El cooperativismo transformador y la batalla cultural

El cooperativismo transformador y la batalla cultural

Por Pablo Imen

El neoliberalismo arrasó con valores, principios e intereses comunes a la mayoría del pueblo. Es necesario dar la batalla cultural y vencer, para poder volver a creer en la posibilidad de construir un futuro con inclusión y solidaridad. A continuación, la experiencia de algunas de las herramientas con las que contamos.
 
Director de Idelcoop. Secretario de Investigaciones del CCC Floreal Gorini. Docente e investigador de la UBA. Coordinador de Expediciones Pedagógicas Simón Rodríguez


-A A +A

Estamos escribiendo este artículo en pleno conflicto del Estado argentino con los fondos buitre, y si hacemos esta referencia como punto de partida es porque entendemos el valor simbólico de este dato de la realidad para comprender las encrucijadas del mundo hoy.

Nos referimos al predominio del capital especulativo –en este caso, en su versión carroñera– y al mundo que se vino configurando en el último cuarto del siglo XX con la imposición –inicialmente por la fuerza en el caso de América latina y por vía electoral en Estados Unidos y en Gran Bretaña– del paradigma neoliberal conservador aún hegemónico.

En esta coyuntura histórica aparecen algunos datos cuya contundencia es inapelable. Las 85 fortunas individuales más ricas del mundo ostentan la misma riqueza que prácticamente la mitad de la población mundial más pobre. Estados Unidos –devenido a partir de la disolución del campo del “socialismo real” en gendarme del nuevo orden neoliberal conservador– no tuvo ningún escrúpulo en invadir –con otros socios– países bajo la excusa del terrorismo anidado en Afganistán, en Irak, en Libia y otros lares. Lo hizo, cabe consignar, desconociendo pronunciamientos taxativos de organismos supranacionales como Naciones Unidas o principios muy elementales del derecho internacional.

En otros términos, el capitalismo neoliberal exacerbó las peores tendencias profundizando la violencia y la injusticia a niveles intolerables. Frente a ese escenario, surgen nuevas fuerzas políticas y sociales que confrontan con la lógica selvática que impulsan los más fuertes.

América latina –con el puntapié inicial de la victoria electoral de Hugo Chávez Frías– desplegó a partir de la insurgencia de sus pueblos un nuevo mapa regional, donde muchos gobiernos se parecen, como nunca, a sus pueblos. Las incansables luchas de los movimientos sociales jalonaron este camino inédito. Las fuerzas más comprometidas con un proyecto emancipador apuestan a tres grandes puntos programáticos. Primero, recuperar el proyecto de Patria Grande –adecuado, tras doscientos años de caminar separados (e incluso enfrentados entre nosotros), a las condiciones del siglo XXI–. Segundo, la superación del neoliberalismo como proyecto civilizatorio. Y tercero, ensayar nuevos modos de organización social fundados en una propuesta contrahegemónica que asumió distintas formas y denominaciones: socialismo bolivariano, revolución ciudadana, socialismo indigenista, “buen vivir” propiamente dicho. La búsqueda resulta un proceso de construcción histórica muy rica que promueve invenciones, traducciones, alianzas impensadas hace muy pocos años. Los gobiernos –asumiendo la voluntad de superar el orden capitalista– redireccionaron la política pública orientándola hacia la extensión de derechos. Y en diálogo con los movimientos sociales promovieron renovadas formas de construcción de la política pública, otorgando dosis de poder a las organizaciones populares y democratizando los ámbitos institucionales del Estado. También habilitando procesos de lucha entre lo viejo y lo nuevo que expresan lo que el presidente Correa denominó “cambio de época”.

La emergencia de BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y la reciente reunión en Brasilia con Unasur constituyen una promesa de un polo de poder demográfico, económico, político-institucional, cultural e incluso militar que puede dar nacimiento a un mundo multipolar, donde ya se escuchan otras voces que la del capital especulativo y transnacional, de los organismos internacionales de aplicación de políticas financieras mercantiles y autoritarias, o de los Estados centrales comprometidos con este orden mundial, insostenible. ¿Qué papel está llamado a jugar en este contexto el cooperativismo? La respuesta a esta pregunta no es inequívoca y reconoce matices, controversias y diferencias dentro y fuera del propio movimiento social.

