Historia de la Universidad Popular de Resistencia

Historia de la Universidad Popular de Resistencia

Por Atilio Fanti

Surgida a partir de un debate popular en 1929 y con un edificio propio desde 1942, esta casa de estudios naci├│ cuando el Chaco todav├şa no hab├şa alcanzado el estatus de provincia. Tras un declive iniciado durante la ├║ltima dictadura militar, estuvo a punto de cerrar en 2004. Sin embargo, con el apoyo de la sociedad local, una nueva comisi├│n directiva comenz├│ una etapa de refundaci├│n.
 
Presidente de la Universidad Popular de Resistencia desde 2004 y figura destacada en la educaci├│n alternativa del Nordeste Argentino


-A A +A
ÔÇťSomos trabajadores como ustedes. Pero creemos que la vida humana tiene alegr├şas m├ís intensas, m├ís durables y menos onerosas que las de la taberna. Nuestra ambici├│n es grande, queremos la verdad, la belleza, la vida moral para todos; queremos que todos sean admitidos a participar de estos bienes que constituyen el patrimonio propio de la humanidad. Queremos que as├ş como la luz solar penetra en todos los ojos, la luz espiritual penetre en todas las inteligencias; queremos una civilizaci├│n real que no excluya a la mayor├şa de los hombres; una civilizaci├│n que deje de ser la obra y el proyecto de algunos pocos y a la cual todos sean llamados a concurrir y participarÔÇŁ.
Proclama de las universidades populares.
George Deherme. Fundador de la primera Universidad Popular, el 9 de octubre de 1896, en Montreuil, Francia.

El 10 de noviembre de 1929, en una asamblea popular realizada en un teatro de la ciudad de Resistencia que se llamaba Olimpo ÔÇôhoy demolidoÔÇô comenz├│ la historia de lo que luego ser├şa una de las instituciones educativas m├ís importantes de aquel inicio de siglo. Asisti├│ a la convocatoria un gran n├║mero de ciudadanos de la entonces capital del Territorio Nacional del Chaco, que en aquel entonces no contaba con m├ís de 20 mil habitantes.

Un grupo de brillantes ciudadanos, varios de ellos militantes del Partido Socialista, decidieron fundar una escuela de artes y oficios, viendo la tremenda demanda que hab├şa en los j├│venes por prepararse y capacitarse, en un territorio que no ten├şa a├║n la condici├│n de provincia. Y lo hicieron como ellos pensaban: a trav├ęs de un debate p├║blico y abierto a toda la comunidad.

Las ideas que los mov├şan no eran propias, sino que ven├şan de la Francia de fines del siglo XIX, en pleno proceso de revoluci├│n industrial, donde el campesinado ÔÇôsin formaci├│n algunaÔÇô se trasladaba a las ciudades en busca de mejorar su vida a trav├ęs del trabajo en las nacientes industrias europeas. Este fen├│meno se reproduc├şa incipientemente en los territorios recientemente poblados por colonos venidos de distintas latitudes y que demandaban alguna preparaci├│n para mejorar sus condiciones de vida.

El debate ÔÇôque dur├│ tres mesesÔÇô en aquella asamblea popular gir├│ en torno a la denominaci├│n, ya que varios se opon├şan a que se llamara Universidad a una escuela de artes y oficios. Alguien finalmente record├│ que en la vecina ciudad de Corrientes ya funcionaba una con ese mismo nombre desde 1919 ÔÇôhoy desaparecidaÔÇô y, con tal antecedente, las diferencias de opini├│n fueron zanjadas y desde entonces lleva este nombre, al igual que ocurri├│ con otras 23 instituciones similares que hubo a lo largo y ancho del pa├şs.

Durante el gobierno de Arturo Illia, en la d├ęcada delosÔÇÖ60, se apoy├│ mucho a estas casas de estudios y, consecuentemente, fue a partir del gobierno de facto de Ongan├şa (1966) cuando empez├│ la declinaci├│n de casi todas las Universidades Populares de la Argentina. Y posteriormente, la sangrienta y feroz dictadura de los a├▒os ÔÇÖ70 puso fin a la otrora intensa vida educacional de la mayor├şa de estas casas de estudio que hab├şan tenido una trayectoria important├şsima en la formaci├│n y capacitaci├│n para el trabajo de varias generaciones de j├│venes argentinos.

La primera medida tendiente a su extinci├│n fue la de cambiar su denominaci├│n. En el Chaco se pretendi├│ imponerle el nombre de ÔÇťJorge NewberyÔÇŁ en 1977, cuando el entonces ministro de gobierno provincial de facto, envi├│ una nota ÔÇťexigiendo el cambio inmediato del nombre ya que ÔÇôrezaba ese textoÔÇô el t├ęrmino Universidad no se ajusta al tipo de ense├▒anza que all├ş se brinda y lo de Popular tiene una clara connotaci├│n marxistaÔÇŁ(sic).
Las autoridades de la instituci├│n de aquella ├ępoca iniciaron entonces un largo peregrinar e hicieron intensas gestiones hasta que lograron que se mantuviera su denominaci├│n, siendo una de las pocas UP que lo logr├│. La otra sobreviviente est├í actualmente en Mendoza y una tercera tambi├ęn existe, aunque con muy poca actividad, en Paran├í, Entre R├şos.

