Argentina, la rémora del sector externo

Argentina, la rémora del sector externo

Por Noemí Brenta

Bajo las distintas etapas de su historia, todas las crisis económicas del país se originaron en la esfera externa. En la actualidad, una serie de factores encienden las luces de alarma. Entre ellos: el aumento de las tasas de interés anunciado por la Reserva Federal, el proteccionismo estadounidense, y la tendencia creciente del déficit comercial y del de cuenta corriente.
 
Licenciada en Economía y Doctora de la UBA. Área Economía Premio Facultad. Profesora en la UBA y otras universidades nacionales Investigadora del CIHESRI/UBA y de la UTN FRGP


-A A +A

El sector externo siempre ha sido uno de los flancos más vulnerables de la economía argentina, a tal punto que las principales crisis económicas del país estuvieron ligadas a las dificultades para atender los pagos internacionales comerciales y financieros.

Frente a estas crisis, la mayoría de los gobiernos implementaron planes de ajuste basados en comprimir la demanda interna y en tomar préstamos del exterior. Estas medidas enfriaban el crecimiento y aumentaban la deuda en divisas, al tiempo que comprometían condiciones de mayor apertura comercial y financiera, agravando la fragilidad del sector externo.

Además, la Argentina padece una condición estructural en tanto que país periférico, que es la restricción externa al crecimiento: cuando el producto bruto se expande, las importaciones de insumos, bienes de capital y servicios aumentan más rápido que la producción y que las exportaciones, y también se incrementa el consumo imitativo del de los países desarrollados, predominantemente importado; todo esto suele derivar en el estrangulamiento del sector externo. La desregulación de los movimientos de capitales y el sobreendeudamiento de las últimas décadas del siglo veinte agravaron este comportamiento. Por esta razón, las políticas cambiarias, financieras y del comercio exterior deben orientar la asignación de este recurso escaso, que son los medios de pago internacionales, en función de los objetivos del desarrollo, el crecimiento y el empleo, procurando establecer las condiciones no solo económicas sino también políticas y sociales, para sortear la restricción externa.

Las caídas del PBI de la Argentina siempre están ligadas a crisis del sector externo. Un recorrido por la historia económica

Las cuestiones del sector externo involucran, por un lado, los intercambios de bienes y servicios, y por el otro, los temas monetarios, incluyendo los regímenes cambiarios, el tipo de cambio, las entradas y salidas de capitales por inversiones y deuda. Esto es muy importante para nuestro país, porque todas las desaceleraciones del crecimiento de la Argentina y sus crisis económicas, las del modelo agroexportador, las de la etapa de sustitución de importaciones, las del modelo rentístico-financiero, se originaron en el sector externo. Cuando la Argentina, o cualquier país periférico, atraviesa una situación de escasez de medios de pagos internacionales para atender sus compromisos externos, decimos que enfrenta una crisis de pagos internacionales; su solvencia externa está en cuestión. El Gráfico 1 muestra la evolución del producto bruto argentino entre 1951 y 2017; todas sus caídas están ligadas a crisis de pagos internacionales, llamadas también crisis de balance de pagos.

Fuente: elaboración propia con datos de BCRA, INDEC y Ministerio de Hacienda (ex Economía).

El síntoma principal de las crisis de balance de pagos es que las reservas internacionales del Banco Central caen continuamente; el saldo de la balanza comercial negativo se suma a la balanza de ingresos primarios siempre deficitaria, y la cuenta corriente arroja crecientes saldos en rojo. El país ha acumulado exceso de importaciones; tal vez la producción doméstica creció muy rápido y dependiente de insumos y maquinarias importados, tal vez fue expuesta de súbito a la competencia externa; tal vez el tipo de cambio es demasiado bajo y abarata los importados frente a los locales. En estas circunstancias, es usual que los saldos corrientes negativos se financien con deuda o con ingresos de capitales volátiles, o con caída de reservas, y en definitiva la capacidad del atender los pagos internacionales está debilitada. Si al mismo tiempo la deuda externa es abultada, sus intereses son elevados, y el aparato productivo está muy extranjerizado, las exigencias sobre el balance de pagos se agravan y las crisis son más frecuentes.

En el Gráfico 2 (a, b, c y d), se observa la evolución de las reservas internacionales de la Argentina entre 1956 y 2017.

Fuente: elaboración propia con datos de BCRA, INDEC y Ministerio de Hacienda (ex Economía).

Allí vemos su crecimiento basado en deuda externa durante la dictadura militar, en 1976-80, y su caída aguda y continua desde 1981, cuando la crisis de la deuda comenzó a manifestarse, con devaluación del peso, y más recesión e inflación. Vemos, asimismo, que las reservas internacionales se mantuvieron escasas durante toda la década perdida de 1980; volvieron a crecer en 1991-1999, también por sobreendeudamiento público, nuevamente se desplomaron en la crisis de 2000-2002, y luego aumentaron de manera constante entre 2003 y 2007, esta vez no por deuda sino por saldos positivos de la balanza comercial. La recesión mundial, la sequía y la salida de capitales redujeron las reservas internacionales del BCRA en 2009, las que se recuperaron en 2010, pero volvieron a caer entre fines de octubre de 2011 y diciembre de 2015, con el recrudecimiento de la crisis mundial, la caída de los precios de las materias primas, y la aceleración de la fuga de capitales. Entre 2016 y 2017, las reservas crecieron fuertemente, nuevamente sobre la base del ingreso de capitales de corto plazo y del endeudamiento externo.