El papel del cooperativismo desde Nuestra América

Resulta oportuno recordar que el cooperativismo moderno nació como una invención de la clase obrera en el curso del siglo XIX.

En las primeras décadas de aquel siglo Gran Bretaña, la vanguardia productiva del recién nacido orden mundial capitalista, produjo un proceso que Marx resumió en la sentencia “Riqueza de la Nación, Miseria del Pueblo”. El despliegue de un proyecto civilizatorio con una capacidad inédita de generar riquezas nunca antes imaginadas tenía como contrapartida una brutal explotación de los trabajadores asalariados. En esos procesos históricos atravesados por luchas, los obreros ingleses sentaron las bases de tres propuestas que perduraron en el tiempo: el sindicato, como órgano corporativo de defensa de las condiciones de trabajo de los productores; el cooperativismo como forma de resolución colectiva de sus problemas comunes, y, en su aspiración más elevada (por atender a las causas de los problemas estructurales), el proyecto del socialismo como síntesis y alternativa al capitalismo naciente.

El cooperativismo heredado de Europa nos interpela en al menos tres sentidos a los cooperativistas del Sur pues tenemos unas mismas raíces e idénticos valores y principios, aunque tenemos matices que se expresan en tensiones, contradicciones y debates.

Los cooperativistas que nos asumimos desde una identidad latinoamericana reconocemos el aporte doctrinario de los socialistas utópicos y la labor de quienes, como Robert Owen, plasmaron una fértil reflexión teórica con unas muy intensas experiencias prácticas. Pero junto a la valoración de ese acervo ético y conceptual criticamos, con respeto e irreverencia, algunas afirmaciones eurocéntricas, positivistas y hasta racistas que se expresan en textos de los fundadores. Y, con el mismo afán, nos debemos procesos de investigación para enriquecer el acumulado del movimiento cooperativo con el indudable aporte que pueden realizar muchas de las culturas originarias fundadas en una visión colectiva, solidaria, fraterna de las relaciones humanas.

Así, el primer desafío es actualizar el legado doctrinario, deslastrarnos de las herencias inconsistentes con los valores y principios e ir rehaciendo, con el aporte de las culturas de Nuestra América, el ideario cooperativo.

El segundo, desplegar el proyecto solidario haciendo cada vez más consistente la imbricación del sentir, del pensar, del decir y del hacer.

Tercero: el cooperativismo está atravesado por diferentes posicionamientos frente al escenario global en crisis. Unas perspectivas asumen que el cooperativismo debe ser rueda de auxilio del neoliberalismo y propician la difusión de las entidades solidarias como canal para viabilizar una salida de la crisis dentro de las relaciones sociales vigentes. Otras, de modo divergente, advierten que el propio orden social –su estructura, su lógica dominante, sus relaciones, su dinámica– es causa de su inviabilidad y proponen su superación por un orden social más justo. En tal sentido dichas organizaciones solidarias dicen y actúan.

Los cooperativistas del Sur que asumimos esta segunda perspectiva transformadora nos reconocemos como expresiones de campos más amplios dentro y fuera del cooperativismo como movimiento social.

De un lado, asumimos los desafíos latinoamericanos de Patria Grande, de superación definitiva del neoliberalismo, de avances sustantivos en la construcción de otro orden social.

De otro, asumiéndonos como parte del ancho y plural mundo cooperativista, nos disponemos a revisar nuestras herencias y legados, a despojarnos de las anteojeras eurocéntricas, a revalorizar aportes latinoamericanos originarios y a poner en discusión las relaciones entre el cooperativismo y el mundo de hoy, que se confronta a una verdadera encrucijada, civilizatoria y existencial.

El cooperativismo de crédito y sus apuestas culturales

El Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos tiene 56 años de vida, pero cuenta con antecedentes previos que constituyen su acervo: la primera caja de crédito cooperativa rural se fundó en Entre Ríos en 1913, así como la primera caja urbana se creó en 1918. Así, el Movimiento Cooperativo de Crédito rebasó ya el siglo de existencia, y en ese largo recorrido histórico desplegó una serie de iniciativas que bien pueden caracterizarse como ensayos contrahegemónicos.

La actitud estatal hacia las cooperativas fue la indiferencia y a menudo la hostilidad. Desde 2003 hubo que desaprender las viejas desconfianzas y resistencias a la acción agresiva del aparato estatal y reaprender relaciones de colaboración y construcción compartidas. Lo que falta, sin embargo, no es poco y hay tensiones e insuficiencias desde la propia política pública… pero la brecha con los años noventa es indubitable.