Los inicios

El m├ís apasionado ide├│logo de aquella instituci├│n cultural y educativa fue un hombre muy apreciado en la capital chaque├▒a: Juan Ram├│n Lestani. Como presidente del Concejo Municipal de Resistencia por el Partido Socialista y paralelamente presidente de la incipiente Universidad Popular, en una tremenda soledad pero categ├│rico en la acci├│n, Lestani se lanz├│ a la cruzada institucional en 1938. Consigui├│ entonces la cesi├│n de un predio en pleno casco c├ęntrico de la ciudad, a solo cien metros de la plaza central, destinado a la construcci├│n de un edificio de caracter├şsticas monumentales para la ├ępoca. Y as├ş gan├│ la batalla de su anhelado proyecto, que por aquellos a├▒os parec├şa una locura, secundado por otros ciudadanos iluministas de aquella naciente sociedad marginal. A la ÔÇťlocuraÔÇŁ de Lestani se sumaron Roberto Muller y Oscar Vargas, tambi├ęn integrantes de la comisi├│n directiva, que coincid├şan en la idea de despegar al Chaco de su condici├│n de Territorio Nacional y lograr el estatus de provincia. La autonom├şa era imprescindible en la construcci├│n de una identidad propia, y la Universidad Popular deb├şa jugar un papel relevante en pos de ella.

El edificio se inaugur├│ el 9 de julio de 1942, y desde ese momento la instituci├│n se convirti├│ en el centro educativo, cultural y pol├ştico m├ís importante de la ciudad. Para ese entonces estos hombres hab├şan creado un colegio secundario al que llamaron Colegio Popular (1932), el que luego y hasta hoy pas├│ a llamarse Colegio Nacional Jos├ę Mar├şa Paz. Y no bien terminado el edificio crearon tambi├ęn la Escuela Nacional de Comercio N┬║1; luego, en 1948, la Escuela de Ense├▒anza T├ęcnica, y en 1957 pusieron en marcha el Bachillerato Provincial N┬║ 1.

Tan determinante labor llev├│ a cabo la UP chaque├▒a que, en la d├ęcada de 1950 y al impulso de la comisi├│n directiva, se constituy├│ all├ş la Junta Promotora para la creaci├│n de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), que en efecto comenz├│ a funcionar en la sede de la Universidad Popular con las dos primeras carreras: Ciencias Econ├│micas y Arquitectura.

Como se ha se├▒alado, la declinaci├│n de esta instituci├│n comenz├│ en los a├▒os ÔÇÖ70, hasta que, durante la dictadura de Videla-Massera, se le quit├│ todo tipo de apoyo y se la conden├│ a una larga decadencia y olvido. Y parad├│jicamente el golpe final lo recibi├│ en plena democracia, a fines de los ÔÇÖ90, cuando el gobierno de Fernando de la R├║a le neg├│ la ayuda necesaria para rescatarla de una condena a remate promovida por la entonces DGI, debido a deudas previsionales.

El remate finalmente se estableci├│ para el mes de noviembre de 2004, cuando aquel edificio, inaugurado con tanta esperanza y noble misi├│n, solo ten├şa tres aulas funcionando y doce tubos fluorescentes por toda iluminaci├│n. Parec├şa que toda esa rica historia pasar├şa al olvido, extinguida bajo el martillo del rematador.

Fue entonces cuando una nueva comisi├│n directiva, que asumi├│ en el mes de junio de aquel 2004, decidi├│ rescatarla del inminente remate. Para ello se vieron obligados a vender una parte del predio ya que el gobierno de entonces se negaba a brindar cualquier tipo de ayuda para recuperar la UP. Y as├ş fue que, con el dinero de aquella venta, se inici├│ la recomposici├│n del edificio y la resignificaci├│n como instituci├│n educativa. Se adquirieron los mobiliarios b├ísicos necesarios para reanudar su funcionamiento y, en 2005, comenz├│ una etapa de refundaci├│n a partir del egreso de 680 alumnos.

A la vez, y con la notable din├ímica que los tiempos pol├şticos de la Naci├│n estimularon, la Universidad Popular chaque├▒a abri├│ sus puertas a las distintas expresiones pol├şticas, culturales y sociales que acompa├▒aron esta nueva etapa, ya fuertemente apoyada por la sociedad en su conjunto. As├ş, para el a├▒o 2015, una d├ęcada despu├ęs de su refundaci├│n, hab├şan egresado ya m├ís de 5.000 alumnos, lo que permiti├│ dar comienzo a un proceso de ampliaci├│n de la sede, construy├ęndose un piso nuevo y contando ya entonces con 15 modernas aulas para la ense├▒anza.

