Agua maldita




Vecinos organizados en defensa de la vida digna

Para conocer la opinión de alguno de los tantos movimientos sociales que se organizan y luchan contra la degradación ambiental, Voces en el Fénix recorrió dos de las zonas más contaminadas del conurbano bonaerense junto a tres integrantes del Foro Hídrico de Lomas de Zamora: el comerciante Alejandro Ríos Fernández, el paisajista Alejandro Almeyda y el herrero industrial Teodoro “Cacho” Mondragón. La entrevista fue realizada en dos puntos críticos: la intersección del Arroyo Unamuno con la avenida Recondo y el cruce del Arroyo del Rey con la calle Quesada, dos lugares que quedan a unos minutos del centro de la Ciudad de Buenos Aires. Pasando el Puente La Noria se encuentra Cuartel IX, en plena cuenca baja de los Arroyos Del Rey y Unamuno. En el distrito – que comprende barrios como Ingeniero Budge y Villa Fiorito – viven alrededor de 700 mil personas afectadas por la contaminación.

- ¿Cuáles son las principales problemáticas?

- ARF: Tenemos problemas por falta de agua potable y por exceso de agua de las inundaciones contaminadas. Como no hay cloacas, nos inundamos con aguas servidas. Pero esto no es nuevo. Nunca hubo por parte de las autoridades la voluntad de hacer obras para la gente marginada de la cuenca baja.

- ¿Que piensan de las obras que se están realizando?

- ARF: Una obra hídrica se inicia de abajo hacia arriba. Los ingenieros lo saben muy bien. Acá, contra las reglas del arte, se empezó al revés porque había que privilegiar el centro de Lomas, donde están los negocios inmobiliarios y los barrios pudientes. O sea que no hicieron nada en la parte donde está la emergencia ambiental y sanitaria, que es en la cuenca baja.
-TM: Si ahora hay algunas máquinas trabajando es por la presión de la gente para que la empresa Ecodyma cumpla con lo que debería haber cumplido desde el principio, en el 2006: hacer la obra y mientras tanto darle soluciones a la gente. Todavía estamos con el agua contaminada frente a nuestras casas. Desde el punto de vista de los desagües pluviales, tenemos el problema de que estos arroyos han sido o entubados o revestidos y las zanjas que llevaban el agua no pueden evacuar. Como no se hicieron las redes finas cloacales, que podrían llevar el agua al arroyo, no tenemos cómo evacuar las aguas, salvo en algunos lugares muy puntuales. Lo mismo ocurre en todos los arroyos. Cuando nos inundamos, nos inundamos con el agua de los desechos cloacales e industriales.
-AA: A través de los planes ‘Agua más Trabajo’ trataron de mejorar el tema del agua potable, pero no tienen las obras primarias concluidas para abastecer de agua a la gente. Las 700 mil personas que no tienen cloacas están dependiendo del plan director de AySA que proyecta las obras al 2017-2020. A sabiendas de los incumplimientos de AySA, creemos que van a tardar más. Venimos de una reunión con ellos donde nos anunciaron que la única proyección posible para Cuartel IX, que era una planta de tratamiento de efluentes cloacales para 100 mil personas, fue borrada de un plumazo, porque el Banco Mundial no presta la plata para esos destinos.

-¿Cuál es su reclamo puntual en este momento?

-TM: No podemos esperar ese plan director. Como solución técnica es aceptable, pero no lo son los tiempos. Proponemos plantas modulares de tratamiento de efluentes cloacales que en el término de un año y medio puedan llegar a dar solución a la problemática de polución que tenemos. Es un sistema de cloacas distinto al plan director que tiene AySA. No lo inventamos nosotros, sino que fue implementado en varias partes del mundo. Ellos tienen un plan para darles de comer a las empresas, nosotros queremos un plan para darles vida digna a nuestros vecinos.

- ¿Cómo creen que debería orientarse la inversión?