La época actual, así, es escenario de duras batallas en todos los planos, pero tal vez la más decisiva sea la cultural. Los valores que logran ganar el corazón y la conciencia de las mayorías sociales terminan definiendo en cada etapa histórica los resultados de una disputa entre quienes quieren reproducir relaciones de injusticia y quienes, por el contrario, apuntan a la construcción de sociedades fraternales e igualitarias.

José Martí advertía, en este sentido, que “trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”. Y en esta dirección el cooperativismo de crédito de la Argentina viene desplegando iniciativas, algunas de las cuales describimos a continuación. Se trata de proyectos e instituciones ligados orgánicamente a nuestro cooperativismo de crédito: IADE, Idelcoop y CCC “Floreal Gorini”.

El IADE como trinchera de la economía

El Instituto Argentino de Desarrollo Económico es una fundación creada en agosto de 1961 por un grupo de docentes, profesionales, técnicos cooperativistas cuyo objetivo principal es, como enuncia su página institucional, “analizar la estructura social, económica y política argentina con un enfoque heterodoxo desde las ciencias sociales, en un marco regional y mundial, y elaborar propuestas orientadas a lograr una sociedad justa con una equitativa distribución de la riqueza”. Esta perspectiva, con un consenso mayor en el momento de su fundación, se convirtió en los noventa en uno de los bastiones de la resistencia a las fórmulas del Consenso de Washington. La labor docente y la labor de difusión a través de la prestigiosa publicación Realidad Económica constituyen dos importantes carriles para el ejercicio fundado de la crítica y para la propagación de las alternativas de políticas económicas redistributivas a favor de la igualdad así como del ejercicio de experiencias de la economía social y solidaria fundada en los principios de la democracia, la igualdad, la solidaridad y la justicia. Hoy su trabajo se ve acompañado por políticas públicas que van en dirección a un orden que apunta a garantizar derechos económicos y sociales, y la emergencia de múltiples organizaciones y colectivos que están en búsquedas similares.

Idelcoop como trinchera pedagógica

El Instituto de la Cooperación se creó en 1973 con el objetivo de promover, realizar y estimular la educación cooperativa, así como los estudios e investigaciones orientados a fortalecer, actualizar y enriquecer el acervo del cooperativismo. No lo hace desde una perspectiva sectaria sino en diálogo con otros movimientos sociales y culturales, y en la última década con ámbitos institucionales del Estado dispuestos a promover los aportes del cooperativismo.

Idelcoop viene desarrollando en estos años un intenso esfuerzo de formación hacia el interior del Movimiento Cooperativo de Crédito. Se distingue por el intento de dotar a su pedagogía de los valores y principios del cooperativismo. En tal sentido, las iniciativas promovidas por la institución enriquecen los avances de una educación radicalmente democrática, participativa, plural y transformadora.

Tiende el puente con la educación pública a través de iniciativas de formación de docentes en cooperativismo, y al tiempo se alimenta de las instituciones educativas para enriquecer su propio proyecto pedagógico. Se trabaja con las docentes alrededor de sus prácticas pedagógicas, se piensa sobre ellas, y a partir de ese análisis reflexivo se ensayan nuevas prácticas y pensamientos. En este fértil vínculo se enriquece tanto la escuela como Idelcoop y, con ello, se benefician tanto el Movimiento de Crédito como el sistema educativo formal.

Finalmente surgen nuevas demandas y desafíos ligados a la multiplicación de nuevas formas de cooperativismo, como –entre otras– las cooperativas impulsadas por el Estado (con todas sus tensiones y complejidad a cuestas) así como las nuevas y viejas demandas emergentes de las empresas recuperadas y autogestionadas.

El nuevo mapa nuestroamericano, pues, estimula e interpela a la educación cooperativa y nuestros equipos político-técnicos-culturales-pedagógicos afrontan ingentes novedades para las cuales no hay manuales indicativos y, como propone Simón Rodríguez, conducen a inventar o a errar.

