Bitcoin: un sistema monetario a la altura de estos tiempos

user warning: Incorrect key file for table './nuevofenix/node_comment_statistics.MYI'; try to repair it query: SELECT last_comment_timestamp, last_comment_name, comment_count FROM node_comment_statistics WHERE nid = 115 in /www/vocesenelfenix.com/nuevo/modules/comment/comment.module on line 596.

Bitcoin: un sistema monetario a la altura de estos tiempos

Por Bitcoin Argentina

Cada dĂ­a se restringe mĂĄs la circulaciĂłn de dinero en papel impreso. La tendencia mundial parecerĂ­a indicar un horizonte de eliminaciĂłn total del dinero en efectivo. En ese marco, Bitcoin se presenta como una herramienta eficaz a la hora de acortar distancias, abaratar costos, liberarnos de los intermediarios y reducir la fricciĂłn en los intercambios. ÂżEl futuro de la moneda ya llegĂł?
 
http://www.bitcoinargentina.org/


-A A +A

Decir que Bitcoin es una moneda digital no ayuda a comprender la naturaleza de esta nueva tecnologĂ­a. Al fin y al cabo, el dinero que utilizamos hoy en dĂ­a es creado mayormente de manera digital, y viaja por canales digitales –controlados por bancos, compañías de tarjetas de crĂ©dito, procesadores de pagos online, etcĂ©tera–. El dinero en forma de papel impreso es una fracciĂłn cada vez mĂĄs pequeña de la masa monetaria circulante; a tal punto que en algunos paĂ­ses ya se discute la posibilidad de bancarizar a la totalidad de la poblaciĂłn y eliminar por completo el dinero en efectivo.

Lo cierto es que las monedas que usamos hoy en dĂ­a ya son, en gran medida, monedas digitales.

¿Qué es, entonces, lo que aporta Bitcoin? La mejor manera de responder a esta pregunta es empezar por describir qué cosas nos permite hacer. Gracias a un protocolo de comunicaciones que habilita el consenso descentralizado en una red de pares (peer-to-peer), Bitcoin permite transferir cualquier cantidad de riqueza de manera segura e instantånea, a cualquier persona, desde y hacia cualquier lugar y en cualquier momento, a un costo despreciable, sin tener que preocuparse por el fraude o por el envilecimiento de la moneda, sin tener que pedir permiso a nadie y sin estar obligado a identificarse.

Como ya puede vislumbrarse a partir de lo dicho en el pårrafo anterior, lo que distingue a Bitcoin de otras formas de dinero digital es que ha sido específicamente diseñado para servir de medio de intercambio en nuestra era de interconexión global e instantånea. De hecho, enviar una determinada cantidad de bitcoins no es algo muy diferente a enviar un e-mail (uno que no puede ser copiado ni puede estar en mås de una casilla de correo a la vez). Como el protocolo del e-mail, el de Bitcoin es un protocolo de comunicaciones de libre acceso, cuyo funcionamiento no depende de un servidor, ni de un Estado, compañía, fundación o cualquier otro tipo de organización de personas conscientemente vinculadas entre sí, sino de una red de pares global.

Nótese la diferencia entre Bitcoin y el sistema monetario centralizado, vertical, cerrado a la creatividad de empresarios y programadores –y por lo tanto a la innovación– que hoy tenemos. El robo de identidad a escala masiva –debido a la necesidad de intermediarios que verifiquen la identidad de las partes involucradas en cada transacción– y la exclusión de miles de millones de personas del comercio online –un “efecto colateral” de las regulaciones que pesan sobre los procesadores de pagos– son resultados inevitables de la incompatibilidad entre este modelo y el carácter dinámico y abierto que imprime Internet a las relaciones humanas. El desajuste resulta particularmente notorio en el mercado de las remesas, tan esclerosado por la proliferación de normas en las diferentes jurisdicciones que obliga a los trabajadores más pobres del mundo a pagar comisiones de entre un 8 y un 30% para hacer llegar algo de dinero a sus países de origen.