-AA: Denunciamos que la inversión cloacal y pluvial se hace para las zonas económicamente más favorecidas. Se están haciendo obras de ampliaciones de cloacas para las zonas de mayor nivel de construcción inmobiliaria. Lo mismo pasa con las obras pluviales. La prioridad de las obras debería estar en la cuenca baja, donde está la emergencia sanitaria y ambiental. La política de Estado debe partir de un mapa epidemiológico que señale cuáles son los grandes riesgos. Tenemos una problemática sanitaria que se agrava por la falta de hospitales. Demandamos que se priorice la inclusión social de los barrios en emergencia hídrica y sanitaria, que las obras públicas se concentren en las zonas de mayores necesidades socioeconómicas, donde hay mayor mortalidad infantil, mayor contaminación y falta de acceso al agua potable y cloacas.

-¿Cómo es la situación con los desechos industriales?

-TM: El Arroyo del Rey pasa a través del Parque Industrial de Burzaco y no hay controles sobre las empresas que contaminan y que están ganando mucha plata. Pasados dos años del fallo de la Corte Suprema, lo que ha hecho la Autoridad de la Cuenca
Matanza-Riachuelo (Acumar) es poco y nada.
-AA: No hay control sobre los vuelcos, ni sobre el aire y mucho menos sobre los desechos industriales que son solventes, como el mercurio, plomo, el cromo, el cinc. Es imposible sanear la cuenca del Riachuelo-Matanza si no se comienza a través de los arroyos que son sus subcuencas.

-¿Cuál es la situación en el Barrio 17 de noviembre, que está al lado del Arroyo del Rey?

-AA: Están ubicados en un terreno inundable de 110 hectáreas que fue tomado por aproximadamente 20 mil personas que buscaron suplir carencias habitacionales acuciantes ocupando lo que era un descampado. Hasta que los trámites de expropiación no estén incluidos solamente van a tener agua potable al costado del asentamiento. La gente, para no inundarse, compra barro contaminado que traen en camiones de la municipalidad para rellenar esta tierra que es inundable, porque es un reservorio hídrico.
-TM: Las autoridades vienen trabajando intensamente en la cuenca media y alta, que es donde está el centro. Le dan mayor caudal y velocidad al agua del Arroyo del Rey, pero viene a chocar en este lugar, el entubamiento de la calle Quesada. Lo que indica el ABC de la obra hídrica es empezar por la desembocadura, y avanzar hacia arriba. Esto no se ha hecho y hoy por hoy la problemática es de toda la cuenca.
-AA: Las obras hídricas consistieron en generar grandes desagües para el centro de Lomas donde se hacen los grandes negocios inmobiliarios, pero no se contempló todos los desagües de los barrios humildes. A lo que se le suma que se mantienen obstrucciones de la basura y el agua pasa por encima del entubamiento, rebotando e inundando los barrios aledaños.

-¿Qué les dijeron las autoridades luego de las últimas inundaciones de febrero?

-AA: Los funcionarios se comprometieron frente a los vecinos a hacer obras en el Arroyo Canadá, pero pasaron siete meses y no empezaron. Pedimos una política seria sobre los residuos sólidos urbanos que también son contaminantes. Pareciera que los basurales clandestinos y la no recolección de residuos en los barrios carenciados son una política de Estado. A la empresa Covelia le pagan varias veces por el mismo trabajo. No recogen los desechos sólidos urbanos que llegan a los arroyos y luego al Riachuelo.
-TM: Cuando éramos chicos veníamos a los arroyos a cazar anguilas y ranas. Ahora desapareció toda fauna autóctona, se fueron las mariposas y los pájaros. Los únicos animales que vivimos acá somos nosotros, por necesidad.
-AA: En todo esto hay una complicidad del gobierno nacional, provincial y municipal. Desde el Foro Hídrico estamos luchando para acceder a todos los bienes que deberíamos tener. La vida digna es un derecho humano. j

Entrevistas: Tomás Eliaschev

See video