El CCC “Floreal Gorini” como trinchera de ideas, de ética y de estética

Desde los últimos (y oscuros) años noventa fue tomando forma el proyecto Centro Cultural de la Cooperación, cuyo inicio formal queda asociado a la inauguración del edificio en la avenida Corrientes, ocurrida el 23 de noviembre de 2002. La inauguración coincide con un aniversario de la creación del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, lo que da una señal inequívoca de identidad a una apuesta que, en aquel entonces, era puro riesgo, puro sueño, pura esperanza.

Desde esa concepción identificada con nuestra visión del cooperativismo transformador, el CCC fue desplegando una intensa tarea cultural en el campo de las ciencias sociales, las artes y las letras. Hoy unos trescientos investigadores y artistas generan investigación, producciones artísticas y labores de intervinculación con su contexto mediato e inmediato. De sus trabajos surgieron publicaciones, documentales, concreciones estéticas de las más diversas, propuestas de formación, experiencias de trabajo solidario con otras organizaciones, nacionales e internacionales.

Hubo, por ejemplo, iniciativas de integración en el propio CCC –como festivales latinoamericanos de narrativa, poesía, seminarios y jornadas con politólogos, economistas, historiadores, pedagogos, militantes y dirigentes sociales, etc.– o de encuentro en los territorios. El Programa Gorini –de trabajo en las comunas de la ciudad de Buenos Aires–, así como las Expediciones Pedagógicas en Venezuela o en la Argentina, son expresiones de estos esfuerzos de construcción de redes e ideas.

Visitaron el CCC personalidades de la talla de Hugo Chávez Frías, Rafael Correa, Álvaro García Linera, Camila Vallejo, Karol Kariola, Galo Mora, Aleida Guevara; juristas de la talla de Baltasar Garzón y Eugenio Zaffaroni, y una gran cantidad de artistas como León Ferrari, referentes sociales y culturales, científicos sociales que han aportado a los grandes debates y combates de época.

Este acumulado es una construcción compartida de alcances culturales contrahegemónicos. Es así que se propicia un modelo de investigadores que desplieguen su actividad productora de conocimientos de manera colectiva, que se formulen preguntas que además de responder a su interés propio (y legítimo) contacten con los debates de época, que se involucren –sin perder rigor en la construcción de un conocimiento riguroso, interesante, rico– con las batallas políticas del momento. También es revisado el modelo tradicional del artista, a quien desde luego se le exige una gran calidad estética. Pero también se lo interpela tanto para que produzca una reflexión sistemática sobre su práctica creadora como su involucramiento en las luchas políticas por alcanzar una mayor justicia en las relaciones sociales y políticas.

La experiencia realizada es original y se aviene a nutrirse con los aportes que trae la marca del movimiento cooperativo de crédito al mismo tiempo que enriquece el desarrollo del propio movimiento, en un diálogo de creciente intervinculación.

A modo de cierre

En esta época histórica en que lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer, se multiplican los desafíos de los pueblos para salir de la encerrona a la que nos viene conduciendo el capitalismo en su fase neoliberal y frente a la cual no alcanza con decir “no”. Es preciso construir alternativas.

Estas alternativas van emergiendo, imperfectas, pero ahora mucho más visibles que hace quince años, cuando la hegemonía fundada en el Consenso de Washington era incuestionable.

En esta batalla civilizatoria el cooperativismo –por su compromiso ético con una sociedad democrática y participativa– viene desplegando múltiples iniciativas. En el marco de sus propias tensiones internas, en sus esfuerzos de actualizarse, los cooperativistas de Nuestra América vivimos una intensa etapa de apuestas y construcciones.

Compartimos la certeza y la decisión de aportar a la superación de un orden éticamente inaceptable, políticamente inadmisible, económicamente inviable, culturalmente repudiable. Como advertía Floreal Gorini, el final del siglo XX expresó una derrota de nuestros pueblos, fundamentalmente cultural. El desafío de crear un mundo nuevo era y es eminentemente cultural: “El avance hacia la utopía requiere de muchas batallas pero, sin duda, la primera es la batalla cultural”. Ese mandato de Gorini es ya, más que una consigna, un proyecto concreto en marcha.

