internacional
Ulises LeĂłn Kandiko
Ciberseguridad
Roberto Bloch
Recursos naturales estratĂ©gicos: una “nueva geografĂ­a” se despliega
Juan Pablo Artinian
El genocidio a partir de una mirada histĂłrica. Desde el siglo XX y el Genocidio Armenio hasta los crĂ­menes contra la humanidad del siglo XXI
Antonella Guidoccio
La evoluciĂłn de la inversiĂłn en armamentos a nivel global y su implicancia en la seguridad internacional y el equilibrio de poder
Carla Morasso
Las promesas y tragedias de África Subsahariana
Leiza Brumat
Con el coyote no hay aduana. Migraciones forzadas, irregulares y gobernabilidad (migratoria) global

Newsletter