El desafío de vivir con lo nuestro

El desafío de vivir con lo nuestro

Por Abraham Leonardo Gak

En marzo de este 2016 se fue un amigo y compañero de trabajo. Un intelectual imprescindible para entender las últimas décadas de nuestra historia y de la región. Un hombre que trabajó permanentemente para difundir valores y conceptos que nos permitieran pensar desde nuestro lugar y con nuestros recursos los problemas de nuestra sociedad. Este número de Voces en el Fénix es un homenaje a ese hombre, nuestro amigo y maestro, Aldo Ferrer
 


-A A +A

A fines de la Segunda Guerra Mundial, los países, en particular los vencedores, comenzaron a crear una serie de instituciones que impidieran el desarrollo de nuevas tragedias bélicas.
Estados Unidos y los países europeos generaron una unidad para el desarrollo de medidas económicas y sociales para garantizar su hegemonía sobre el resto del mundo.

Así, en enero de 1942, y mediante una alianza de veintiséis países que firman la Declaración de las Naciones Unidas, nace lo que tres años más tarde, una vez finalizado el conflicto bélico, sería la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Las reglas de funcionamiento del Consejo de Seguridad de la nueva institución, que les otorgaba poder de veto a los cinco países vencedores y aliados en la contienda internacional, fueron aprovechadas por estos y fue el prolegómeno de un proceso de apropiación y colonización de territorios y sus riquezas.

En aquel entonces comienza a vislumbrarse un conflicto que se desarrollaría por décadas. La confrontación de Estados Unidos y sus aliados con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, que a su vez tomó bajo su manto protector a muchos países de Europa Oriental. Nacía la “Guerra Fría”.

En este escenario, y durante la conferencia realizada en Bretton Woods, los países aliados crearon dos organismos encargados de asegurar la estabilidad financiera del mundo occidental: el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

El FMI fue creado para fomentar la cooperación económica internacional, la estabilidad cambiaria y la búsqueda por establecer un sistema multilateral de pagos eliminando restricciones cambiarias que dificulten el comercio internacional, colaborando así en la corrección de los desequilibrios de sus balanzas de pagos.

Estas instituciones, a través de distintos programas, fueron las responsables de generar en los países en vía de desarrollo del continente americano una creciente dependencia de los países centrales, con la consecuente pérdida de soberanía e implicancias nefastas para los pueblos.

Como respuesta a esta conformación geopolítica, en el año 1948 comienza a funcionar bajo la esfera de la ONU la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). El Dr. Raúl Prebisch, economista argentino, fue su promotor.

Prontamente, la CEPAL se fue convirtiendo en la fuente mundial de información y análisis de la realidad social de América latina y el Caribe y hoy, a más de cincuenta años de su creación, sigue siendo una usina fundamental del pensamiento de la región con un enfoque analítico propio y preservado a través del tiempo.

El eje de este modelo analítico está basado en la oposición entre “periferia” y “centro”. Vinculaba la capacidad de desarrollo económico y la relación desigual entre los grandes países centrales y los emergentes de América latina, determinando un patrón específico de inserción de esta en la economía mundial como productora de bienes, servicios y productos primarios y a su vez consumidora de tecnología –muchas veces inadecuada para sus recursos y nivel de ingresos– producida en los países del “centro”.

Asimismo, concluía con la idea de que la estructura socioeconómica periférica determina un modo singular de industrializar, introducir el producto técnico y, obviamente, distribuir equitativamente del ingreso.

Varios jóvenes economistas latinoamericanas tomaron esta teoría “de centro-periferia” y vincularon el desarrollo de sus respectivos países con el de América latina en general, uniéndose en un movimiento sin institucionalizar que se dio en llamar “pensamiento estructuralista latinoamericano”. Entre estos intelectuales descollaron Celso Furtado, Aníbal Pinto, José Medina Echavarría, Regino Boti, Jorge Ahumada, Juan Noyola Vázquez y Osvaldo Sunkel. Todos ellos, con mensajes innovadores, se lanzaron decididamente a la acción política con el objetivo de lograr un cambio esencial y necesario para independizarnos de la tutela, custodia y dirigencia externas.

En este contexto, en la Argentina emerge un joven economista, pedagogo y pensador original: Aldo Ferrer, quien desde ese momento fue instalando la idea de un modelo económico contrapuesto a lo que hoy llamamos neoliberalismo.

Su producción intelectual dedicada al desarrollo regional consta de una extensa e interesante bibliografía y es transmitida a través de la docencia a varias generaciones por medio de clases de grado y de posgrado, así como también a través de artículos publicados en diversos medios.

En esta misma línea y consecuente con su pensamiento, colaboró en la constitución de instituciones que investigan los problemas del desarrollo. Así, fue una presencia indispensable para el perfeccionamiento del Instituto de Desarrollo Económico y Social (IDES) y para la creación del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), que es hoy en día uno de los más importantes centros de estudio sobre el tema.
Con una participación muy activa e irremplazable impulsó, junto con muy distinguidos académicos de la universidad y de distintos institutos, la creación de lo que se dio en llamar el Plan Fénix. Dentro de este espacio de pensamiento heterodoxo, muchos tuvimos el placer de trabajar codo a codo con él, dando profundos debates, redactando y publicando un nuevo plan económico que resolviera la dualidad con respecto al papel que le fuera asignado a la República Argentina como proveedora de materias primas y consumidora de la producción industrial externa. El objetivo del Plan Fénix era colaborar al “resurgimiento de la Argentina de las cenizas que había dejado el neoliberalismo de la década del ’90”.