<
>


DESCARGAR - VER
Nº 75: Formación Docente


DESCARGAR - VER
Nº 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
Nº 73: ELITES


DESCARGAR - VER
Nº 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
Nº 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
Nº 70: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
Nº 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
Nº 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
Nº 66: La Educación de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
Nº 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
Nº 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
Nº 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
Nº 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
Nº 59: La Responsabilización en la gestión pública


DESCARGAR - VER
Nº 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
Nº 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
Nº 56: ASIA


DESCARGAR - VER
Nº 55: Economía Internacional


DESCARGAR - VER
Nº 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
Nº 53: Nº 53


DESCARGAR - VER
Nº 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
Nº 51: Juventud


DESCARGAR - VER
Nº 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
Nº 49: Libertad de expresión


DESCARGAR - VER
Nº 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
Nº 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
Nº 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
Nº 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
Nº 44: EE.UU. y América Latina


DESCARGAR - VER
Nº 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
Nº 41: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 40: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 39: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 38: Economìa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
Nº 37: economía social


DESCARGAR - VER
Nº 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
Nº 35: Córdoba


DESCARGAR - VER
Nº 34: Control Social


DESCARGAR - VER
Nº 33: Educación Superior


DESCARGAR - VER
Nº 32: Género


DESCARGAR - VER
Nº 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
Nº 30: Justicia


DESCARGAR - VER
Nº 29: Desafíos culturales


DESCARGAR - VER
Nº 28: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 27: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 26: Nº 26


DESCARGAR - VER
Nº 25: pueblos indígenas


DESCARGAR - VER
Nº 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
Nº 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
Nº 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
Nº 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
Nº 20: AGUA


DESCARGAR - VER
Nº 19: Integración Regional


DESCARGAR - VER
Nº 18: Estado II


DESCARGAR - VER
Nº 17: Estado I


DESCARGAR - VER
Nº 16: Industria


DESCARGAR - VER
Nº 15: Seguridad democrática


DESCARGAR - VER
Nº 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
Nº 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
Nº 12: Agroganadería


DESCARGAR - VER
Nº 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
Nº 10: Energía


DESCARGAR - VER
Nº 9: Transporte


DESCARGAR - VER
Nº 8: Ciencia y tecnología


DESCARGAR - VER
Nº 7: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 6: Empleo


DESCARGAR - VER
Nº 5: Hábitat y vivienda


DESCARGAR - VER
Nº 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
Nº 3: Educación


DESCARGAR - VER
Nº 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix Nº 38
Historias Extraordinarias

Economìa Social y Solidaria

Artículos de este número

Jeannette Sánchez
Políticas públicas para la economía social y solidaria en un contexto de transformación productiva: el caso ecuatoriano
Paul Singer
La construcción de la economía solidaria como alternativa al capitalismo en Brasil
Alberto Gandulfo
Finanzas solidarias en la profundización del proyecto nacional y popular
Andrés Ruggeri
Una aproximación a las empresas recuperadas por sus trabajadores
Mirta Vuotto
La economía social y las cooperativas en la Argentina
Pablo Imen
El cooperativismo transformador y la batalla cultural
Ariel Fontecoba y Gustavo González
Los desafíos de la producción autogestiva en la Argentina
Antônio Cruz
El encuentro de los saberes en la construcción de la economía solidaria. Las incubadoras tecnológicas de cooperativas populares en Brasil
Rodolfo Pastore
Construyendo espacios universitarios de formación de actores de la economía social y solidaria. Reflexiones desde una práctica académica-territorial
Daiana Páez y Lorena Putero
Los bachilleratos populares: educando para otra economía
Roberto Killmeate y Hans Schulz
El Mercado de la Estepa en la provincia de Río Negro, Argentina. Un mercado asociativo de las mesetas patagónicas
Luciana García Guerreiro
Intercambios que transforman. La experiencia de las ferias francas de la provincia de Misiones
Inés Arancibia
Políticas de desarrollo territorial con inclusión. Las “deudas” pendientes de una experiencia de gestión en la provincia de Buenos Aires
María Adela Plasencia
Las experiencias de monedas sociales en la Argentina
Marcos Pearson
Las cooperativas y la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual: no hay otra economía sin otra comunicación
Colectivo de Comunicación de la Unión de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Cuyo, Movimiento Nacional Campesino Indígena
Economía Social y Comunicación Popular. Aportes desde la experiencia del Movimiento Nacional Campesino Indígena
Colectivo La Tribu
Sonidos que desafían formas de vida. Reflexiones y experiencias de economía social y solidaria en medios de comunicación comunitaria
Adhemar Bianchi
Grupo de Teatro Catalinas Sur. Una experiencia de ESS en el Arte.

Newsletter