El criterio más aceptado para determinar cuál es el monto de reservas que un país no emisor de moneda internacional debe tener, es que ellas deberían cubrir medio año de importaciones y un año de vencimientos de la deuda externa que no se renovará. La Argentina está en una zona todavía razonable respecto de estos indicadores, pero el sendero ascendente de las tasas de interés anunciado por la Reserva Federal, el proteccionismo de Estados Unidos y la Unión Europea, la tendencia creciente del déficit comercial y del de cuenta corriente, este último ya en torno al 4% del PBI (Gráfico 3), encienden luces de alarma sobre la solvencia del frágil sector externo argentino.

Fuente: elaboración propia con datos del FMI.

Es necesario mejorar el resultado de las cuentas externas con crecimiento inclusivo y no a través del ajuste neoclásico que recae sobre los ya menguados ingresos de la mayoría de la población. También es necesario alejar el fantasma de la restricción externa, manteniendo el interés general como foco de las decisiones de la política económica, por encima de las pujas sectoriales y de corto plazo, para construir un país soberano y próspero.

<
>


DESCARGAR - VER
Nº 70: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
Nº 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
Nº 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
Nº 66: La Educación de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
Nº 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
Nº 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
Nº 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
Nº 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
Nº 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
Nº 59: La Responsabilización en la gestión pública


DESCARGAR - VER
Nº 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
Nº 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
Nº 56: ASIA


DESCARGAR - VER
Nº 55: Economía Internacional


DESCARGAR - VER
Nº 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
Nº 53: Nº 53


DESCARGAR - VER
Nº 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
Nº 51: Juventud


DESCARGAR - VER
Nº 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
Nº 49: Libertad de expresión


DESCARGAR - VER
Nº 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
Nº 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
Nº 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
Nº 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
Nº 44: EE.UU. y América Latina


DESCARGAR - VER
Nº 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
Nº 41: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 40: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 39: Internet y Nuevas Tecnologías


DESCARGAR - VER
Nº 38: Economìa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
Nº 37: economía social


DESCARGAR - VER
Nº 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
Nº 35: Córdoba


DESCARGAR - VER
Nº 34: Control Social


DESCARGAR - VER
Nº 33: Educación Superior


DESCARGAR - VER
Nº 32: Género


DESCARGAR - VER
Nº 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
Nº 30: Justicia


DESCARGAR - VER
Nº 29: Desafíos culturales


DESCARGAR - VER
Nº 28: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 27: Economías Regionales


DESCARGAR - VER
Nº 26: Nº 26


DESCARGAR - VER
Nº 25: pueblos indígenas


DESCARGAR - VER
Nº 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
Nº 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
Nº 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
Nº 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
Nº 20: AGUA


DESCARGAR - VER
Nº 19: Integración Regional


DESCARGAR - VER
Nº 18: Estado II


DESCARGAR - VER
Nº 17: Estado I


DESCARGAR - VER
Nº 16: Industria


DESCARGAR - VER
Nº 15: Seguridad democrática


DESCARGAR - VER
Nº 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
Nº 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
Nº 12: Agroganadería


DESCARGAR - VER
Nº 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
Nº 10: Energía


DESCARGAR - VER
Nº 9: Transporte


DESCARGAR - VER
Nº 8: Ciencia y tecnología


DESCARGAR - VER
Nº 7: Salud


DESCARGAR - VER
Nº 6: Empleo


DESCARGAR - VER
Nº 5: Hábitat y vivienda


DESCARGAR - VER
Nº 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
Nº 3: Educación


DESCARGAR - VER
Nº 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
Nº 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix Nº 67
UN LUGAR BAJO EL SOL

Relaciones Internacionales

Artículos de este número

Mario Rapoport
Sobre el libre comercio y las políticas de apertura del sector externo
María Cecilia Míguez
Las bases de la política exterior del gobierno de la alianza Cambiemos
Leandro Morgenfeld
Macri, con Obama y Trump: persisten las dificultades bilaterales
Cecilia Nahón
América latina en el G-20: continuidades y rupturas de la agenda regional (2008-2018)
Enrique J.M. Manson
Políticas exteriores alternativas
Carlos Escudé
Realismo social: una política exterior al servicio del pueblo
Alejandro Simonoff
Las corrientes de pensamiento predominantes de la política externa argentina
Agustín Crivelli
El actual comercio exterior argentino (des)administrado
Julio C. Gambina
La posición argentina frente a la OMC
Jorge Gaggero y Juan Valerdi
La Argentina y las “guaridas fiscales”
Julio Sevares
Relaciones ALC-China, oportunidades y desafíos
Eduardo Daniel Oviedo
Las relaciones argentino-chinas a dos años de la alternancia política
Edmundo Aníbal Heredia
Regionalización y relaciones trans-nacionales
Eduardo Madrid
El nuevo papel de Brasil en la política exterior argentina y viceversa
Jorge Gonzalorena Döll
Las relaciones entre Argentina y Chile
Ricardo Vicente
Guatemala: el primer golpe de la CIA en América latina
Federico Pinedo
Malvinas
Miryam Colacrai
La Argentina y sus intereses antárticos. Proyecciones de su accionar en un contexto complejo
Gladys Lechini
Voces argentinas en África, al ritmo de los impulsos
Federico Bernal
Hidrocarburos. Resumen y balance 2015-2017
Andrés Musacchio
El Mercosur en la mesa de saldos: las negociaciones en pos de un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea
Noemí Brenta
Argentina, la rémora del sector externo

Newsletter