Desde luego, es difícil centrar en un artículo, e incluso en un libro, la variedad de temas específicos vinculados al desarrollo y a la independencia y soberanía nacionales que ha sabido analizar y explicar en sus prolíficos años.

Aldo Ferrer persistió en su trabajo hasta horas antes de fallecer, completando así muchas décadas de labor y lucha.

No queremos quedarnos en el lamento de la pérdida de este gran hombre, gran académico y político, sino, por el contrario, debemos celebrar la distinción que tuvimos, como argentinos y como latinoamericanos, de contar con su aporte.

Todos aquellos que fuimos privilegiados con su amistad, quienes supieron aprovechar al máximo las lecciones de su actividad docente, quienes pudieron leerlo, debatirlo, comprenderlo, lo tenemos tan presente que llegamos al extremo de creer que era eterno. Su ausencia era impensable para nosotros/as. No podíamos imaginar la realidad sin su presencia. Aldo Ferrer ya no está con nosotros físicamente y esto nos duele.

Con su ausencia perdemos a un fiscal, un guía y un amigo, pero nos queda un mensaje optimista: su convencimiento de que la Argentina es suficientemente fuerte como para resistir las adversidades propias y las que provienen de afuera. En esto, el pensamiento de Aldo Ferrer será eterno.

<
>


DESCARGAR - VER
Nº 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
Nº 70: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
Nº 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
Nº 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
Nº 66: La Educación de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
Nº 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
Nº 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
Nº 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
Nº 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
Nº 59: La Responsabilización en la gestión pública


DESCARGAR - VER
Nº 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
Nº 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
Nº 56: ASIA


DESCARGAR - VER
Nº 55: Economía Internacional


DESCARGAR - VER
Nº 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
Nº 53: Nº 53


DESCARGAR - VER
Nº 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
Nº 51: Juventud


DESCARGAR - VER
Nº 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
Nº 49: Libertad de expresión


DESCARGAR - VER
Nº 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
Nº 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
Nº 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
Nº 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
Nº 44: EE.UU. y América Latina


DESCARGAR - VER
Nº 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
Nº 41: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 40: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 39: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 38: Economìa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
Nº 37: economía social


DESCARGAR - VER
Nº 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
Nº 35: Córdoba


DESCARGAR - VER
Nº 34: Control Social


DESCARGAR - VER
Nº 33: Educación Superior


DESCARGAR - VER
Nº 32: Género


DESCARGAR - VER
Nº 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
Nº 30: Justicia


DESCARGAR - VER
Nº 29: Desafíos culturales


DESCARGAR - VER
Nº 28: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 27: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 26: Nº 26


DESCARGAR - VER
Nº 25: pueblos indígenas


DESCARGAR - VER
Nº 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
Nº 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
Nº 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
Nº 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
Nº 20: AGUA


DESCARGAR - VER
Nº 19: Integración Regional


DESCARGAR - VER
Nº 18: Estado II


DESCARGAR - VER
Nº 17: Estado I


DESCARGAR - VER
Nº 16: Industria


DESCARGAR - VER
Nº 15: Seguridad democrática


DESCARGAR - VER
Nº 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
Nº 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
Nº 12: Agroganadería


DESCARGAR - VER
Nº 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
Nº 10: Energía


DESCARGAR - VER
Nº 9: Transporte


DESCARGAR - VER
Nº 8: Ciencia y tecnología


DESCARGAR - VER
Nº 7: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 6: Empleo


DESCARGAR - VER
Nº 5: Hábitat y vivienda


DESCARGAR - VER
Nº 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
Nº 3: Educación


DESCARGAR - VER
Nº 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix Nº 54
AL MAESTRO CON CARIÑO

Homenaje a Aldo Ferrer

Artículos de este número

Marcelo Rougier y Juan Odisio
Aldo Ferrer: teoría y práctica del desarrollo en la Argentina
Ricardo Aronskind
Aldo Ferrer y la construcción de la densidad nacional
Alberto Müller
“Vivir con lo nuestro”: coyuntura y vigencia
Fernando Porta y Fernando Peirano
Aldo Ferrer: tecnología y política en América latina
Graciela E. Gutman y Gabriel Yoguel
Aldo Ferrer y sus aportes sobre el desarrollo tecnológico en la periferia. Reflexiones a partir de su libro “Tecnología y Política Económica” (1ª ed., 1974)
Martín Schorr
¿Puede la Argentina pagar su deuda externa? Análisis y reflexiones de Aldo Ferrer sobre los legados de la última dictadura militar
Matías Kulfas
Pasado y futuro del desarrollo argentino desde el pensamiento de Aldo Ferrer
Paula Español y Germán Herrera Bartis
Empresariado nacional y desarrollo económico. Algunas notas para alentar la discusión
Stella Maris Biocca
La restauración de la colonia
Alejandro Rofman
Los dos modelos en pugna en la visión de Aldo Ferrer
Julio A. Ruiz
¿Hay luz al final del túnel?
Mario Rapoport
La historia de la globalización según Aldo Ferrer
Marta Bekerman y Anabel Chiara
Comentario al trabajo de Aldo Ferrer: “Globalización, desarrollo y densidad nacional”
José Briceño Ruiz
Aldo Ferrer y la integración regional en América latina
José Miguel Amiune
Lo que aprendí de Aldo Ferrer: pensar críticamente el sistema internacional y la distribución del poder mundial
Horacio Verbitsky
Orantes y penitentes
Luiz Carlos Bresser-Pereira
Aldo Ferrer e a densidade de ser
Jorge Gaggero
Los hermanos Ferrer. Marta (1944-1976) y Aldo (1927-2016). In memoriam

Newsletter