Enviar dinero fiat por medios electrónicos es algo así como fotografiar señales de humo y enviarlas por e-mail para comunicar un mensaje: puede hacerse, pero no es la mejor manera de aprovechar las herramientas hoy disponibles. Ahora bien, ¿cuåles han sido las alternativas a la pesada burocracia del dinero fiat durante todos estos años? En una economía moderna, el oro no es competencia para casi cualquier otra forma de dinero que sea mås fåcil de trasladar, dividir y almacenar. Los sistemas de dinero digital con respaldo en metales preciosos tampoco pueden competir con el dinero fiat, pues requieren entidades centralizadas que son fåcilmente atacables por leyes y regulaciones destinadas a proteger el statu quo, lo que pone en serio riesgo el valor allí almacenado.

Una manifestaciĂłn mĂĄs de un nuevo paradigma

En la era de Internet, cada vez mĂĄs sectores econĂłmicos largamente establecidos se ven obligados a competir con sistemas abiertos (cualquiera puede usarlos), justos (cualquiera puede revisar su cĂłdigo), descentralizados (inmunes al control arbitrario), organizados de manera espontĂĄnea (nadie nos obliga a usarlos), refractarios al uso de la fuerza (nadie tiene el poder de eliminarlos), que ignoran tanto las barreras polĂ­ticas como la imposiciĂłn de intermediarios. Los medios masivos de comunicaciĂłn, los servicios postales, las agencias de viajes, la industria de la mĂșsica, de la telefonĂ­a, de los libros, del cine, del transporte –entre muchas otras– han tenido que adaptarse o caer, y nunca volverĂĄn a ser como eran hace apenas quince años.

Ahora es el turno de la moneda
 ÂżquĂ© nos ha traĂ­do el nuevo paradigma en esta materia? Bitcoin tiene todas las ventajas del oro (escaso, ampliamente distribuido, homogĂ©neo, fungible, blindado contra la confiscaciĂłn y la manipulaciĂłn monetaria
) y ninguna de sus desventajas (el oro no puede ser transportado electrĂłnicamente, no puede ser utilizado para micropagos, su resguardo y traslado es caro o bien riesgoso, puede ser falsificado
). MĂĄs importante aĂșn: sobre el protocolo de Bitcoin pueden montarse infinidad de aplicaciones que hoy ni siquiera somos capaces de imaginar, acostumbrados como estamos a formas de dinero no programable.

Pero no hace falta especular con aplicaciones futuras: para saber si Bitcoin tiene hoy lo que hace falta para competir con el dinero fiat hay que preguntarse si es mĂĄs eficaz a la hora de acortar distancias, abaratar costos, liberarnos de los intermediarios y, en general, reducir la fricciĂłn en los intercambios. Si resulta que lo es, puede que nos encontremos en los albores de un perĂ­odo de creaciĂłn de riqueza Ășnico en la historia de la humanidad.

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 39
MATRIX

Internet y Nuevas TecnologĂ­as

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Gimena Perret
Reflexiones antropolĂłgicas en la era digital. ÂżLa empatĂ­a amenazada?
Giancarlo Morales Sandoval
Todos aquĂ­ todo el tiempo: posiciones a favor y en contra de la irrupciĂłn de Internet en nuestras vidas
Eben Moglen
El manifiesto puntoComunista
Guadalupe LĂłpez
Internet, redes sociales, movilidad y después. La reinvención de la comunicación
MarĂ­a Sol Tischik
ÂżGobierno Abierto o Estado Abierto? El desafĂ­o que plantea el nuevo paradigma digital
MarĂ­a Celeste Gigli Box
De hackers cĂ­vicos y datos. Y democracia
Elena Brizuela
El poder de los datos para fortalecer el periodismo
Martiniano Nemirovsci
Un mundo vigilado: la (falta de) privacidad en la era digital
Eduardo E. Estévez
Inteligencia a partir del uso de Internet y nuevas tecnologĂ­as
Bitcoin Argentina
Bitcoin: un sistema monetario a la altura de estos tiempos
María José Greloni y Carolina Barada
El potencial de la nube para fortalecer el compromiso social
Gabriela Sued
Software es cultura. Una mirada a la nueva escena de las humanidades digitales
Esteban Magnani
Mucha data

Newsletter