No fue producto s├│lo de la conducci├│n de la entidad que estos logros se alcanzaran durante la ├║ltima d├ęcada, sino que ello se debi├│ fundamentalmente a que la sociedad chaque├▒a comenz├│ una etapa de crecimiento, en la que la educaci├│n se convirti├│ en un norte fundamental para alcanzar los distintos objetivos que los j├│venes se proponen. Y hay que decir, adem├ís, que durante este per├şodo las escuelas de artes y oficios, como otras en el pa├şs, fueron acompa├▒adas por el Estado de manera decisiva y contundente, lo que llev├│ a que muchos j├│venes se prepararan en los m├ís diversos oficios para desempe├▒arse mejor en la renovada vida laboral de ese momento, que coexisti├│ por entonces con una creciente demanda empresarial que planteaba nuevas exigencias formativas.

<
>


DESCARGAR - VER
N┬║ 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
N┬║ 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
N┬║ 59: La Responsabilizaci├│n en la gesti├│n p├║blica


DESCARGAR - VER
N┬║ 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
Nº 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
N┬║ 56: ASIA


DESCARGAR - VER
N┬║ 55: Econom├şa Internacional


DESCARGAR - VER
N┬║ 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
N┬║ 53: N┬║ 53


DESCARGAR - VER
N┬║ 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
N┬║ 51: Juventud


DESCARGAR - VER
N┬║ 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
N┬║ 49: Libertad de expresi├│n


DESCARGAR - VER
N┬║ 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
N┬║ 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
N┬║ 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
N┬║ 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
N┬║ 44: EE.UU. y Am├ęrica Latina


DESCARGAR - VER
N┬║ 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
N┬║ 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
N┬║ 41: Salud


DESCARGAR - VER
N┬║ 40: Internet y Nuevas Tecnolog├şas


DESCARGAR - VER
N┬║ 39: Internet y Nuevas Tecnolog├şas


DESCARGAR - VER
N┬║ 38: Econom├Ča Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
N┬║ 37: econom├şa social


DESCARGAR - VER
N┬║ 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
N┬║ 35: C├│rdoba


DESCARGAR - VER
N┬║ 34: Control Social


DESCARGAR - VER
N┬║ 33: Educaci├│n Superior


DESCARGAR - VER
N┬║ 32: G├ęnero


DESCARGAR - VER
N┬║ 31: 30 a├▒os de democracia


DESCARGAR - VER
N┬║ 30: Justicia


DESCARGAR - VER
N┬║ 29: Desaf├şos culturales


DESCARGAR - VER
N┬║ 28: Econom├şas Regionales


DESCARGAR - VER
N┬║ 27: Econom├şas Regionales


DESCARGAR - VER
N┬║ 26: N┬║ 26


DESCARGAR - VER
N┬║ 25: pueblos ind├şgenas


DESCARGAR - VER
N┬║ 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
N┬║ 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
N┬║ 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
N┬║ 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
N┬║ 20: AGUA


DESCARGAR - VER
N┬║ 19: Integraci├│n Regional


DESCARGAR - VER
N┬║ 18: Estado II


DESCARGAR - VER
N┬║ 17: Estado I


DESCARGAR - VER
N┬║ 16: Industria


DESCARGAR - VER
Nº 15: Seguridad democrática


DESCARGAR - VER
N┬║ 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
N┬║ 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
N┬║ 12: Agroganader├şa


DESCARGAR - VER
N┬║ 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
N┬║ 10: Energ├şa


DESCARGAR - VER
N┬║ 9: Transporte


DESCARGAR - VER
N┬║ 8: Ciencia y tecnolog├şa


DESCARGAR - VER
N┬║ 7: Salud


DESCARGAR - VER
N┬║ 6: Empleo


DESCARGAR - VER
Nº 5: Hábitat y vivienda


DESCARGAR - VER
N┬║ 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
N┬║ 3: Educaci├│n


DESCARGAR - VER
N┬║ 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
N┬║ 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix N┬║ 61
TIEMPOS DIF├ŹCILES

CULTURA

Art├şculos de este n├║mero

Mempo Giardinelli
A modo de introducci├│n
Horacio González
M├ętodos de arrasamiento cultural
Miguel Russo
El periodismo porte├▒o y los grandes multimedios argentinos
Jorge Felippa y Graciela Bialet
Cultura en C├│rdoba: efervescencia y cuentas pendientes
M├│nica Ambort
Medios comunitarios en peligro
Nicolás Batlle
El cine argentino hoy
Graciela Falbo
La universidad argentina y el periodismo que viene
Francisco Tete Romero
Del crisol de razas al horizonte pluricultural
Natalia Porta L├│pez
Pol├şticas de lectura en la Argentina
Emilce Moler
Las voces, m├ís all├í de las efem├ęrides. O el pasado siempre presente
Atilio Fanti
Historia de la Universidad Popular de Resistencia
Daniel Filmus
Educar para la construcci├│n de una cultura de la memoria
Walter A. Bord├│n
Cavilaciones de un productor: la cara B de la m├║sica argentina
Mar├şa Luisa Miretti
Santa Fe y la cultura, hoy
Luis Borda
Vigencia del tango en el mundo
Daniel Alonso
Estado de la cultura en la Patagonia
No├ę Jitrik
Dos culturas

Newsletter